Skip Navigation

Críticas de Video

U2 3D

Una de las mejores cosas en la vida, al menos para mí, es esa extraña sensación que se tiene cuando se anticipan los largos momentos justo antes de que la banda que a uno le encanta suba al escenario. El zumbido de los amperios. La gradual disminución de las luces. La expectación palpable pulsando a través de una arena abarrotada de fanáticos llenos de júbilo.

Simplemente, no existe nada mejor que eso.

O, al menos, no existía.

Con el debut de la tecnología tridimensional de U2 3D en este innovador y original concierto, la película invita a los fanáticos del estreno en Irlanda a experimentar un espectáculo en vivo con la intensidad, la claridad e intimidad que nunca antes había sido posible. Nueve pares de cámaras capturan a U2 como la banda que lidera enormes escenarios en varias ciudades de América Latina, incluyendo Buenos Aires, ciudad de México, Sao Paulo y Santiago. Cien horas de concierto de la gran trayectoria de las presentaciones de la banda fueron comprimidas en una versión de 85 minutos. Es un viaje virtual que, podría decirse, trasciende aún aquella experiencia que se vive cuando se está en primera fila. Me atrevería a decir que es aún mejor que estar en el verdadero concierto.

Desde la apertura de Bono con el coro de "¡Uno, dos, tres, catorce!" de la canción "Vertigo", hasta el cierre con las notas acústicas de "Yahweh" -14 canciones después- las cámaras se alejan, se acercan y muestran las presentaciones desde ángulos imposibles. Debido a los efectos estilizados de la tercera dimensión, cuando Bono se inclina hacia la audiencia, uno siente como si pudiera tocarle la mano. Las tomas desde la perspectiva de la multitud ofrecen una profundidad tan realista que muchas veces pensé que alguien iba a saltar hacia la fila de asientos que estaba frente a mí. Otras vistas proveen una notable sensación de estar ahí, muy similar a lo que se debe sentir cuando se está en un escenario ante 90.000 fanáticos que gritan y aplauden.

La directora Catherine Owens se refirió así sobre la experiencia: "No existe una comparación posible con una película tradicional sobre un concierto. En un minuto uno siente que está sobre el escenario con la banda, y al próximo uno está en la parte de atrás del estadio. La mejor manera en que puedo describirlo sería que es como estar en las alas de un pájaro que vuela sobre el estadio; de verdad que es algo único".

Ella no exagera.

Pero ya he dicho lo suficiente sobre las maravillas tecnológicas. ¿Qué sucede en el escenario? Mucho de la presentación es exactamente lo que usted esperaría si sabe algo de U2. Éxitos recientes como "Vertigo" y "Beautiful Day" rápidamente le dan paso al trabajo etéreo de guitarra de The Edge en los clásicos de Joshua Tree: "Where the Streets Have No Name" y "With or Without You." Mientras "Pride" y "One" se escuchan tan fluidamente como si provinieran del mismo CD.

Los asuntos más profundos de la mente y el corazón
Por casi tres décadas ya, U2 ha ideado canciones que mezclan tanto aspectos espirituales como políticos. U2 3D revela lo que sucede cuando esos dos temas coinciden.

Mientras Bono finaliza cantando "Love and Peace or Else", se coloca un pañuelo en la frente que tiene inscrita la palabra coexistir. La "C" está formada por una media luna que intenta representar el Islam. La "X" es la Estrella de David del judaísmo. Y la "T" toma la forma de la cruz del cristianismo. (Este eslogan también aparece en la pantalla gigante que está detrás del escenario.) El momento marca un decidido viraje hacia los asuntos políticos de la guerra y la paz, los cuales son representados con pasión en las tres canciones siguientes ("Sunday Bloody Sunday," "Bullet the Blue Sky" y "Miss Sarajevo").

Con imágenes de aviones de guerra en la pantalla y canciones que tratan sobre balas y religiosidad cargada de violencia sonando en los altavoces, Bono hace una petición por la paz entre los combatientes del mundo que se adhieren a las tres religiones simbolizadas en su frente. Más adelante, ese mensaje es enfatizado por la letra de "Miss Sarajevo": "¿Existe un momento para la primera comunión? / ¿Un momento para ir a la sinagoga? / ¿Hay un momento para volverse hacia la Meca? / ¿Existe un momento para ser una reina de belleza ante Dios?"

La forma en que uno interprete las imágenes y las palabras de Bono, afectará enormemente la manera en la que uno reaccione. Él está simplemente llamando a la paz mundial al pedirnos que sigamos el mandamiento de amar a nuestros enemigos y orar por aquellos que nos persiguen (Mateo 5:44). ¿O está yendo más allá al explorar la idea de que el Islam, el judaísmo y el cristianismo podrían ser tan similares que sus diferencias deberían ser ignoradas?

El repite: "Jesús, Judío, Mahoma, es cierto: todos son hijos de Abraham". Y, técnicamente hablando, lo que está diciendo es históricamente acertado. Estas tres religiones tienen su origen en Abraham. Pero no puedo evitar pensar que algunos fanáticos sentirán la necesidad de añadir lazos espirituales y teológicos a tal proposición. Bono nunca sugiere que todas estas tradiciones religiosas llevan a la verdad —un mensaje universal dañino. Pero el vínculo lírico de las religiones y el uso que hace del eslogan de la coexistencia (el cual no es exclusivo de los conciertos de U2, y en la mente de muchas personas representa la igualdad de la fe) pueden hacer que muchos lo escuchen de esa manera.

Nota: Cuando este segmento del concierto concluye, una voz femenina lee varios puntos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la cual condena la esclavitud, la injusticia, la degradación y aboga por el derecho que cada persona tiene a "la vida, la libertad y la seguridad".

Más banal (pero siempre en tercera dimensión)
Esta película está clasificada G, pero debo aclararle a los padres de niños pequeños, en particular, que aún así sigue siendo un espectáculo de rock. Nada de lo que Bono o alguno de sus compañeros hacen o visten podría ser interpretado como sugestivo o grosero. (El beso que le da Bono al bajista Adam Clayton es completamente fraternal.) Pero algunos de los miembros de la audiencia se han quitado sus camisas —lo que deja a hombres con el pecho descubierto y a mujeres vistiendo sostenes deportivos. Un segmento animado durante los créditos de cierre, incluye a una línea que dibuja la tierra que se convierte en un bebé y que termina en los brazos de su madre que lo amamanta.

Vi a U2 en el 2005. Y aunque nada se compara con el hecho de estar ahí, la naturaleza cercana y personal de esta película —sin mencionar su enorme tamaño cuando se ve en una pantalla IMAX— brinda una perspectiva que nunca podría tener desde un asiento cercano como el que yo tenía. Durante la presentación de U2 3D me sorprendí a mí mismo silbando y cantando (en silencio, muy en silencio), deseando que le subieran el volumen un poco más.

Así que desde la perspectiva de un fanático de U2, probablemente nada sea mejor que esto —especialmente si usted vive lejos de un gran estadio. Desde la perspectiva de un cristiano, los comentarios provocativos de Bono sobre coexistencia y la interrelación de diferentes tradiciones religiosas merecen una mayor discusión y atención —exactamente lo que U2 ha estado apuntando durante décadas.

Más Películas

 
MPAA Rating
g
Género
Musical, Documental
Elenco
Bono, The Edge, Adam Clayton, Larry Mullen Jr.
Director
Catherine Owens and Mark Pellington
Distribuidora
National Geographic Cinema Ventures
Críitico
Adam R. Holz (traducido por Elizabeth Aguilar)