Skip Navigation

Críticas de Video

The Dark Knight

En ocasiones, algunas personas buscan el peligro. Y a veces, el problema viene por sí solo.

Por un rato, aparentaba que la vida en Ciudad Gótica mejoraba. Los mejores policías, liderados por el teniente Gordon, estaban eliminando los sindicatos de la mafia. Harvey Dent, un nuevo y temerario fiscal, acechaba las cortes de justicia. Batman aparecía en los callejones más oscuros de la ciudad. Y los jefes de la mafia dejaban de reunirse en la noche, por miedo a ser golpeados.

¿Cómo? ¿Una ciudad donde los reyes de la mafia le temen a la oscuridad?

Entonces —como la gripe, como una tormenta, como un barrote azotado contra la nuca— aparece el Guasón. Sin equipaje. Sin historial. Sin motivaciones codiciosas. Simplemente es un malvado demonio de la risa y del caos. Aparece en una reunión de la mafia y se ofrece a ser el exterminador de murciélagos de la ciudad. ¿Qué quiere a cambio? Nada. Todo. ¿Qué pide? La mitad del dinero de la mafia.

"Si eres bueno en algo", susurra el Guasón, "nunca debes hacerlo de gratis".

Así inicia la película más oscura y sombría del verano, una saga llena de explosiones que trata sobre el orden y la anarquía, sobre el bien y el mal, y sobre la línea que dibujamos entre ambos.

[Nota: Para explorar los detalles filosóficos y espirituales de este filme, las siguientes secciones contienen adelantos del argumento.]

Positive Elements

The Dark Knight es un filme complejo con una miríada de mensajes. Pero la pregunta más básica que se plantea es: ¿Hasta qué punto llega la gente buena para vencer el peor tipo de mal? ¿Deben convertirse en malos, al menos un poco, durante el proceso?

"¡Tú tienes reglas!" le dice un mafioso a Batman. "El Guasón —¡él no tiene reglas!"

Es una verdad con la que nuestros héroes se enfrentan desde el inicio de la película. Ninguno se escapa completamente. "O mueres siendo un héroe o vives los suficiente para convertirte en villano", dice Dent. Pero cuando se rehúsan a ceder es cuando la película despega.

Dent empieza siendo un caballero brillante —un rubio y valiente fiscal que pretende limpiar las calles de Gótica para siempre. Aunque hay insinuaciones de que él no es totalmente maravilloso (los policías lo llaman "Dos Caras"), él es sincero respecto a su lucha contra el crimen —una sinceridad que se gana la confianza del billonario Bruce Wayne. "Gótica necesita un héroe con rostro", dice Wayne. Uno podría decir que Dent y Batman son dos caras de la misma moneda. Dent, la cara de la incorruptibilidad y Batman, el héroe en capa negra. En cierto momento, Dent sacrifica su carrera y reputación para mantener a Batman en las calles —un favor que Batman devuelve.

El teniente Gordon, quien fuera el único policía honesto de Gótica, ahora tiene bastante compañía, pero todavía podría decirse que es el más honesto de los policías, dispuesto a sacrificar su propia vida por el bien de la ciudad y su familia.

Lucius Fox, el presidente de Empresas Wayne, continúa proveyendo a Batman con una gran cantidad de aparatos tecnológicos. Pero aunque está dispuesto a mantener la identidad de Batman en secreto, hay límites éticos los cuales no está dispuesto a cruzar —al menos no por mucho tiempo. Cuando el Caballero de la Noche crea un sonar gigante para infiltrar todos los teléfonos celulares de Gótica (una deliberada invasión a la privacidad), Fox le dice que si la máquina no se va, él se irá. "Espiar a 30 millones de personas no está en mi descripción laboral", dice él —aunque cede a utilizarla para una misión especializada.

El chico más heroico de todos (quién diría) es el mismo Batman, quien está dispuesto a sacrificar todo lo que es preciado para él por el bien de la ciudad. Él nunca mata, y mantiene su voto aún con el Guasón, quien ha hecho suficientes méritos para morir.

Los ciudadanos de Gótica también demuestran valor. Cuando el Guasón arregla una posible matanza entre ciudadanos comunes y unos convictos, ambos se las agencian para resistir los deseos egoístas y arriesgar todo para hacer lo correcto. La humanidad y su conciencia sobreviven aún cuando el mundo se quema —para desgracia del Guasón.

Spiritual Content

The Dark Knight está llena de temas pseudo-espirituales e inspiración filosófica (las cuales exploraré en mi conclusión), pero carece de referencias específicas sobre la fe.

Sexual Content

Bruce Wayne vive como un millonario consentido. Sus admiradoras llevan vestidos escotados, y visten bikinis cuando Wayne se lleva a todo el Ballet de Rusia en su yate privado. Vemos a una pareja acomodándose sus ropas cuando son sorprendidos luego de haber empezado un romance.

El Guasón acosa a Rachel —quien es, incidentalmente, una antigua enamorada de Bruce Wayne y la actual novia de Harvey Dent. El triángulo amoroso añade un poco de tensión sexual al filme, pero solo un poco.

Violent Content

Harvey Dent pierde la mitad de su bella cara. Lo que queda es un horrible residuo de huesos y cartílago: Su ojo izquierdo no tiene párpado y el lado izquierdo de su boca no tiene labio, lo cual deja expuestos sus dientes.

Esta es la parte más gráfica de la película. Aunque lo cierto es que The Dark Knight no es una película sangrienta. La carnicería se siente, pero no se ve.

¡Pero sí que se siente!

El Guasón es el villano más horrible que he visto en la pantalla —la encarnación del nihilismo, una manifestación de pura maldad. La cámara puede parpadear, nuestro ojo mental no lo hace. El Guasón nos obliga a imaginarnos cada cortada y herida. Él hace ver que Jigsaw de las películas violentas Saw se vea positivamente ético, y francamente, creo que resentí más a violencia en Knight que en Saw IV. ¿Por qué? La violencia aquí se siente más real, visceral… dolorosa.

Vemos como el Guasón penetra la cara de un hombre con un lápiz, como quema una pirámide de dinero con un consultor financiero apresado en la cúspide. Planta una bomba en el estómago de uno de sus apresados secuaces, haciéndola explotar para escapar de la cárcel. Alegremente hace explotar un hospital, envenena a un oficial de policía, dispara bazucas a una patrulla y balea a sus propios malhechores.

Sin embargo, olvídese de las grandes explosiones. El arma preferida del Guasón es el cuchillo: él lleva varios consigo, uno de los cuales inserta en la boca de sus víctimas mientras les cuenta historias (aparentemente todas son mentiras) sobre cómo obtuvo las heridas que le dan su particular "sonrisa", antes de cortarles la cara. Nunca lo vemos cortarlas, pero las historias —las brutales, hipnóticas historias— son suficientes. Más que suficientes.

Dicho eso, no voy a detallar cada escena de violencia que vemos en esta película no tan adecuada para ser calificada PG-13. Batman les da una paliza a docenas de tipos, pero antes de comenzar a leer esta crítica, usted ya sabía que esto sería así. Hay persecuciones automovilísticas, choques y explosiones en abundancia, pero usted ya sabía eso también.

Lo que quizás no sepa es que el Guasón mata a muchos tipos, y toda la muerte que lo rodea solo parece alegrar su actitud. Si las innumerables víctimas no aclaran cómo se puede sentir mientras ve la película ni como se sentirá cuando salga de la sala de cine; se lo pondré de esta manera: The Dark Knight no es Iron Man ni Hancock, ni siquiera Hellboy II. Esta es una película sobre un héroe de tira cómica. Pero no hay nada cómico al respecto.

Crude or Profane Language

Los personajes abusan del nombre de Jesús en tres oportunidades, y del nombre de Dios en media docena de ocasiones (una vez se dice junto a la palabra "d…ios"). También dicen otras profanidades, tales como "inf…o" y "c…o".

Drug and Alcohol Content

Los invitados a la fiesta de Bruce beben champaña. Alfred le ofrece a Harvey una bebida alcohólica, llamándola "coraje líquido". Un policía bebe un trago en un bar. Se consume whiskey.

Other Negative Elements

Por supuesto que The Dark Knight [El Caballero de la Noche] se refiere a Batman. Pero todos los chicos buenos de la película oscilan en las áreas grises de la vida, y ninguno (quizá uno) escapa de esta película con una factura limpia y ética.

Deliberadamente, Batman le quiebra las piernas a un informante para hacerlo hablar. Y azota al Guasón en una sala de interrogatorios —llegando al punto de bloquear la puerta con una silla para que la policía no interfiera. Gordon se niega a comunicarse con sus supervisores e incluso engaña a su propia familia. Fox desarrolla todas las armas avanzadas de Batman pero no las reporta a la contabilidad de la empresa, sorteando la transparencia financiera en cada ocasión. Incluso Dent, antes de volverse un malhechor, lanza una moneda para determinar el curso de acción. Resulta que es una moneda con la misma cara —un acto de duplicidad que presagia esta temporada de películas.

Ninguna de estas acciones es directamente mencionada por la película, pero sin embargo sus productores se esfuerzan en mostrar cómo estos problemas anti-éticos pueden ser justificados. Estos escenarios están designados para despertar preguntas en el público, sin darle las respuestas. En este Dark Night, el mal es absoluto. ¿El bien? No tanto.

Conclusion

The Dark Knight juega con acertijos éticos, la mayoría de los cuales parecen estar hechos para empujar a Batman, sus aliados y a toda Ciudad Gótica al borde del precipicio. "La locura, así como la gravedad", dice el Guasón, "solo necesita un pequeño empujón".

El Guasón tiene éxito al transformar a Dent en un despiadado villano cuya cara (literalmente) está divida en dos, y luego descansa mientras su nueva "mascota" lanza una moneda (ahora uno de los lados está quemado y deteriorado) para determinar quién muere y quién vive. "La única moral en un mundo amoral es la suerte", dice Dent.

Batman argumenta que el mundo no está gobernado por la suerte, sino por decisiones. Y cuando Dent muere, Batman toma la decisión más interesante de la película: Se culpa por las muertes que causó Dent. Injustamente, se convierte en un fugitivo odiado por las mismas personas que protege.

"Algunas veces la verdad no es lo suficientemente buena", dice Batman. "Algunas veces las personas merecen más. Algunas personas merecen que su fe sea recompensada".

La decisión, tal como el mismo Dent, nos muestra dos caras.

Por un lado, Batman crea una mentira —rápida y condescendientemente presume saber qué es lo mejor para los ciudadanos de Ciudad Gótica, y de igual forma asume que son muy frágiles o cortos de vista para aceptar la verdad. En una época en la que todos estamos rodeados de mentiras, engaños y encubrimientos gubernamentales, este tipo de mentira (aunque sea por una buena intención) se siente especialmente errónea y, en todo caso, siempre violenta uno de los mandamientos de Dios: No mentir.

Por el otro lado, Batman carga los pecados de Dent sobre sus propios hombros, dejando al fiscal, ante los ojos de Ciudad Gótica, puro, impecable y limpio. ¿Le suena familiar? Se puede leer, en algún grado, como un eco del sacrificio —inocente, pero aún así humillante— que Cristo hizo por nosotros.

Otra cosa más que analizar: Batman, en la mente de Bruce Wayne no es un héroe sino un ideal, un símbolo de algo más grande. En la película Batman Begins, él reflexiona que las personas son corruptibles, los ideales no. Así que razona que él podría impulsar a Dent de ser un hombre corruptible a ser un ideal incorruptible, un símbolo de algo más grande. "Cuidad Gótica necesita un héroe con un rostro", dice Wayne. Así que le da ese héroe a la ciudad, destruyendo voluntariamente su propia reputación en el proceso.

Sin lugar a dudas, The Dark Knight es fascinante y provocadora a la vez. Es un hecho que se convertirá en centro de crítica mientras reúne millones de dólares en taquilla. Pero su lado oscuro no puede ser ignorado. El periódico The Chicago Tribune comienza su crítica con esta advertencia: "Sensacional, grandiosamente siniestra y no apta para niños". El periódico The New York Daily News nos dice: "La calificación PG-13 parece débil ante este monstruo escabroso". Usted ve la publicidad en todas partes, desde cajas de cereales hasta barras de dulces, pero eso no hace que la violencia de Knight, que su aura de amenaza, sea más digerible. No solo los niños salen del cine temblando.

Cuando uno ve la nueva apariencia de Harvey Dent la primera vez, raramente se puede notar su aún lindo lado derecho. El lado izquierdo —quemado, sin párpado, horroroso— parece llenar la pantalla. Y lo mismo puede decirse de esta película. Sí, innegablemente está muy bien realizada. Pero es una creación violenta, y por ningún motivo tuvo que haber sido titulada en honor al chico bueno. The Dark Knight es el área de acción del Guasón, y él no está buscando obtener sonrisas.

Más Películas

 
MPAA Rating
pg13
Género
Drama, Ciencia Ficción/Fantasía, Acción/Aventura
Elenco
Christian Bale como Bruce Wayne/Batman; Heath Ledger como El Guasón; Aaron Eckhart como Harvey Dent; Michael Caine como Alfred; Maggie Gyllenhaal como Rachel Dawes; Gary Oldman como el teniente James Gordon; Morgan Freeman como Lucius Fox
Director
Christopher Nolan (The Prestige, Batman Begins, Insomnia)
Distribuidora
Warner Bros.
Críitico
Paul Asay (traducido por Elizabeth Aguilar y René Montiel)