Skip Navigation

Críticas de Cine

 
MPAA Rating
pg13
Género
Drama
Elenco
Judi Dench como la Reina Victoria; Ali Fazal como Abdul Karim; Tim Pigott-Smith como Sir Henry Ponsonby; Eddie Izzard como Bertie, Príncipe de Gales; Adeel Akhtar como Mohammed; Michael Gambon como Lord Salisbury; Paul Higgins como el Dr. Reid; Olivia Williams como Lady Churchill; Fenella Woolgar como la señorita Phipps; Julian Wadham como Alick Yorke; Robin Soans como Arthur Bigge; Ruth McCabe como la Sra. Tuck; Simon Callow como Puccini y Sukh Ojla como la Sra. Karim
Director
Stephen Frears
Distribuidora
Focus Features
En Cines
September 22, 2017
Críitico
Kristin Smith (translated by María C Chacón León)

Victoria and Abdul

La Reina Victoria y Abdul

En 1887, la reina Victoria de Gran Bretaña celebró sus 50 años en el trono, su año dorado de Jubileo. Ella quería que caras representativas de todo el imperio británico estuvieran presentes con ella para marcar el evento.

Mientras tanto, la ciudad india de Agra, hogar del famoso Taj Majal-se llena de ruidos con el comercio y la actividad. Y aunque la vida en la India no es fácil para muchos, las vidas de dos hombres están a punto de cambiar en formas como nunca pudieron haber soñado. Abdul Karim, un empleado de la cárcel local, y su amigo Mohammed Buksh, son seleccionados por el Imperio Británico para servir a la Reina Victoria ... en Inglaterra.

Al llegar a Gran Bretaña, Abdul y Mohammed encuentran una vida muy diferente a todo lo que han conocido. El cielo es más oscuro, el tiempo más frío, la forma de vestir es extraña y las costumbres de la vida cotidiana son un misterio. Y si esos cambios no son lo suficientemente duros, ahora están sirviendo a una monarca cuyo reinado derrocó a su propio gobierno hace unos 30 años.

El alto y animado Abdul prácticamente se llena de entusiasmo por esta nueva aventura. Pero Mohammed solo puede pensar en la vida que ha dejado atrás.

Un día personas importantes de toda Europa llegan al Castillo de Windsor para rendir homenaje a la Reina Victoria. Después de haber sido entrenados en todas las costumbres de servicio en la corte, Abdul y Mohammed reciben instrucciones de entrar en el comedor, dejar el regalo ceremonial de una rupia india y retirarse rápidamente. Pero la instrucción más importante que reciben es que nunca deben mirar a la reina. Pero mientras Abdul retrocede, rompe la regla más importante y levanta sus ojos, y se encuentra con los ojos con la Reina.

La Reina Victoria se olvida temporalmente del escandaloso incidente. Hasta que le preguntan si le gustan sus dos nuevos sirvientes indios. Después de pensarlo un poco, ella recuerda que le gustaba el alto  Abdul, diciendo que era "bastante guapo". Poco después, se le pide a Abdul que sea el siervo personal de la Reina, mientras que Muhammed sigue siendo un siervo común.

La reina Victoria -descontenta, solitaria y aburrida con su vida ritual- está cautivada por las historias que Abdul, que es musulmán, le cuenta de su mundo y su cultura. Pronto se convierte en profesor de la reina, o Munshi, y comienza a enseñarle sobre el Corán, los escritos del poeta musulmán Rumi y cómo escribir en hindi. La vida y la alegría comienzan a fluir a través de las venas de la Reina una vez más, de una forma que ella se da cuenta no ha "vivido" en años.

Pero no todo el mundo comparte su afecto por el nuevo Munshi. En este caso la familia de el, que ya se ha unido a él en Inglaterra. De hecho, la mayoría de los que están en la corte de la Reina están opuestos a que el "indio" proporcione cualquier tipo de consejo o amistad a la monarca. Y a medida que crece su amistad, también crecen los niveles de celos, antipatía y tensión racial en la casa real.

Miembros influyentes del gobierno de la Reina creen que Abdul debe irse. Trazan medidas extremas para hacerlo así, torciendo las palabras de Abdul y causando una división entre Victoria y su sirviente.

Pero al final, nada -ni siquiera un incidente inventado para fomentar la desconfianza- puede romper el vínculo que Victoria y Abdul comparten.

Positive Elements

De principio a fin, Abdul es el inquebrantable epítome de la lealtad en su servicio a la reina Victoria. Su devoción a ella es constante, no interrumpida por el deseo de regresar a casa o por los muchos desafíos que enfrenta como sirviente extranjero. Cuando la Reina experimenta un raro momento de debilidad, la anima diciendo: "Estamos aquí para los demás". De hecho, servir a los demás es el propósito de la vida de Abdul. Movido por esa vocación, Abdul sirve a la reina fielmente de una manera que ayuda a transformarla de una mujer letárgica, solitaria y descontenta a una persona animada y esperanzada.

Abdul enfatiza los valores de la unidad y el amor mientras enseña a la Reina que "la vida es como una alfombra", diciendo que todos estamos cosidos dentro y fuera de la vida de los otros. Él describe que somos más fuertes unidos que separados. Y la película sugiere que cuando dejamos de lado todos nuestros prejuicios, nos convertimos en una hermosa alfombra india: intrincada, brillante y bella.

Abdul ayuda a la reina Victoria, que desea una "vida simple y rudimentaria", a ver que no somos "todos prisioneros" y que podemos optar por crear una prisión para nosotros mismos o elegir ser liberados abrazando la vida que vivimos. Para darle las gracias a Abdul por su amistad y consejo, la reina le da un medallón que contiene su fotografía, algo que el atesora por el resto de su vida.

Como Abdul sigue residiendo en la casa real, su familia es traída de la India por la Reina, quien exige que sea tratado como un igual. Se asegura de que se sienta como en casa, colgando los retratos de lo que más ama y llevándolo a excursiones reales y familiares.

Las tensiones en la casa real van aumentando gradualmente. La reina le dice a los tres hombres que tratan de deshacerse de Abdul-Sir Henry; su hijo Bertie; y el doctor Reid- que repitan la frase: "Seré cortés con el Munshi".

Más tarde, casi todos los que trabajan para la reina amenazan con dejar su servicio debido a la "estancia indeseada" de Abdul y rumores sobre la posibilidad de que la reina lo haga un caballero. Pero en una dramática confrontación, la reina llama a su personal delante de su presencia, les dice que pueden irse si quieren, pero que Abdul no va a ninguna parte. De hecho, dice, el será agregado a la Orden Real de Victoria. A lo largo de la película, Victoria lucha contra los prejuicios y las nociones racistas que muchos (si no la mayoría) de los miembros de su personal poseen.

La devoción de Abdul a su reina es tan grande que cuando ella le pide que regrese a la India para vivir el resto de sus días, el le dice que nunca dejará su lado. Victoria responde: "Eres un tonto, pero te adoro".

En otra parte, Mohammed defiende el honor de Abdul mientras lo interroga Sir Henry y Bertie. Mohammed sólo hablará positivamente de Abdul, y los hombres se van frustrados.

Spiritual Content

Abdul, nacido en una familia musulmana, ofrece enseñar a la reina Victoria sobre el Corán. Él le dice que lo ha memorizado, una hazaña que no es infrecuente en la India. En el lecho de muerte de la Reina, Abdul la consuela diciendo: "Nosotros pertenecemos a Alá, y a él volveremos". Esas palabras parecen consolarla en ese momento. Mohammed, también musulmán, considera bárbaros a los británicos porque "comen sangre de cerdo".

La reina, por su parte, se refiere al cielo como "el salón de banquetes de la eternidad". Un crucifijo es visible mientras se encuentra en su lecho de muerte. Alguien exclama: "¿Qué demonios?"

Sexual Content

A la Reina le preocupa que Abdul y su esposa no hayan concebido todavía niños. Así que le ordena al doctor Reid que haga un chequeo a la señora Karim "para asegurarse de que todo está funcionando". Pero la mujer de Abdul está cubierta de la cabeza a los pies en una burka (un traje musulmán tradicional usado por mujeres), y Abdul le dice al doctor Reid que no le permitirá examinarla. El médico examina a Abdul y descubre que tiene gonorrea, hallazgos que informa a la Reina.

Pinturas en la residencia de la Reina (vistos al fondo) puede incluir desnudez.

Violent Content

Uno de los hombres a quien la Reina ordenó tratar a Abdul cortésmente lo empuja contra una pared y le pone sus manos en la garganta. La esposa y la suegra de Abdul también son retiradas con fuerza de su propia casa por Bertie, quien entra sin permiso (y ve a la señora Karim sin su burka, otra violación cultural). Abdul es arrojado al suelo también.

Mohammed, que lucha mucho con el clima frío de Gran Bretaña, finalmente muere y es enterrado por Abdul.

Crude or Profane Language

Tres palabras mierd-. El nombre de Dios se toma en vano tres veces, y el nombre de Jesús es mal utilizado una vez. Las palabras "demonio--," una palabra obscena en hindi y "maldic-ón" se usan dos o tres veces cada una. Vemos "cul-" en inglés deletreado en un subtítulo traducido. Oímos un par de usos de la vulgaridad británica "bloody" también. Hay dos referencias extremadamente toscas a la anatomía masculina, tanto en un contexto degradante como amenazador.

Drug and Alcohol Content

Dignatarios, incluida la Reina, consumen champán, vino y otras bebidas alcohólicas. Bertie está borracho cuando lo vemos por primera vez. Un personaje recibe píldoras para la ansiedad.

Conclusion

De alguna manera, La Reina Victoria y Abdul parece como un cuento de hadas de la vida real. Pero en esta historia, la frase vivieron felices para siempre resulta más evasivo para Abdul, quien (junto con su familia) es finalmente obligado a regresar a la India. Sus leales años de servicio son esencialmente borrados de la historia cuando el hijo de la reina, Bertie, ordena que se queme la correspondencia entre Victoria y Abdul.

De hecho, no fue hasta 2010 que los historiadores descubrieron algunos diarios personales privados que sobrevivieron, y la improbable amistad de Victoria y Abdul fue sacada a la luz. (Su relación fue narrada en el libro de Shrabani Basu 2011 Victoria & Abdul: La Verdadera Historia de la más Cercana Confidente de la Reina, de la cual esta cinta toma sus detalles narrativos.)

Este bio cinta representa el lado común, corriente y humano de lo que probablemente fue la vida para la reina Victoria- las dificultades que soportó y el camino solitario que caminó durante su reinado de 63 años en el trono de Inglaterra. La historia también descubre los prejuicios y la tensión racista en Gran Bretaña en ese tiempo, mientras resalta la belleza y la importancia de amar a aquellos que tienen un fondo étnico o cultural diferente.

Victoria y Abdul ilustran cómo amar a otros y defender sus derechos cuando no tienen voz propia. Y aunque escuchamos algún lenguaje cuestionable aquí, los mensajes de la película acerca de alentar, apoyar y devolverle la vida de nuevo a alguien todavía se ven bien claro.

Más Películas