Skip Navigation

Críticas de Cine

 
MPAA Rating
pg13
Género
Drama, Acción/Aventura, Ciencia Ficción/Fantasía
Elenco
Andy Serkis como César; Steve Zahn como Simio Malo; Woody Harrelson como el Coronel; Karin Konoval como Mourice; Notario de Terry como Rocket; Toby Kebbell como Koba, Amiah Miller como Nova
Director
Matt Reeves (Amanecer del Planeta de los Simios, Let Me In, Cloverfield)
Distribuidora
20th Century Fox
En Cines
July 14, 2017
Críitico
Paul Asay (translated by María C Chacón León)

War for the Planet of the Apes

Guerra por el Planeta de los Simios

La humanidad ha visto días mejores.

La mayoría de los nuestros se han ido ya, gracias a un virus mortal llamado la Gripe del Simio. Aquellos de nosotros que permanecemos ... bueno, digamos que estamos un poco estresados.

Esa misma gripe hecha por ingeniería química dio a otros primates-chimpancés, gorilas, orangutanes, un pequeño impulso en sus capacidades intelectuales. Ahora son los iguales intelectuales de la humanidad, capaces de montar caballos, disparar armas y crear civilizaciones propias. Algunos incluso pueden hablar.

Si bien es un buen desarrollo para los simios, es bastante molesto para los seres humanos. Y ellos no van a renunciar a su primacía planetaria sin una pelea.

A medida que la película se desarrolla, el cuartel de los simios, encabezado por el inteligente y locuaz chimpancé César, evita un ataque humano, repeliendo el armamento de alta tecnología de la humanidad con lanzas y estrategia superior. Cuatro soldados humanos son capturados, y César decide devolverlos vivos con un mensaje: "Dejadnos los bosques, y la matanza puede parar." Él le dice a uno de sus subordinados que también está enviando un segundo mensaje: Esos soldados vivos e ilesos son la prueba de que los simios no son animales.

El mensaje no es escuchado. Pronto, los soldados liderados por un hombre conocido sólo como el Coronel atacan de nuevo, emboscando el asentamiento cuando la mayoría de los simios están dormidos. Entre las víctimas están la propia esposa de César y su hijo mayor.

Así que los monos deciden empacar y huir. Antes de que el hijo de César fuera asesinado, le habló al grupo de una tierra más allá de un desierto masivo, tal vez incluso más allá del alcance de estos humanos entrometidos. Un lugar donde los monos pueden vivir en paz e incluso prosperar.

César dice que el no va: tiene otro trabajo que hacer: un trabajo más sangriento. Va a perseguir al hombre que mató a su familia y le hará pagar, tal vez exigiendo un pago inicial de otros seres humanos a los que se enfrenta, también.

Pero César no va solo. Un grupo de sus más cercanos confidentes se niega a dejar su lado: Rocket, el rival de César y ahora leal amigo; Luca, el enorme teniente de gorilas de César; Y Maurice, el asesor orangután de confianza de César.

Luego tropiezan con otro primate: esta pequeña, débil y rubia. No puede hablar por alguna razón desconocida, y la niña también es huérfana. (Su aparente guardián trató de matar a los monos, por lo que César lo mató en su lugar.) Claramente, ella no es el tipo de especie con la que César quiere confraternizar ahora. Ella reducirá la velocidad de su pequeño equipo guerrillero. Ella va a comer su comida y beber su agua. Además, y no hay manera de evitarlo, ella es humana. Y César terminó de tratar bien a la humanidad.

Pero Maurice dice que si la niña no viene, el se quedará con ella. "Ella morirá aquí sola", dice.

Así que ella se viene con ellos, un ser humano viajando junto a cuatro de los hombres monos más difíciles. ¿lo que la hace ... qué? ¿Una simio honoraria? ¿Una rehén con lavado cerebral?

¿Y cómo afectará ella la búsqueda de venganza de César?

Positive Elements

Todas las recientes películas de Planeta de Los Simios tienen la bastante hábil narrativa de la franquicia clásica: Nos hacen querer a sus héroes simios incluso cuando los monos están peleando contra miembros de nuestro propio género. Los cineastas dan a nuestros primates protagonistas un nivel de complejidad, profundidad y madurez emocional que no vemos en sus cohortes humanas.

La guerra no es diferente a este respecto. César es un líder de principios que hace todo lo posible por los simios que creen en él. Él se aflige profundamente por su familia y sus seguidores a menudo abusados. Y cuando se enoja, es sobre todo un tipo justo de ira, la rabia nacida de la crueldad y la injusticia. Cuando la colonia de monos de César es capturada, por ejemplo, presiona, no violenta- mente, para que sus captores humanos por lo menos les proporcionen comida y agua. Cuando se niegan, y cuando se levanta por un simio que es azotado, César es azotado y atado a una cruz en forma de X, dejado para que sufra y tal vez muera a merced de los elementos. Y cuando parece que sus captores lo matarán (debido a su obstinado compromiso de hacer que los humanos traten a los monos cautivos con decencia básica y se comporten, irónicamente, humanamente), el resto de los simios ofrecen sus vidas a cambio de la de el, aceptando seguir trabajando para los seres humanos, siempre y cuando César salga ileso.

La niña, que llega a llamarse Nova, aporta también un nivel de humanidad al pequeño grupo de simios. Uno por uno, ella gana sus afectos a través de su buena voluntad indescriptible. Ella consuela a un simio mientras muere, dándole una flor mientras las lágrimas se escurren por su cara. Ella arriesga su propia vida para dar comida y agua a los simios cautivos. Y como César viaja con ella, llega a una conclusión incómoda acerca de si mismo. El, al igual que su archi enemigo Koba, el que odia a los humanos, esta siendo consumido lentamente por su propio odio.

Spiritual Content

Después de la película, un amigo crítico se volvió hacia mí y me dijo: "Lo único que faltaba era ver a César derribando los Diez Mandamientos".

De hecho, la Guerra por el Planeta de los Simios ofrece un montón de asentimientos espirituales,  César sirviendo tanto como un Moisés- y como la figura de Cristo, de su sufrimiento en una "cruz" en forma de X para llevar a su pueblo a su propia tierra prometida .

Pero esas alusiones están bajo la superficie un poco. Las referencias más explícitas a la fe no son tan positivas. El coronel lidera una banda de soldados estadounidenses que a menudo llevan los símbolos griegos Alfa y Omega que están tatuados en una enorme bandera americana. Sus soldados cantan que son "el principio y el fin". El coronel lleva una cruz alrededor de un cuello, y una cruz se exhibe prominente en su cuartel general, también. Él llama a la colonia de César un "reino impío" y se refiere a su lucha contra los monos como una "guerra santa".

Sexual Content

Vemos muchos monos desnudos, pero nada crítico se expone (a menos que uno se vea perturbado por pequeños pechos de mono). Los simios expresan su afecto uno al otro presionando sus frentes, y César se refiere a su compañera caído como su "esposa".

Violent Content

El Coronel y su grupo son asesinos a sangre fría, y no sólo de monos, como veremos.

Esos primates sufren ciertamente su parte de la violencia de mano del Coronel. En la escaramuza inicial de la película, le disparan a los simios y mueren en explosiones antes de que la mayoría de los humanos sean lanzados y asesinados por ellos a su vez. (César contó más tarde que 63 de su tipo murieron en el ataque, vemos sus cadáveres esparcidos después de la batalla). Un seguimiento deja más muertos de las criaturas inteligentes, y César acuna sus miembros de la familia sin vida en sus brazos. Los simios suficientemente desgraciados como para ser capturados vivos por el Coronel son a veces "crucificados" en esas cruces en forma de X o azotados si cometen un error. Otros simios sirvientes, llamados "burros", son empujados y maltratados (¿manipulados por los gorilas?).

Pero los seres humanos a veces brutalmente matan a su propia especie, también. El Coronel cree que el virus ha mutado, robando a los seres humanos de su habla. Así que ejecuta a todos los que han perdido su capacidad de hablar, incluyendo a su propio hijo, y también matan a cualquiera que se atreva a protestar. César se encuentra con tres víctimas dejadas en la nieve, sangrientas heridas de bala manchando sus sudarios blancos. (Una víctima todavía vive, pero su boca y barba están ensangrentadas.)

Los monos machacan a los hombres hasta la muerte, y golpean a otros de su clase, también. Alguien que está a punto de matar a los amigos de César es asesinado. Un hombre es volado a través de lanzador de cohetes. Un gorila es asfixiado. Otro es fusilado en el templo. Una granada bien colocada provoca una serie de explosiones, matando a muchos. Helicópteros salen del cielo. Un hombre es baleado. Un mono es golpeado en el costado con una flecha.

[Advertencia de Spoiler] Una avalancha mata a cientos, quizás miles de seres humanos, quizás todo lo que queda de las fuerzas de combate de la humanidad.

Crude or Profane Language

Los simios sensibles de la película han descartado el mal hábito de decir malas palabras de los humanos. Pero los humanos restantes todavía escupen la profanidad ocasional: Los personajes dicen "demonio -" dos veces y hacen mal uso el nombre de Dios dos veces, una vez con la palabra "maldici-n". El nombre de Jesús es abusado una vez.

Drug and Alcohol Content

El coronel vierte algo de un frasco en una taza. En otra escena, lo vemos acostado en la cama, buscando lo que parece ser una botella de licor vacía.

Conclusion

La serie reiniciada del planeta de los monos continúa marchando inexorablemente hacia el pasado - Toda la historia comenzó en 1968 cuando Charlton Heston llegó a la escena del simio.

Los efectos especiales son mucho mejores en estos días, por supuesto: Francamente, la mayoría de los disfraces de Halloween son más convincentes que algunos de los de las entradas posteriores de la franquicia original de los Simios (piense la Conquista del Planeta de los Simios en 1972 y la Batalla por el Planeta de  Los Simios de 1973).

Pero en muchos aspectos, estas películas modernas de monos comparten una gran cantidad de ADN narrativo con sus predecesores clásicos: el pathos apocalíptico, un sentido humorístico astuto (vemos en las paredes una referencia al "Simiopocalipsis Ahora") y un deseo de lidiar con problemas más grandes.

Esta cinta, como sus precursoras, hace algunas preguntas bastante importantes: ¿Qué significa ser humano? ¿Es posible perder nuestra humanidad? Nosotros simpatizamos con los monos aquí porque se ven-en su ethos, si no en su apariencia-como nosotros. Son, en su mayor parte, los héroes de la película. El Coronel, mientras tanto, es el personaje más inhumano que encontramos.

Pero dada la yuxtaposición de la aparente religiosidad del Coronel y el llamado casi divino de César por liberar a su pueblo, pareciera que esta película tiene aún más en su mente. Es tentador ver la historia principalmente como una crítica de una cierta marca de cristianismo militante. Pero, ¿también uno podría preguntarse si los seres humanos están dilapidando nuestra herencia divina?

¿Nos cuestionamos si actuamos siempre como si fuéramos hechos a la imagen de Dios?

El contenido tal vez acorta la violencia un poco, pero ofrece un montón de momentos de calidez y auto-sacrificio también. Escuchamos mal lenguaje y mal comportamiento de cierto, pero es un poco menos de lo que la mayoría de los éxitos de ventas del verano que se ofrecen a los espectadores en estos días.

Esta es una película de guerra en verdad. Pero, en verdad, la guerra que representa no se combate con lanzas y cañones solos. También se trata de una guerra del corazón. Es decir, una guerra sobre cómo debemos vivir y tratar a los demás. Y muestra cómo todos nosotros podemos convertirnos en bestias cuando estamos retorcidos por el odio,  el miedo y la culpa.

Más Películas