Skip Navigation

Críticas de Video

Lion

El hogar es más que cuatro paredes y un techo. Es más que donde duermes, comes, o te bañas. Hay algo espiritual en el hogar, algo imposible de definir pero que no se puede reemplazar. E incluso cuando dejas tu hogar, un poco de el te sigue donde quiera que vayas.

Para Saroo, de 5 años, el hogar no es tanto un lugar como una colección de personas. Su madre. Su hermano mayor, Guddu. Su pequeña hermanita. Ellos constituyen toda la vida de Saroo, parte de todo lo que él sabe. Cada día, él y Guddu se sumergen en un mundo más amplio , el de la India rural, robando trozos de carbón para vender para comprar pocos de leche. Cada noche llega a casa para una sonrisa, un poco de cena apresurada antes de que su madre y su hermano vuelvan a la oscuridad, trabajando para proveer a la familia.

Una noche, como la mayoría de las noches, Saroo ruega a su hermano que lo deje venir. Guddu, como la mayoría de las noches, se niega.

Eres demasiado pequeño para levantar fardos.

"Puedo levantar cualquier cosa", protesta Saroo. Él levanta una bicicleta del suelo para demostrarlo, con sus diminutos bíceps esforzándose mucho.

Guddu se aplaca. "Está bien, está bien", dice. Y así salieron a la noche. En poco tiempo, Guddu tiene que llevar el pequeño Saroo en brazos, el niño está demasiado cansado para permanecer despierto. Cuando los dos chicos llegan al pequeño depósito de tren de su ciudad, Guddu coloca suavemente al niño en un banco, dándose cuenta de que fue un error llevarlo. Guddu continua trabajando solo.

"Espera aquí", le dice Guddu a Saroo, los párpados del niño apuntalados por el sueño. No vayas a ninguna parte.

Saroo duerme. Cuando se despierta, está muy entrada la noche y el depósito está desierto. -¡Guddu! Saroo grita. Empieza a vagar. Se mete en un tren, donde largos años de pobreza le han enseñado a buscar monedas debajo de los asientos, costras de pan, cualquier cosa que pueda ser útil. Pero el trabajo es agotador y tedioso. Pronto, Saroo se hunde en otro asiento y se adormece de nuevo.

Cuando se despierta, el pequeño niño siente que el tren se mueve y se balancea debajo de él. Mira por la ventana, y ve el verde y el marrón de la India pasando a gran velocidad.

Pánico. Terror. Saroo grita llamando a Guddu, amamá. No responden. El tren está desierto. El está solo. Y esta enorme serpiente metálica se desliza por el campo, llevándolo cada vez más lejos de casa.

Finalmente, la serpiente se desliza hacia Calcuta. Saroo está a mil millas de donde empezó, aunque el no puede saber eso. Empieza a pedir ayuda. Pero cuando la gente le pregunta el nombre de su madre, él sólo conoce a "mamá". Cuando él les dice que cree que es de Ganestalay, nadie ha oído hablar del lugar. Ni siquiera sabe de qué dirección procede, qué tren tomó. Saroo se pierde desesperadamente en una tierra de extraños que se preocupan muy poco por el destino de un niño de 5 años.

El hogar es más que un lugar. Es gente, y Saroo ha perdido todo lo que es su hogar.

Positive Elements

Saroo puede no ser capaz, como él se jacta, de levantar todo. Pero lo que le falta en estatura y dureza, él lo compensa en madurez emocional. Saroo sobrevive su primera noche en Calcuta ... y muchas, muchas noches después. En el camino, consigue un poco de ayuda para encontrar un lugar mejor, primero de un hombre bondadoso en un café, que se da cuenta de que el pequeño imita todos sus movimientos; luego de un trabajador de atención calificada, que pasa a colocar a Saroo con los australianos John y Sue Brierley.

Los Brierleys adoptan a Saroo y le dan un nuevo hogar, uno lleno de televisores y refrigeradores e incluso un barco. Ellos se preocupan profundamente por Saroo, así como por su otro hijo adoptivo, Mantosh. Pero aunque Mantosh es un niño con problemas (que se convierte en un hombre con problemas), Saroo devuelve el amor de su nueva familia y se convierte en una fuente de orgullo constante.

"Desde el momento en que entraste en nuestras vidas, eras todo lo que podríamos haber esperado", dice Sue.

Pero cuando un Saroo ahora adulto se va a una escuela multinacional de administración hotelera, comienza a sentir el insistente, inquebrantable tirón de su hogar natal. Un deseo por encontrar a su madre y su hermano de nuevo. Y dado las circunstancias en las cuales él los dejó, la búsqueda de Saroo es completamente comprensible.

Pero Saroo mantiene su búsqueda en secreto de sus padres adoptivos. Más tarde dice que lo ocultó de ellos porque no quería que lo consideraran un "malagradecido", o que no los amaba tanto como su familia natal. Y cuando finalmente les cuenta, ellos son increíblemente comprensivos. "Realmente espero encuentres a tu madre", le dice Sue a Saroo. "Ella necesita ver lo hermoso que eres.

Spiritual Content

La India es un lugar de creencias espirituales increíblemente diversas. En la ciudad natal de Saroo, escuchamos lo que suena como un llamado islámico a la oración. En Calcuta, vemos evidencia del hinduismo.

El pequeño Saroo tropieza con un ídolo hindú rodeado de ofrendas. Se agarra las manos delante del ídolo, como si pidiera perdón preventivo, y le quita un poco de comida al ídolo. La gente reza en los templos, y Saroo atraviesa lo que casi parece una guarida de opio teñida religiosamente, donde los hombres rodeados de velas parecen estar en un estupor o dormidos. Es presentado a un hombre llamado Rama, quien aclara que no es "el dios". (Rama es venerado como el séptimo avatar, o encarnación, del dios hindú Vishnu).

Aunque la afiliación religiosa de los Brierleys nunca se detalla explícitamente, hay indicios ocasionales de que los padres adoptivos de Saroo son cristianos. Sue habla de lo "bendecida" que ha sido su familia. Y ella habla de una "visión" que tuvo donde veía a un "niño de piel morena" a través de un campo cuando tenía 12 años. "Esa fue la primera vez en mi vida que sentí algo bueno", dice. "Me sentí bien y sabía que estaba siendo guiada, y sabía que iba a estar bien".

Se dice que un niño indio fallecido esta "con Dios".

Sexual Content

Cuando adulto, Saroo se encuentra con una compañera estudiante de administración hotelera llamada Lucy, con quien tiene una relación sexual. Se muestran besándose y en la cama juntos, claramente en un preludio al sexo. Se sugiere que ambos están desnudos en sus interludios al acostarse, aunque no se muestre nada crítico. Saroo y Lucy parecen vivir juntos por un tiempo, y él la lleva a casa para conocer a sus padres.

La perturbadora amenaza de la trata sexual se esconde a lo largo de la infancia de Saroo. Después de que él se pierde, una mujer aparentemente amiga le dice que ella lo va a presentar a Rama. -Es un hombre muy bueno -le asegura la mujer-. "Él ayuda a todos, él también te ayudará". Cuando llega Rama, el parece bastante agradable, incluso mientras mira fijamente al muchacho y le pide que se acueste con él por un momento. "Quiero llevarte a un lugar realmente bonito", promete, "Y desde allí vamos a buscar a tu mamá." Pero cuando está solo con la mujer, Rama dice: "Lo has hecho bien, es exactamente lo que buscan". Saroo sospecha algo y huye.

En un orfanato más tarde, un niño mentalmente enfermo, que está aterrorizado, es arrastrado por guardias en medio de la noche. El por qué no queda claro, pero el chico parece saber y temer lo que viene, y me pregunto si tal vez si es porque sabe lo que sucede durante estos secuestros de medianoche.

Violent Content

A veces vemos gente, tanto adultos como niños, tratando de hacerse daño a sí mismos, golpeando sus propias cabezas contra las paredes o sobre las mesas o con sus propios puños. El hermano adoptivo de Saroo, Mantosh, tiene un ataque violento en su primer día con los Brierleys. Y tenemos la sensación de que la infancia de Mantosh estaba llena de rabietas similares, tal vez provocadas por sus propios demonios pasados.

Los erizos en la calle son maltratados por guardias de seguridad. Saroo casi es golpeado por un autobús. Oímos hablar de un niño que fue golpeado por un tren.

Crude or Profane Language

Escuchamos un mal uso del nombre de Dios.

Drug and Alcohol Content

Mantosh parece ser un drogadicto. Sue se preocupa en un punto que después de terminar un trabajo temporal, Mantosh tendrá dinero en efectivo" y "pueda volver a las drogas mas duras."

La gente fuma cigarrillos. Los personajes beben vino, champagne y cerveza en varias escenas. Nos enteramos de que el padre de Sue era un alcohólico.

Conclusion

¿Qué es el hogar? ¿Qué es la familia? Estas son preguntas que casi desgarran a Saroo. Él ama a sus padres australianos, y está profundamente agradecido por todo lo que le han dado. Pero los recuerdos de su pasado -la madre y el hermano que él erróneamente, sin querer dejó- lo persiguen  incesantemente.

Saroo imagina el miedo y el horror que deben haber sentido cuando desapareció, la tristeza que tal vez experimentaban cada día que no estaba con ellos. Se pregunta si esa casa -el hogar que dejó en la India- podría ser su hogar real después de todo. Se pregunta si Guddu, no el perturbado Mantosh, es su verdadero hermano. Y a pesar de que ama a su madre y padre australianos, y está tan agradecido hacia ellos por todo lo que le han dado, se pregunta si su relación con ellos es simplemente un sustituto del vínculo que Sue y John anhelaban con los hijos biológicos que ellos no tuvieron.

"Siento que no pudieras tener hijos tuyos", dice Saroo un día.

"¿Qué estas diciendo?" Sue pregunta, con incredulidad y tal vez un toque de horror.

"No éramos páginas en blanco, ¿verdad?" Dice Saroo. "Ustedes no sólo nos estaban adoptando, a nosotros, sino a nuestro pasado también. Siento que estamos matándolos".

"Pude haber tenido hijos", Sue revela. "Elegimos no tenerlos ... Nosotros los queríamos a ustedes dos, eso es lo que queríamos. Los queríamos a los dos en nuestras vidas".

Saroo lamenta, casi trágicamente, la naturaleza de la adopción: el hermoso vínculo entre madre e hijo, biológico o adoptado. Saroo piensa que Sue y John lo vieron como un sustituto barato para un hijo "real". Y por un tiempo, ve a Sue y a John como sustitutos -agradecidos, maravillosos sustitutos, tal vez, pero sustitutos de todos modos- de su "verdadera" madre.

Pero el concepto de hogar y familia no es algo únicamente basado en la sangre, Lion nos muestra. Se trata de la atención, la memoria, la intención y, sobre todo, el amor. Y el amor es algo que los Brierelys derraman sobre Saroo, aunque él no comprende completamente su motivo al hacerlo.

Aunque la película no conecta la adopción cariñosa de los esposos Brierley, de Saroo y de Dios, no es difícil verla. Si los padres son capaces de tener sus propios hijos o no eso no es lo importante: La adopción nunca es un plan de respaldo. Más bien, la adopción es el plan de Dios, un plan para reunir gente en una colección sagrada ... una colección que llamamos hogar.

Lion es una película emocionante e inspiradora que tiene un valor alto y muy bajo contenido malo. Si bien hay momentos de sexualidad, tensión y, a veces, preocupantes relaciones familiares, los personajes de la película se encuentran a sí mismos y entre sí. Y, al hacerlo, inspiran a quienes observan cómo se desarrollan sus historias -especialmente el viaje de corazón de león de Saroo.

Más Películas

 
MPAA Rating
pg13
Género
Drama
Elenco
Dev Patel como Saroo; Rooney Mara como Lucy; Sunny Pawar como el joven Saroo; Abhishek Bharate como Guddu; Priyanka Bose como Kamla; Nicole Kidman como Sue Brierley; David Wenham como John Brierley; Divin Ladwa como Mantosh
Director
Garth Davis
Distribuidora
The Weinstein Company
En Cines
December 25, 2016
En Video
April 11, 2017
Críitico
Paul Asay (translated by María C Chacón León)