Skip Navigation

Críticas de Video

Sherlock Holmes: A Game of Shadows

Sherlock Holmes: Un Juego de Sombras

Es 1891. Europa se encuentra al borde de la guerra. Francia y Alemania juegan con cautela. Una cadena de atentados terroristas en todo el continente sigue desestabilizando la ya frágil situación geopolítica. ¿Es la obra de anarquistas enloquecidos? ¿Celosos nacionalistas?

O ¿se estará tramando, quizás, algo más siniestro?

Sherlock Holmes está convencido de es esto último‑‑ aunque no tiene ninguna prueba. Metido en su apartamento, el sabio investigador maníaco ha trazado una red de delitos, eventos y circunstancias desconectados alrededor de un hombre: el Profesor James Moriarty. Él es un mago matemático legendario, y según Holmes, un oscuro cerebro criminal que está maquinando algo muy grande y desagradable.

Excepto que Holmes no está muy seguro de Qué, excepto su corazonada que de alguna manera lo ha vinculado a los atentados. Pero donde hay una corazonada, hay prueba esperando encontrarse — si sólo Holmes pudiera hacerla aparecer.

Él necesitará los servicios, por supuesto, de su buen amigo y otrora socio, el Dr. John Watson. No importando que Watson esté a punto de casarse y mucho más interesado en su prometida que en lanzarse a otra épica e inútil persecución salvaje de Holmes.

Resulta que la vacilación de Watson demuestra estar bien fundada.

En primer lugar, el amor aspirante de Holmes, Irene Adler desaparece misteriosamente después de un encuentro con Moriarty. Y cuando Holmes le pide cortésmente a Moriarty dejar solos a Watson y su nueva esposa, el profesor comienza a hablar, indirecta y alarmantemente, de daños colaterales.

En el juego de ajedrez que han comenzado estos dos rivales, ningún peón está fuera de límites. No habrá ningún acuerdo de caballeros sobre las reglas de participación porque, como Holmes va aprendiendo, Moriarty no es ningún caballero.

Positive Elements

Holmes es excéntrico, narcisista y brillante a partes iguales. Esa combinación de características finalmente alimenta su voluntad feroz para salvar a su amigo (y a la esposa de su amigo) y, resulta luego, que a toda Europa, de un complot que haría enorgullecerse a cualquier villano de James Bond.

Holmes y Watson repetidamente ponen sus vidas en peligro el uno por el otro. Holmes hace lo mismo para otro personaje clave, también, una tal Madam Simza Heron, una gitana francesa y ex anarquista que está tratando de salvar a su hermano (atrapado en la red de Moriarty). El clan de Simza, a cambio, resulta vital para ayudar a Holmes y a Watson a descubrir un aspecto crítico de la operación de Moriarty.

Spiritual Content

Holmes se conecta con Simza en un bar donde ella tiene una mesa patas arriba para la lectura de cartas de Tarot. Él no está interesado en que le lean su fortuna, ni cree en tales cosas, pero él actúa como cliente antes de comenzar a leerle a ella las tarjetas, una de las cuales muestra al diablo. (La conversación sugiere finalmente que ella no cree realmente en las cartas tampoco. Ella admite que entregar hábilmente las vagas profecías depende principalmente de expresiones faciales teatrales.)

Se hace una corta referencia a Armagedón. Holmes apoda "satánico" a un pony que es obligado a montar.

Sexual Content

Watson y su nueva esposa, Mary, están en un tren hacia su luna de miel y justo comenzando a besarse cuando Holmes irrumpe — vestido de mujer. La joven pareja va a ser asesinada por agentes de Moriarty, y Holmes aparece para protegerlos. En el caso de Mary, significa lanzarla por la ventana a un lago, dejándolo a él, aún vestido de mujer y a Watson juntos solos. Escenas posteriores muestran a Holmes, sin camisa, encima de Watson, diciéndole que yazca al lado de él (para evitar la lluvia de disparos que va a iniciar.) A lo largo de la escena, Holmes es cómicamente representado como un reemplazo no deseado para la ahora ausente esposa de Watson. Más tarde le informa a Watson, "Nuestra relación," digo "asociación", Watson se corrige: "No ha tomado todavía su curso."

Mary es sacada del lago por el hermano de Holmes, Mycroft, quien la lleva a su casa. A la mañana siguiente, Mary (que viste una bata) encuentra a Mycroft vagando por la casa vistiendo… nada en absoluto. Vemos partes del torso y la parte trasera del hombre obeso. Mary ve aún más y se horroriza, tratando de cubrirse sus ojos y alejarse de él. El sigue caminando y hablando con ella normalmente, como si nada ocurriera.

Holmes y Irene se besan, al igual que Watson y Mary. Mujeres en un bar usan trajes atrevidos. Holmes protesta al montar un caballo, diciendo, "no quiero nada con voluntad propia moviéndose de arriba a abajo entre mis piernas".

Violent Content

Ninguno. Vemos sangre en las En su revisión de Sherlock Holmes en el 2009 , Paul Asay de Conectados dijo sobre los conocimientos de artes marciales del detective, " Sherlock Holmes, en la película de Guy Ritchie, es en comparación un verdadero ninja " Esto sigue siendo verdad aquí también. Varias escenas presentan a Holmes lidiando con grupos de matones y empleados. Peleas sin derramamiento de sangre, no obstante mortales, tienen cantidades de golpes, patadas, cuerpos lanzados contra paredes, cabezas rotas a través de paneles de madera y así sucesivamente. Una larga escena presenta un gran combate entre Holmes con un cosaco ruso que esgrime un cuchillo enorme. El combate aparentemente concluye cuando Simza le lanza una daga, pero sus muchas capas de ropa lo protegen y comienzan más peleas de puños. Por sus esfuerzos, Simza es abofeteada brutalmente. La cara de Holmes es cortada seriamente.

El recuento de cuerpos crece a medida que avanza la película. Una bomba explota en una habitación llena de dignatarios políticos. (Vemos sus cuerpos). Una secuencia de acción importante muestra a Holmes y compañía corriendo velozmente a través de un bosque con hombres de Moriarty desatando todo tipo de fuego (pistolas, morteros, artillería)contra ellos. Tomas en cámara lenta capturan a combatientes de ambos lados siendo heridos. Del mismo modo, Watson utiliza artillería pesada para derribar una torre.

En el ataque a Watson, Mary y Holmes en el tren, los enemigos abren fuego con un enorme arsenal de armas. Varios atacantes son encendidos con fuego y/o muertos en explosiones.

Subiendo un poco más la intensidad de la violencia, hay varias escenas en las que un hombre pone una pistola en su cabeza (tira el gatillo fuera de pantalla) y Moriarty metiendo un enorme gancho de carne a través del hombro de Holmes, levantándolo del suelo — y haciéndolo girar — en el gancho. Watson finalmente quita el gancho sangriento del hombro de su amigo (y también quita un trozo de metralla de madera de la pierna de Holmes después de otra batalla).

Hay varios muertos por venenos (colocados en bebidas y disparados desde una cerbatana). Dos hombres se lanzan por una gran cascada.

Crude or Profane Language

Un uso de "mi Dios" y "endemoniadamente testarudo." Dos o tres usos de "b‑‑tardo" y "mal‑‑n."

Drug and Alcohol Content

Los personajes beben con frecuencia, champaña, vino, cerveza, aguardiente y …(en caso de Holmes) formol. Watson se emborracha mucho en su fiesta de despedida de soltero la noche antes de su boda, y está todavía desmayado cuando Holmes lo lleva a la ceremonia al día siguiente. Se alude al Opio al hacerse referencia a semillas de amapola. Vemos gente fumar cigarros y cigarrillos. Un par de veces se enrollan cigarrillos, y no es exactamente evidente lo que se está inhalando.

Cuando parece que Holmes está muerto, Watson le clava una jeringa al pecho de su amigo.

Other Negative Elements

Holmes no tiene muy buena opinión del matrimonio, y reprende a Watson por lo que él cree ser un tonto deseo de entrar en una institución que el etiqueta "un eterno purgatorio". Sin embargo, Watson no le hace caso, y muestra una mucha mayor visión de la feliz unión matrimonial y familiar.

Como ocurrió con la última ronda, a Watson le encanta apostar, como lo presenciamos en una escena extendida en un bar tipo casino.

Conclusion

A veces es bastante deslumbrante el trabajo de efectos especiales del director Guy Ritchie. Las imágenes de los proyectiles de artillería partirse a través de los árboles en cámara lenta son, sin duda, geniales. Pero una vez pasados los efectos visuales, su historia rápidamente se vuelve aburrida.

¿Grandes efectos especiales? ¿una no muy buena historia? Al ver a Robert Downey Jr. y Jude Law buscar diligentemente a los chicos malos, me sentí de la misma manera que lo hice viendo a Shia LaBeauf esquivando a los enormes robots en la última película Transformers. Esta no es más que otra obra calculada y sin alma por lograr los dólares de la audiencia, pensé. LaBeauf, Downey Jr., realmente no importa quién es la estrella, porque es difícil poner atención a los personajes en las historias absurdas que habitan, infladas por los efectos generados por computadora.

Hablando de cosas absurdas, permítanme hablar (brevemente) sobre la escena del hombre desnudo. Sin ningún motivo aparente, un hombre regordete de mediana edad sale una mañana a saludar a su joven, recién casada invitada mientras llevaba… nada puesto. ¿Hace reír la escena? Claro. Un desnudo inesperado es eficaz para lograr esa hazaña. Pero también es una definición de sin razón de aparecer en pantalla. Como en, me veo obligado a agregar aquí, la secuencia en la que Holmes y Watson "comparten un coche cama" con el último vestido de mujer.

Igualmente incómodo, de una manera radicalmente diferente, es atravesar a Holmes con lo que parece un anzuelo gigante, y luego ver entretenidamente como el héroe eterno de Sir Arthur Conan Doyle se contorsiona y cuelga‑‑‑gritando. Me doy cuenta que Moriarty es un chico realmente malo y todo eso, pero se podría haber sugerido también sin esa escena.

Quizás estoy siendo más duro con este desechable escapismo atractivo de lo que necesito ser. Escapismo atractivo pero sin substancia. Sherlock Holmes: Un juego de sombras no es más que postre sin verdadera nutrición, y no lo pretende ser. E incluso con escapismo lleno de explosión como este, tenemos que hacernos un par de preguntas: ¿de qué intentamos tan arduamente escapar? Y ¿qué tipo de personas queremos ser cuando hayamos acabado con ese vuelo lejos de la realidad?

No creo que el escapismo sea malo. Una historia —un programa de televisión o una canción — puede invitarnos a alejarnos de nuestras diversas preocupaciones durante un tiempo y transportarnos a algún lugar mágico, inspirador y sentimental. El resultado puede ser un renovado sentido de vigor, una reafirmación a amar a los que apreciamos, la determinación de ser los mejores promedios en la próxima prueba en la escuela.

Pero al final de Sherlock Holmes - Un Juego de Sombras, sólo logré sentírme entumecido.

Más Películas

 
MPAA Rating
pg13
Género
Drama, Misterio/Suspenso, Acción/Aventura
Elenco
Robert Downey Jr. como Sherlock Holmes; Jude Law como Dr. John Watson; Jared Harris como el Profesor James Moriarty; Noomi Rapace como Madam Simza Heron; Stephen Fry como Mycroft Holmes; Kelly Reilly como Mary Watson; Rachel McAdams como Irene Adler
Director
Guy Ritchie (Sherlock Holmes; RocknRola)
Distribuidora
Warner Bros.
Críitico
Adam R. Holz (Traducido por María C. Chacón León)