Skip Navigation

Críticas de Video

Hope Springs

Si de Verdad Quieres

Cada día, Arnold y Kay Soames, de más de sesenta años, pasan por la misma rutina: salen de la cama a las 7:00am. Kay cocina tocino y huevos para Arnold, su marido por 31 años, antes de que el se vaya a su trabajo de contabilidad. Cada noche ella hace cena antes de que él se vaya a sentar en su sillón reclinable y se queda dormido viendo golf en ESPN. Luego se van a la cama… en habitaciones separadas.

Al día siguiente, hacen exactamente la misma cosa.

Pero después de años de estar atrapados en este patrón asfixiante, Kay anhela algo más. Algo que ella y Arnold tuvieron una vez. Algo que no han tenido por mucho tiempo: relaciones sexuales.

Revisando libros de matrimonio en una librería, Kay encuentra un tomo de autoayuda titulado Puedes Tener el Matrimonio que Desees, por el terapeuta sexual y matrimonial Dr. Bernard Feld. Ella compra el libro y se va al sitio Web del Dr. Feld, donde el terapeuta afable le dice a quien quiere salvar su matrimonio, "no es demasiado tarde para quien verdaderamente quiere y está dispuesto a probar."

Kay es convencida. Tanto es así que ella agenda un retiro de matrimonio por una semana en el Centro de Consejería Intensivo para parejas del Dr. Feld en Great Hope Springs, Maine.

Luego ella le dice a su marido.

"¿Quieres ir a consejería intensiva para parejas?" él gruñe, mirándola por sobre la portada del periódico Omaha World-Herald en el desayuno. Ella quiere. Y confiesa, ya ha gastado $4.000 de sus propios ahorros para financiar el viaje.

"Bueno, cancélalo," el avaro Arnold responde.

En el desayuno al día siguiente, Kay pone su boleto de avión en las manos de su marido y le hace saber que ella va — independientemente de si él se le une.

"Quiero un verdadero matrimonio de nuevo, Arnold," ella dice.

"Esto es una locura", responde el.

Locura o no, Arnold entra en el avión. "Espero que estés feliz," él se queja al sentarse en su asiento. Ella no lo es. Aún.

La semana de orientación por delante de ellos es definitivamente bien intensa. Nada fácil. Pero resulta cambiarles la vida.

Positive Elements

Kay desesperadamente quiere reavivar la intimidad — tanto física como emocional — en su matrimonio. Arnold se resiste a la idea profundamente y obstinadamente, convencido de que si 31 años de matrimonio no es prueba suficiente de su compromiso con ella, no está seguro de que lo es.

Dr. Feld — o Bernie, como es conocido por los lugareños — tiene el poco envidiable trabajo de intentar romper la concha formidable de Arnold. Pero Bernie es persistente y perceptivo, incluso cuando Arnold es cualquier cosa menos cooperativo. Su asesoramiento se centra en la relación sexual entre Arnold y Kay, como verá en "Contenido Sexual". Pero también es optimista sobre la posibilidad de que la pareja haga cambios reales en su relación como un todo, cambios que llevan a una renovada conexión emocional. Él se ha comprometido a ayudarlos a encontrar "formas para comunicar necesidades, cultivar la intimidad y mantenerla encaminada hacia adelante".

Kay finalmente habla sobre cómo ella y Arnold han perdido un sentido de propósito compartido, que ella no tiene nada que esperar adelante con él, y que ella ya no quiere vivir de esa manera. Arnold, por su parte, eventualmente se abre sobre la temporada en que más anhelaba intimidad física con su esposa pero encontró resistencia a sus iniciativas. Confiesa que comenzó a apagarse emocionalmente porque ella no era sensible, un resultado que contribuyó a amargura persistente y distanciamiento persistentes.

A lo largo de la película, Bernie distribuye perlas de sabiduría acerca de lo que se necesita para triunfar en el matrimonio. "Incluso grandes matrimonios tienen años terribles, tan malos que sólo eres tentado a renunciar", dice a la pareja después de un contratiempo. "Pero no lo hagan. Esperen. Llegará un momento cuando ustedes vean hacia atrás a este momento como el preludio de algo más completo y más rico de lo que nunca han vivido."

Cuando Kay está al borde de dejar a Arnold, Bernie privadamente le pregunta si él ha hecho todo lo posible para salvar su matrimonio. Si no es así, dice Bernie, vivirás con pesar más tarde. "El momento es ahora", Bernie le dice a Arnold. ¿"Tienes que preguntarse, he hecho todo lo que he podido? ¿Es esto lo mejor que puedo hacer?

No lo es, por supuesto, y en última instancia, Arnold tiene un momento de despertamiento. Incluso mientras intenta comprometerse más con su esposa, sin embargo, sigue habiendo barreras para reavivar la intimidad que los incita a retirarse a su estado desamorado.

Pero ellos se comprometen a amarse mutuamente bien tratando de renunciar a los hábitos de auto protección.

Spiritual Content

Arnold y Kay finalmente renuevan sus votos. Durante la ceremonia, Kay le dice a su marido, "Yo prometo darte el resto de mi vida y doy gracias a Dios por cada día que estás en ella."

"Que Dios me ayude" no aparece como una blasfemia irreverente aquí.

Sexual Content

La escena de apertura establece el modo de la pelicula: Kay se pone guapa antes de acostarse en un obvio intento de iniciar relaciones sexuales con su marido. Pero él objeta, murmurando, "yo … no … soy … No me siento bien." "Está bien," dice Kay, claramente devastada.

En la librería, Kay mira en un estante lleno de libros de sexo. (Nosotros, también, vislumbramos títulos sugerentes e imágenes de portadas.) Ella escoge uno llamado Gran Matrimonio, Matrimonio Abierto, que es sobre el sexo con otras personas, entonces apresuradamente lo vuelve a poner donde estaba. Bernie finalmente le da un libro titulado Consejos de sexo a una mujer de parte de un hombre Homosexual, el cual ella lee con interés. Y más tarde la vemos sugestivamente sujetando un tubo que parece de masa de galletas; Ella también compra bananos y la película no hace pensar por un momento que es algo sexual.

Una vez que la Consejería comienza, las sesiones y los ejercicios que Bernie le da a la pareja aumentan en términos de intimidad física y emocional. Incluyen, en primer lugar, simplemente tocarse sensualmente. Vemos a Kay frotar el interior de los muslos vestidos de Arnold y, muy brevemente, su entrepierna. Se supone que esto provoca un orgasmo, por lo cual él se averguenza mucho. Varias otras interacciones cada vez más físicas muestran a la pareja en la cama y besándose, tratando de aprender cómo hacer el amor de nuevo — y no lográndolo un par de veces.

Una escena de masturbación muestra a Kay tocar su pecho y entrepierna bajo las sabanas gimiendo. La escena final de sexo (la única en el que la pareja termina el acto) incluye movimientos y sonidos sexuales, así como un breve vistazo del muslo de Kay (con Arnold encima de ella). Ella se pone un par de camisones que marcan su pecho de forma reveladora.

En consejería, Bernie le dice a la pareja que van a hablar sobre cada aspecto de su relación sexual, incluyendo su historia, fantasías, masturbación, disfunción eréctil, posiciones, preferencias, deseos insatisfechos y memorias sexuales juntos favoritas. Y así lo hacen, cubriendo todos los temas de manera confesional en el sofá de Bernie.

Escuchamos sobre sexo oral y luego vemos a Kay tratando infructuosamente de realizarlo en su marido en una sala de cine escasamente atendida. (Ella no puede hacerlo, y deja el teatro llorando y angustiada). Arnold también admite tener una fantasía sobre un trío con una vecina y hay una broma relacionada con eso. Una cantinera bromea con los clientes acerca de cuánto tiempo hace que no tienen relaciones sexuales.

Cuando Kay y Arnold hablan de los años que ella lo rechazó, oímos hablar tanto su fidelidad a ella y de su hábito ocasional de pornografía.

Violent Content

Ninguno.

Crude or Profane Language

Mas o menos ocho malos empleos del nombre de Dios, por lo menos cuatro de ellos vinculados con "mald‑‑‑‑n." Dos malos tratos del nombre de Jesús. Escuchamos "dia‑‑‑‑" tres o cuatro veces. Arnold etiquetas a Bernie "ver‑‑."

Drug and Alcohol Content

Escenas implican beber vino, cerveza y champaña. Después de una pelea con Arnold, Kay termina en un bar donde otros clientes beben. Uno de los compañeros de Arnold menciona que emborracharse una noche fue lo que terminó con su matrimonio. Bernie hace una referencia al Viagra.

Other Negative Elements

Arnold se queja de todo, y Kay es la principal víctima de su actitud insensible y cascarrabias. Después de que una sesión con Bernie sale mal, por ejemplo, la pareja lo discute en un restaurante y Kay comienza a llorar. "Oh, no," Arnold gruñe, "por favor no". Kay más tarde le dice, "eres un matón. Todo lo que has hecho es hacerme sentir terrible. Ya no lo aguanto," y se va a pasar el resto del día sola.

Conclusion

Cuando una película cae en materia como la masturbación, la disfunción eréctil y el sexo oral, se hace generalmente por uno de dos propósitos (o ambos): excitar al público con imágenes eróticas o lograr risas bajas y baratas.

Si de Verdad Quieres es una extraña excepción a esa regla.

No nos equivoquemos: Existe Mucho contenido sexual aquí, tanto en términos de lo qué Kay y Arnold hablan con Bernie y en sus torpes intentos por recordar lo que era como tocarse entre sí. Pero la intención del director David Frankel aquí parece no ser erótica ni, en definitiva, por comedia (aunque él intencionalmente añade humor). En su lugar, echa para atrás el velo sobre un tema que rara vez, si acaso, vemos en pantalla: las luchas enfrentadas por un hombre de edad y su esposa que están desesperados por renovar la conexión entre los dos, combinado con una mirada a los obstáculos significativos involucrados al hacerlo.

Por lo tanto, Si de Verdad Quieres se convierte en una película conmovedora, a veces cruda que afirma la belleza y la dignidad de la unidad conyugal, incluso cuando toca realísticamente los problemas difíciles, dolorosos, vergonzosos que pueden socavar la intimidad en el camino. Pero un poco de cosas sexuales desviadas se dejan ver aquí también, enlodando las instructivas aguas alrededor del viaje de Arnold y Kay hacia la reconexión.

Y una pregunta seria, por supuesto, permanece: ¿Tienen que convertirse en entretenimiento tales asuntos maritales privados?

Más Películas

ESTA PELÍCULA CONTIENE CONTENIDO SEXUAL LASCIVO. ESTA CRÍTICA HACE REFERENCIAS A ESTE CONTENIDO Y NO ES APROPIADA PARA NIÑOS.

 
MPAA Rating
pg13
Género
Drama, Comedia, Romance
Elenco
Meryl Streep como Kay Soames; Tommy Lee Jones como Arnold Soames; Steve Carell como el Dr. Bernie Feld
Director
David Frankel (The Big Year, Marley & Me, The Devil Wears Prada)
Distribuidora
Columbia Pictures
Críitico
Adam R. Holz (Traducido por María C. Chacón León)