Skip Navigation

Críticas de Cine

 
MPAA Rating
pg13
Género
Drama, Comedia, Acción/Aventura, Guerra
Elenco
George Clooney como Frank Stokes; Matt Damon como James Granger; Bill Murray como Richard Campbell; Cate Blanchett como Claire Simone; John Goodman como Walter Garfield; Jean Dujardin como Jean Claude Clermont; Hugh Bonneville como Donald Jeffries; Bob Balaban como Preston Savitz; Dimitri Leonidas como Sam Epstein.
Director
George Clooney (Secretos de Estado; Jugando Sucio; Buenas noches, y Buena Suerte)
Distribuidora
20th Century Fox
Críitico
Reviewer: Paul Asay (Traducido por Guiselle Jiménez)

The Monuments Men

Operación Monument

Adolfo Hitler fue un prototipo de súper-villano.

Por generaciones su nombre ha sido sinónimo de maldad. Si él hubiera poseído el Anillo Único (el del "Señor de los Anillos"), lo habría usado. Si él pudiera haber tallado su nombre en la luna, él la habría arruinado. No necesitó ser atraído al Lado Oscuro; en cuanto alcanzó las páginas de la historia, él ya estaba allí. Y algunos de sus complots nefastos parecen haber sido sacados directamente de las páginas del manual megalómano de Lex Luthor.

Por ejemplo el robar el arte más grandioso del mundo occidental. Absolutamente todo.

Una de las ventajas de la conquista europea: al irrumpir las tropas de Hitler a través del continente, vaciaron museos, catedrales y casas particulares, barriendo con los 'da Vincis' y los 'Vermeer' a su paso. Cada nueva incursión significó una nueva pintura para el comedor de Hermann Göring, una nueva escultura para el estudio de Heinrich Himmler. Lo mejor de lo mejor habría sido eventualmente dirigido al propio y grandioso Museo de Hitler, el Führer, donde cualquiera podría verlo — definiendo el concepto de cualquiera, naturalmente, como vehementes Nazis.

Pero el crimen no paga, ni siquiera cuando es perpetrado por el apático más infame de la historia. Para 1944, Hitler y su eje del mal estaban en retirada y Alemania fue atrapada como por un par de pinzas a presión — la gigantesca Unión Soviética acercándose por el Oriente, mientras los Estados Unidos y Gran Bretaña lo hacían por el oeste.

Y mientras los soldados aliados avanzaban, un grupo de eruditos y autoridades de arte iban con ellos, buscando, recuperando y, si fuese posible, devolviendo las obras de arte a sus legítimos dueños. No fue fácil: en esta búsqueda de un tesoro enterrado literal, los Nazis dejaron pocos mapas donde una "X" marcaba el lugar. Tampoco era seguro. Algunos de estos cazadores de arte — apodados "Los Hombres Monumento" — acabarían dando sus vidas por la causa.

En los últimos días de la II Guerra Mundial, la unidad para encontrar estas obras creció cada vez con más urgencia porque Hitler declaró que si él no podía poseer el arte, nadie más podría. Emitió una directiva popularmente llamada la Orden Nerón, que decretó a los soldados destruir todo lo de valor que se encontraran durante su retirada. Los Hombres Monumento estaban repentinamente en una carrera contra el tiempo para salvar los tesoros más grandes del mundo occidental… antes de que los secuaces pirómanos de Hitler pudieran quemarlos.

Positive Elements

El objetivo de los Hombres Monumento, según lo indicado por el líder Frank Stokes en la película es simple: "Proteger lo que queda y encontrar lo que falta". Y así los siete artistas e historiadores que se dan a esta ardua tarea en pantalla (en la vida real había casi 350 Hombres Monumento) tratan de hacer precisamente eso. Ellos consideran que su deber no sólo es el de rescatar unas cuantas pinturas polvorientas, sino proteger los cimientos de la civilización occidental. Para ellos esto es precisamente lo que hace que valga la pena el soportar las dificultades y los riesgos que enfrentan. Vienen de diferentes países (Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos e incluso Alemania), y ninguno de ellos es soldado. Pero aun así, se convierten en una banda de hermanos de una manera, no sólo protegiendo el arte, sino además protegiéndose uno al otro a través de las tribulaciones de la guerra.

Tampoco estos Hombres Monumento son los únicos arriesgando su pellejo por amor al arte. Claire Simone, una mujer francesa se sumó a la causa "ayudando" a los odiados Nazis, pasando la mayor parte de su tiempo con ellos enumerando secretamente dónde llevaban estas piezas preciosas. Este acto de agresión fue más que suficiente para meterla en serios problemas (y se sugiere que su trabajo terminó matando a su hermano). Pero persevera y demuestra ser una adepta valiosa para los Aliados.

Para el británico Donald Jeffries, la búsqueda es más personal. Sabemos muy poco sobre su historia — sólo que gran parte de sus promesas se perdieron en el fondo de una botella de licor. Tanto él como Stokes entienden que esto es una oportunidad para él de redimirse. Y, de hecho, deja el vicio del alcohol y sirve muy bien a la causa. Cuando los soldados se niegan a acompañarlo en la ciudad de Brujas, en Bélgica, para salvaguardar la escultura de Miguel Ángel de la Virgen y el Niño, él va solo.

Spiritual Content

Gran parte de la obra de arte aquí en juego es en realidad cristiana—siendo la fe el tema principal de la pintura y escultura durante cientos de años. Podemos ver decenas de obras con temática religiosa, y la película se centra específicamente en dos de ellas: el retablo de Gante, una elaborada obra del siglo XV que ayudó a forjar el camino del Renacimiento y la mencionada Madonna de Brujas. Tanto Jeffries y Stokes se quitan sus sombreros en la presencia de este último. Los sacerdotes le preguntan a Jeffries si es católico. "Esta noche lo soy", dice, ayudándoles a bloquear la puerta. Vemos a los aldeanos trabajar para salvar la Última Cena de Leonardo da Vinci de la destrucción.

Entonces, la actitud hacia estas obras religiosas es una de respeto, pero no necesariamente una de reverencia espiritual. Los hombres comprenden muy ampliamente su importancia para la cultura, pero no los vemos movidos por la fe. Sin embargo, la amplitud de la imaginería religiosa aquí nos recuerda cuán importante ha sido el Cristianismo en nuestra historia y el arte. Los personajes pasan tiempo en las iglesias, y vemos sacerdotes haciendo todo lo posible para proteger el arte con el cual ha sido confiados además de ayudar a quienes sufren o están enfermos. (De hecho, una obra de arte es robada mediante una treta que provoca que los sacerdotes abran sus puertas a un hombre supuestamente lesionado).

Sexual Content

Se habla sobre los hombres casados que engañan a sus esposas, y luego vemos un ejemplo de uno que no lo hace. Algunas de las obras que vemos representan desnudos, incluyendo paneles del retablo de Gante. Vislumbramos una mujer desnuda pintada en el lado de un avión.

Violent Content

Mueren dos Hombres Monumento. Uno recibe un disparo en una catedral. (Lo vemos como se desploma contra una pared mientras una mancha oscura se esparce por su uniforme.) Otro es derribado durante un fuego cruzado. (Se desangra hasta la muerte durante la noche). Otros están gravemente heridos. Ese mismo fuego cruzado atrapa a otro hombre que se pasa el resto de la historia caminando con un bastón. También otro pisa una mina terrestre. Pasa horas completamente inmóvil mientras sus amigos intentan averiguar cómo salvarlo (o al menos si es posible). A un hombre le arrancan uno de sus dientes con un mazo.

Stokes y un camarada llamado a Epstein llevan a un hombre herido a una habitación llena de ellos, con un improvisado torniquete en la pierna. Un médico examina al hombre (levantando una prenda manchada de sangre de su pecho). Cuando Epstein le pregunta si el tipo estará bien, el doctor dice que sí, pero pide un sacerdote y morfina antes de continuar.

Hay alusiones a la "Solución Final" de Hitler. Escuchamos que el abuelo de Epstein fue enviado al campo de exterminio de Dachau. Los hombres encuentran un barril lleno de dientes de oro. Después de la guerra, Stokes se enfrenta a un oficial de las SS, quien le dice a Stokes que debe agradecerle por lo que hizo en los campos de concentración.

Crude or Profane Language

Los personajes utilizan la palabra "s" en inglés por lo menos siete veces. También la utilizan pronunciada en francés (que sería la palabra "m" allá) otras cuatro o cinco veces. La gente dice "m" y "h". El nombre de Dios es ofendido una docena o más veces (más a menudo en conjunto con "m"). El nombre de Jesús se profana de cinco a seis veces.

Drug and Alcohol Content

A menudo la gente bebe alcohol, y hacen bromas acerca de ser un borracho. Como se mencionó, Jeffries tiene serios problemas con el alcohol. Él dice estar sobrio, pero cuando se le pregunta hace cuánto tiempo, responde, "desde las 9 de esta mañana." También fuma. Como lleva su físico sobre el límite, tanto él como el doctor se encienden un cigarrillo (con el doctor tosiendo una locura). Debido al periodo, los cigarrillos se utilizan a menudo como una manera informal para romper el hielo. Por ejemplo, dos estadounidenses comparten un cigarrillo nervioso con un alemán armado y Stokes ofrece un cigarrillo a un hombre que intenta interrogar.

Other Negative Elements

Un tipo se descarga en el bosque. (Lo vemos desde la parte trasera). Dos mujeres escupen en una copa de champán de la cual estará tomando un oficial Nazi. Escuchamos el epíteto "alemán".

Conclusion

Los Hombres Monumento, según esta película dirigida por George Clooney, tenían una encrucijada. ¿Qué pasaría si rescatar un Botticelli significa que una madre en Bristol o un amor en Carolina Del Sur podrían perder la luz de su vida? La guerra es destructiva. Eso lo sabemos. Los Hombres Monumento también lo sabían. Y una y otra vez les preguntan, ¿vale la pena? ¿Vale una vida para salvar a una pintura?

Una matemática implacable y precisa como tal. Y quizás injusta. Pocos de nosotros voluntariamente sacrificaría la vida de un ser querido por una obra de arte, no importa cuán preciosa sea.

¿Pero vale la pena salvar ese Arte Precioso?

Un par de años atrás cuando un incendio ardía en mi casa, mi familia empacó lo que consideraba más valioso para nosotros y huyó, dejando al resto en las manos de Dios. Y ¿qué tomamos? Lo que la mayoría de ustedes que llevaría, por supuesto: fotos. Recuerdos de nuestra cena de Acción de Gracias juntos y los viajes a Disneylandia. Niños soplando las velas o caminando a través de una etapa. Abuelos que se han ido. Momentos conservados. Nuestros recuerdos. Nuestra historia compartida. Un registro de lo que es más valioso.

El arte es así y tal vez más aún. En la alquimia extraña de expresión y creación, le infunde más que un momento en el tiempo o una escena idealizada. De alguna manera transmite el amor y el odio, lo que valoramos y encerramos. Lo que nos interesa. Por lo que lucharíamos. Por lo que moriríamos.

Los Hombres Monumento se sacrificarían por este arte — este registro de esperanzas y sueños de nuestra cultura, nuestras ambiciones más elevadas y momentos más oscuros. No creen que estén rescatando un lienzo salpicado de color, una reliquia de épocas pasadas. Ellos están preservando el quiénes somos. Y, como tal, están dispuestos a arriesgar sus vidas.

Según la película, los verdaderos Hombres Monumento habrían salvado más de 5 millones de pinturas, esculturas, campanas de iglesias, Torás y otros tesoros. No podemos saber cuánto está aún perdido, por supuesto, pero podemos estar agradecidos por lo que se salvó.

Es un mensaje que viene valientemente a través de esta película bien elaborada, a pesar de algunas imperfecciones de contenido ocasionales (lenguaje profano por ejemplo), que son sólo rasguños minúsculos en grandes lozas, si así se piensa.

¿Es arte? Tal vez el tiempo lo dirá. En un siglo o dos, si algunos eruditos intrépidos intentan salvar el último DVD de Los Hombres Monumento del súper-villano más nuevo del mundo, tendremos nuestra respuesta.

Más Películas