Skip Navigation

Críticas de Video

The Joneses

Un viejo cliché insiste en que no se puede tener todo. The Joneses, sin embargo, tendrían que disentir.

Rodando hacia su nuevo, súper lujoso residencial privado en un reluciente Audi SUV, los Joneses están decididos a destacar. "Vamos a sacar buen provecho de este pueblo", promete Steve a su esposa, Kate, y sus dos hijos, Jenn y Mick que están en secundaria.

¿Su estrategia? Vivir una vida tan buena que todos alrededor de ellos no puedan más que prestar atención. Y la vida es realmente buena para los vecinos. No desean nada, y se deslizan a través de sus días con un garbo estilizado y sin esfuerzo que deja a todos a su paso anhelando vivir el sueño que parece ser realidad para ellos.

Sin embargo, como todas las familias "perfectas", los Joneses tienen un secreto. Y el suyo es una mentira grandilocuente: no son para nada una familia. En su lugar, son cuatro empleados de una firma de "mercadeo encubierto" que les brinda todo tipo de productos para integrar en su adinerado estilo de vida. ¿El trabajo de los Joneses? Hacer alarde de la "buena vida" de manera notoria y que obligue a amigos y vecinos a mantener el ritmo.

Lo que significa, por supuesto, soltar dinero en efectivo para adquirir todas las cosas que los Joneses "casualmente" agitan en frente de todos, desde automóviles hasta palos de golf, de patinetas a perfumes, de comida gourmet a tratamientos faciales, de conjuntos de jogging a teléfonos inteligentes.

Pero como otro viejo dicho advierte, usted no puede comprar la felicidad. Y esa es una realidad que todos en esta película finalmente tienen que llegar a reconocer.

[Nota: Las siguientes secciones contienen adelantos del argumento.]

Positive Elements

|The Joneses es un montón de cosas: un drama, una comedia, un saqueo satírico de nuestra cultura, adicción al consumismo. Pero más que estas cosas, The Joneses es una fábula postmoderna que aborda la cuestión de cómo podemos encontrar la felicidad en un mundo en el que siempre hay algo nuevo que desear. Como todas las buenas fábulas, proporciona una sensata moraleja: Usted no puede tenerlo todo. Y aún si así fuese, todavía no estaría satisfecho.

Esa es una verdad obvia por la que las agencias publicitarias trabajan duro para soslayar. Los comerciantes de todo tipo prometen que si solo tuviésemos x, y o z, seríamos felices. Contenido. La familia de los Joneses es la encarnación física de esa promesa: viviendo, respirando la colocación de productos tan integrados en la vida de una supuesta familia real que sus vecinos ni siquiera se dan cuenta de que son el blanco. O, como el lema de la película dice, "ellos no sólo están viviendo el Sueño Americano, ellos lo están vendiendo".

Y hay un montón de lecciones de vida para aprender mientras vemos ese sueño convertirse en una pesadilla para casi todo el mundo. Las cosas comienzan a desarrollarse primero para los vecinos de los Joneses, Larry y Summer. La pareja de cuarenta y tantos tienen una casa casi tan bonitas como la de los Joneses, pero no igual. Y así Larry y Summer pasan gran parte de su tiempo tratando de igualar el estilo de vida de sus vecinos. No sólo esta búsqueda termina con la ejecución de una hipoteca, también asfixia completamente la relación entre Larry y Summer. Cuando Larry intenta conectarse significativamente con su esposa, ella está demasiado preocupada con la búsqueda de cosas materiales como para prestarle mucha atención.

Otra aprobación que le puedo dar a esta historia tiene que ver con que Steve se encuentra cada vez más desencantado con su falsa identidad y engañosa forma de vida. "Soy soltero, tengo 45 años de edad y soy un jugador de golf profesional fracasado y un vendedor de automóviles pretendiendo ser alguien que no es", le comenta a Kate. Y conforme su relación se profundiza, Steve sugiere, "quiero que me acompañen en el mundo real". La conclusión de la película gira en torno a si Kate tendrá el coraje de dejar atrás su elegante — pero fantásticamente falsa— forma de vida a cambio de algo menos opulentos pero más auténtico.

Y aunque la Jones no son una familia real, algo así como una conexión de familia se forma entre ellos. Jenn y Mick lidian con la carga de vivir bajo falsas pretensiones. Steve y Kate terminan ejerciendo funciones parentales cuando tratan de orientar a su "niños" a través de momentos emocionales escabrosos.

Las a veces fatales futilidades de tratar de mantener el estilo de vida de los Joneses es patéticamente enfatizado cuando un personaje comete suicidio debido a una deuda y su incapacidad para vivir cumpliendo las "expectativas". Esto impulsa a Steve a confesar su verdadera identidad y empleo, a los vecinos que se encuentran reunidos.

Sexual Content

Nuestro primer indicio de que y algo diferente en los Joneses viene cuando Kate y Steve se dirigen hacia dormitorios separados, aunque él quiere compartir la cama con ella. Esto es comunicado claramente cuando Steve mira con atención las piernas desnudas de Kate, (ella llevaba una bata) después de que ella se da un bañó. Kate repetidamente intenta convencer a Steve de que su relación es puramente comercial. Steve, sin embargo, persigue a su "esposa". Sus actuados besos se vuelven cada vez más apasionados, y Steve le agarra el trasero en frente de unas huéspedes durante un prolongado beso. Finalmente, ellos consuman su relación (fuera de pantalla), y los después vemos en la cama juntos (sus hombros desnudos son visibles).

Antes de que podamos darnos cuenta de que los Joneses no son una verdadera familia, Jenn intenta seducir a Steve. Así que parece como si es su hija la que se quita la ropa en la oscura habitación y empieza a meterse en la cama de él. Kate rompe este proceder al encender las luces. Varias tomas de la cámara muestran los senos desnudos de Jenn, mientras discute con la "mamá" su comportamiento. "Si no lo vas a hacer con él, ¿por qué no puedo hacerlo yo?" grita Jenn. Está claro que esta no es la primera vez que ella trata de dormir con Steve, y se da a entender que otros encuentros podrían haber sido más exitosos.

Kate dice acerca de la promiscuidad de Jenn: "ella tiene un problema", una observación que es validada cuando Jenn más tarde tiene una aventura con un hombre mayor casado (la vemos a ella en su cama esperando por él y escuchamos sonidos sexuales procedentes de su barco). La esposa del hombre eventualmente enfrenta a Jenn y le informa que su marido ha tenido muchas de esas aventuras y que éste se ha terminado.

Por su parte, Mick intenta besar a un muchacho en su escuela secundaria. Más tarde, Mick le confiesa a su "familia" que es gay. Y arremetiendo verbalmente contra Jenn de forma desagradable le dice, "yo soy gay. Pero, al menos, no soy una mujerzuela." Cuando los Joneses se trasladan a un nuevo vecindario, Mick asume el papel de un estudiante universitario que es abiertamente gay.

Muchos personajes femeninos visten trajes que muestran el escote. Una escena en los vestidores de una escuela secundaria muestra a unas chicas en sostén y bragas. Tras Kate hablar sugestivamente acerca de las características de su baño tipo bidé, una invitada se mete al baño para ver si Kate ha dicho la verdad. Steve convierte la discusión de Kate sobre cómo le va a su unidad, en relación a las ventas, en una sucia conversación de doble sentido.

Larry repetidamente intenta iniciar relaciones sexuales con su esposa, pero ella siempre se rehusa. Steve le dice a Larry que él no puede ir golfear debido a que se desgarró un músculo teniendo "sexo tántrico".

Violent Content

Una mujer se va de una fiesta borracha, conduce de forma errática y termina en un accidente (más tarde la vemos con algunos golpes, hematomas y un brazo roto.) Mick y su amigo dan un temerario paseo en auto por la ciudad. El espontáneo intento de Mick de darle un beso a su amigo se tropieza con un puño, cuando el chico golpea duramente a Mick en la cara cuatro o cinco veces mientras le grita insultos homosexuales.

Al no poder mantenerse al mismo nivel de los Joneses, Larry utiliza una manguera de jardín para atarse a su cortadora de césped antes de conducirla hacia la piscina. No vemos lo vemos a él sumergirse en la piscina, pero si lo vemos sin vida no amarrado a la máquina, vistiendo sólo su ropa interior. Steve saca el cuerpo del agua.

Crude or Profane Language

||Alrededor de 10 palabras "c‑‑er" y media docena de palabras "m‑‑‑da". El nombre de Dios es tomado en vano seis u ocho veces (incluido un emparejamiento con "d‑‑‑nios"), y el nombre de Jesús es usado de forma inapropiada una vez. También escuchamos "inf‑‑‑‑o", "c‑‑o" y "b‑‑‑‑ rdo". Algunas humillaciones de tipo sexual incluyen "maricón". Vemos un gesto obsceno con la mano.

Drug and Alcohol Content

Los huéspedes en las fiestas consumen distintas marcas de alcohol. Se menciona por su nombre cierta marca de vodka, así como también una costosa marca de cerveza. La Joneses son elegidos para recibir un envío de un nuevo ponche de ron que está envasados justo como jugo para niños en caja. Mick lo pone a disposición en una fiesta en la secundaria en la que muchas personas menores de edad se emborrachan. En otra parte durante esa fiesta, los chicos beben cerveza de una pipa de agua.

Mick y una chica de la secundaria fuman marihuana juntos. Steve y algunos de sus compañeros de golf fuman cigarros cubanos. Jenn hace una observación acerca de píldoras dietéticas.

Other Negative Elements

Kate está decidida a llegar al "estatus de Icono" en la empresa, una posición que denota ventas masivas. Esta meta hace que racionalizar la naturaleza inherentemente engañosa de su carrera. Ella le dice Steve que se están haciendo conexión "entre los productos y las personas que los quieren". Steve y Kate le mienten a un oficial de policía que investiga de donde viene el ponche de ron en la fiesta de la escuela secundaria.

Conclusion

Puedo recordar los tiempos cuando los estadios de fútbol llevaban nombres como Milla Alta en lugar de Invesco. Recuerdo un tiempo cuando me llegaban más correos electrónicos de amigos y conocidos que correos basura. Puedo recordar el tiempo antes de que las escuelas sintieran la necesidad de vender espacios publicitarios en los buses escolares. En resumen, recuerdo la época antes de que los comerciantes se aseguraran de incautar cada vehículo de entrega para de alguna manera capturar mi atención.

El mundo ha fallecido. En su lugar, tenemos ahora un nuevo mundo en el que empresas de todo tipo buscan cada vez formas más sofisticadas e invasivas de captar la atención de los consumidores, de destacar entre la multitud. De esta manera, The Joneses imagina un extravagantes pero misteriosamente plausible escenario en el que la colocación de productos se va de las vallas, de los shows de TV y del correo electrónico basura, y se pasa a la casa de al lado. Mientras que de forma irónica e intencionada se permite ser una plataforma para la colocación de productos, de manera realista describe los resultados de enfermarse con la llamada opulencia: decepción, descontento, desconexión y en casos extremos muerte. Cuando se trata de encontrar satisfacción duradera en tener lo más reciente, lo más lustroso, entonces, The Joneses ilustran la futilidad de mantener el estatus.

Es una provocativa película, en el mejor sentido de la palabra.

Pero es también es provocadora en el peor de los sentidos, porque el novato director Derrick Borte, engrosa su historia con trampas sexuales, "el incesto", una joven mujer con los senos descubiertos, adolescentes embriagándose y fumando marihuana, y más de una tosca vulgaridad. Así que al mismo tiempo que se desarrollan las historias morales, la potencial eficacia se ve socavada por la inmoralidad que se exhibe en el camino.

Otro viejo refrán parece apropiado aquí ya que The Joneses recorren un largo camino para demostrar que: "demasiado nunca es suficiente". Que lástima que el director llevo esta lógica demasiado lejos.

Más Películas

 
MPAA Rating
r
Género
Drama, Comedia
Elenco
David Duchovny como Steve Jones; Demi Moore como Kate Jones; Amber Heard como Jenn Jones; Ben Hollingsworth como Mick Jones; Gary Cole como Larry; Glenne Headly como Summer; Christine Evangelista como Naomi; Chris Williams como Billy; Lauren Hutton como KC
Director
Derrick Borte
Distribuidora
Roadside Attractions
Críitico
Adam R. Holz (Traducido por Maritza Ulate)