Skip Navigation

Críticas de Video

The Hurt Locker

Empecemos con el traje.

El traje bombardero que vemos en The Hurt Locker es real —100 libras de hierro y tela que se ve como un traje espacial, diseñado para sobrevivir en mundos extraños y hostiles. En el incesante calor del desierto iraquí, debe de sentirse como un calabozo portátil: Una cocina de fuego lento que lo rostiza a usted de adentro hacia afuera.

No importa. El traje no ha sido diseñado para ser confortable. Está construido para mantener a su ocupante con vida.

Pero aún así, a veces falla.

Es el año 2004, y un sargento del ejército transita por lo que parece ser una desierta calle iraquí. Su pequeño ejército de técnicos en explosivos espera detrás de él. Un posible explosivo, enterrado en una montaña de escombros, yace frente a él. Alrededor de él, cien ojos —curiosos e inquietos— vigilan.

Click.

Bang.

Una explosión irrumpe en la calle en todas direcciones. Atrapa al sargento y lo lanza por los aires y causándole la muerte.

El equipo del sargento lamenta la pérdida. Pero esto es la guerra, y el escuadrón todavía tiene que terminar su peligroso deber. Así que un nuevo sargento se apresta a vestir el traje para completar la misión. El sargento William James dice que no está ahí para llenar los zapatos de nadie: Él solo quiere hacer su trabajo.

Pero para James, desactivar bombas es más que un trabajo: Es una emoción —un juego adictivo. Una caja bajo su cama está llena de "cosas que casi me matan",un interruptor de bombas, un pedazo de cable, un estuche de metal. Él ignora el experimentado consejo de los técnicos y se arriesga. Durante una movida particularmente peligrosa, él se quita el traje, quedando desprotegido.

"Si voy a morir, voy a morir cómodo", dice.

El sargento J.T. Sanborn, colega de James, estaría más cómodo si James dejase de arriesgarse tanto en cada misión.

"Esto es suicidio", le dice Sanbornn a James, conforme el último intenta desactivar una bomba atada al pecho de un iraquí.

"Por eso le llaman bombardero suicida, ¿verdad?" responde James sarcásticamente.

El riesgo que James toma no es motivo de risa —particularmente para Sanborn, quien quisiera sobrevivir el tiempo suficiente como para regresar a casa.

Positive Elements

James ha tenido sus equivocaciones, y hasta podría ser un poco loco. Pero también es, sin duda alguna, un soldado natural y un líder inspirador —un John Wayne en un traje anti-bombas.

Cuando su equipo anti-bombas es atacado por francotiradores, la calma de James penetra en el furor de la batalla como una navaja: Ayuda a Sanborn a combatir a los francotiradores uno a uno durante todo un día de batalla y le da a su sargento y colega un envase de jugo cuando a éste se le acaba. Él tranquiliza los nervios del joven especialista Owen Eldridge, como una madre, dándole indicaciones tranquilamente. Mientras Sanborn amenaza a los iraquíes, y en cierto momento le dice a Eldridge que todos "se ven igual", por su parte, James se hace amigo de ellos fácilmente.

Sanborn odia los métodos de James, y ambos chocan a menudo. Pero Sanborn es, en su manera particular, un buen soldado: Por ejemplo: él trata de que todos se mantengan en orden y que estén seguros. Al final del día, él quiere que todos salgan vivos de la guerra —incluyendo al loco sargento con quien trabaja.

Spiritual Content

Una cruz cuelga de un espejo retrovisor en un vehículo militar. James habla de los peligros de ser "explotado y enviado hasta Jesús." Un hombre iraquí murmura una oración, supuestamente a Alá, poco antes de que la bomba que tiene atada explote.

Sexual Content

Los soldados hacen referencias vulgares a partes de su anatomía, flujos corporales y actos sexuales durante varias conversaciones. Un chico iraquí ayuda a vender DVDs en una base —algunos de los cuales parecen ser eróticos. Él le dice a un soldado que si quiere "pornografía con burros" o "sexo gay", él puede conseguirlo. Un soldado, quien regresa a la base después del toque de queda, dice que estaba visitando un burdel. Mientras forcejean jugando, James se sienta sobre el pecho de Sanborn, apretujando la cabeza de Sanborn con sus piernas y lo "monta" como un caballo salvaje —una escena que tiene, quizá, implicaciones tanto sexuales como raciales.

Violent Content

The Hurt Locker es un film difícil de observar, en algunos casos, pero genera más tensión a través de su narrativa que con su carnicería en pantalla. Habiendo dicho esto, el público siempre observa mucha violencia, muerte y sangre.

Mientras despejan una aparente operación bombardera en el centro de un pueblo, James, Sanborn y Eldridge se encuentran el ensangrentado cadáver de un chico. El cuerpo se ha convertido en una bomba, con explosivos cosidos dentro su pecho. James quita las costuras cuidadosamente, y saca el dispositivo con un desagradable sonido como de líquido.

James, Sanborn y Eldridge son atacados en el medio del desierto con un pequeño equipo de soldados británicos, quienes mueren uno a uno. Cuando el líder británico es herido al tratar de disparar para defenderse, Sanborn toma su arma, pero las balas están húmedas con la sangre del británico. Así que James le da las balas a Eldridge y le pide que limpie la sangre con saliva. Conforme el tiroteo avanza, los francotiradores son eliminados, uno de ellos de manera sangrienta.

Una mujer iraquí ataca, física y verbalmente, a un soldado. Niños iraquíes lanzan rocas a un vehículo del ejército en movimiento y acosan a los soldados que van dentro. En son de broma, James le dice a un chico iraquí que le cortará la cabeza con un cuchillo sin filo si le vende mercancía de mala calidad.

Sanborn sugiere que maten a un tipo y lo hagan parecer un accidente. Varios soldados amenazan a iraquíes a punta de pistola —en ocasiones con razón, en otras no. Un iraquí, aparentemente armado contra su voluntad, camina en medio de la calle con una bomba en su torso. El escuadrón de bombas se rinde, dejando que el hombre muera. Luego de que unos soldados capturan a un iraquí herido —un supuesto insurgente que acaba de detonar una bomba— el oficial a cargo de los soldados les dice a sus captores que el iraquí no va a sobrevivir. Poco después escuchamos un disparo.

Aparte de la muerte del primer líder de la unidad de bombas que describí anteriormente, otro soldado estadounidense es baleado: Aunque sobrevive, las balas le destrozan la pierna (se nos dice luego). Sanborn y James forcejean bromeando con puñetazos en el estómago. Fuera de juegos, Sanburn golpea a James en la cara y le pone un cuchillo en el cuello.

Crude or Profane Language

Al menos 75 palabras "c…r" y 40 menciones de "m…da." Escuchamos el nombre de Dios dicho irreverentemente media docena de veces. (En ocasiones, unido a "d…ios"). El nombre de Jesús es irrespetado unas seis veces. Otras palabras vulgares incluyen: "p…a", "b…ardo" y un insulto a las personas de raza negra.

Drug and Alcohol Content

Luego de un día difícil, James, Sanborn y Eldridge beben en demasía (James y Eldridge cargan a un Sanborn desmayado hasta su cama). Los soldados fuman cigarrillos y James le ofrece uno a un niño iraquí, quien acepta, antes de eso, James le dice que no debería de fumar.

Other Negative Elements

Varios soldados ignoran las órdenes y el sentido común, irrespetando su cadena de comando. Uno va tan lejos como para secuestrar a un iraquí e invadir una casa.

Conclusion

En esencia, The Hurt Locker hace una pregunta provocativa: ¿Por qué alguna gente brilla en el medio de la guerra, y por qué algunos llegan a amarla?

James es el caso de estudio del film —un practicante de uno de los menos agradecidos trabajos de la guerra en Irak. Y lo hace por elección propia.

"Es un grupo interesante de personas", le dijo Mark Boal, productor y guionista, a salon.com. "Estás hablando de dos tipos que no solo son voluntarios en el ejército, lo cual dice mucho en sí mismo, sino que son voluntarios en un trabajo sumamente arriesgado. Es un grupo de personas que gustan de las situaciones malvadas. Ese es el camino que han elegido. A veces pueden pagar un alto precio por su atracción por el riesgo. No es algo único del escuadrón de bombas. Pienso que si observas a los detectives de Nueva York, o los bomberos, o los conductores de carreras o los corresponsales de guerra, encontrarías lo mismo."

James, interpretado por Jeremy Renner, en ocasiones resulta simpatico, heroico, inmaduro y aterrador. ¿Está el ejército estadounidense mejor con gente como James? ¿Peor? El film no lo dice. Y quizá esa sea la clave para poder tratar el tema exitosamente. Como Bryant Frazer escribe en deep-focus.com, "The Hurt Locker se resume en un afectivo pero ambiguo tributo a la carrera de un soldado que está libre de condescendencia, cinismo y patriotería."

De hecho, The Hurt Locker es innegablemente bien lograda y merece los méritos que está recibiendo de muchos críticos. Pero para mis propósitos, terminaré con una nota de precaución: Las familias entran en esta zona de batalla bajo su propio riesgo. El film nos ofrece una visión dura y sombría de la guerra actual, y la visión es similar a una bomba improvisada, a segundos de detonar. No es hermosa o agradable y ningún traje, no importa qué tan pesado, puede proteger a la audiencia del peligro.

Más Películas

 
MPAA Rating
r
Género
Drama, Guerra
Elenco
Hayden Panettiere como Beth Cooper; Paul Rust como Denis Cooverman; Jack T. Carpenter como Rich Munsch; Lauren London como Cammy Alcott; Lauren Storm como Treece Kilmer
Director
Chris Columbus (Rent, Harry Potter and the Sorcerer's Stone, Harry Potter and the Chamber of Secrets, Bicentennial Man)
Distribuidora
Summit Entertainment
Críitico
Bob Hoose (traducido por René Montiel)