Skip Navigation

Críticas de Cine

 
MPAA Rating
r
Género
Comedia
Elenco
James Franco como Tommy Wiseau; Dave Franco como Greg Sestero; Alison Brie como Amber; Ari Graynor como Juliette Danielle; Josh Hutcherson como Philip Haldiman; Jacki Weaver como Carolyn Minnott
Director
James Franco
En Cines
December 1, 2017
Críitico
Paul Asay (translated by María C Chacón León)

The Disaster Artist

Se nos alienta a seguir nuestros sueños. Nos dicen que si trabajamos lo suficiente y soñamos lo suficiente y nunca, nunca perdemos la esperanza, podemos hacer cualquier cosa. Podemos hacer que esos sueños se hagan realidad.

¿Pero qué pasa si tu sueño es muy malo?

Tommy Wiseau tiene un sueño: convertirse en una gran estrella de cine. Toma clases de actuación en San Francisco y hace dramas de Tennessee Williams de una sola palabra, retorciéndose en el suelo y trepando por el escenario mientras grita "¡Stellllaaaaaa!" Él es un actor dotado. Brillante, realmente. Él sabe esto. Puede que el resto de la humanidad no, pero es solo cuestión de tiempo antes de que el mundo se entere.

Ya comienza.

Greg Sestero, un tímido actor que mira desde la audiencia mientras Tommy se contorsiona en el escenario como un mono aullador meticuloso, ve algo especial en el larguirucho actor de pelo largo. Él ve valor. Intrepidez. Compromiso total con el oficio. Claro, tal vez ese compromiso viene con una saludable dosis de excentricidad, pero Greg sabe que eso es mejor que estar aterrorizado en el escenario. Entonces, con cautela, se acerca a Tommy y le pregunta si alguna vez podrían hacer una escena juntos.

Entonces hacen una escena -- en un restaurante abarrotado, gritando líneas de diálogo a todo pulmón.

Pronto están viendo juntos películas viejas de James Dean, luego manejando 300 millas hasta donde Dean murió, y luego decidieron mudarse a Los Ángeles juntos donde podrían hacerse ricos y famosos. Ellos juran solemnemente que se motivarán entre sí y nunca se detendrán hasta que gobiernen Hollywood como dictadores benévolos.

"Tienes que ser el mejor", exhorta Tommy. "Tienes que ser el mejor, ¡puedes serlo! ¡Y nunca te rindas!"

Por suerte y un poco misteriosamente, Tommy se adueña de un departamento en Los Ángeles, lo que hace que ese movimiento inicial sea mucho más fácil. Pero la escena de actuación de L.A. es un hueso duro de roer. Greg consigue un agente pero no puede obtener una actuación. Tommy, a pesar de su brillantez teatral y su rostro de Adonis, ni siquiera puede llegar tan lejos. Incluso Hollywood, al parecer, no puede apreciar a un genio cuando lo ve. Cuando Tommy ofrece una actuación improvisada para un gran productor de Hollywood en un restaurante de lujo, el productor no parece para nada impresionado. Él le dice a Tommy que el estrellato no le llegará ni en "un millón de años".

"¿Pero y después?" Tommy pregunta con esperanza.

Por desgracia, si Tommy y Greg van a convertirse en estrellas, tendrán que hacerlo por su cuenta.

Sí, Tommy tiene un sueño: ese sueño es una película llamada The Room. Se trata de un tipo llamado Johnny, su mejor amigo Mark y su "caliente" novia, Lisa. También un niño vecino que tiene una confrontación con un traficante de drogas. Y la madre de Lisa, que menciona sin dilación que está muriendo de cáncer de mama, pero luego nunca vuelve a mencionarlo. Se trata de amor, amistad y traición y fútbol. Ah, y Johnny puede ser un vampiro. ¿No lo mencionamos?

Tommy escribirá, producirá, dirigirá y protagonizará The Room. Comprará todo el equipo y financiará la producción de su cuenta aparentemente sin fondos. La anunciará a través de vallas publicitarias alquiladas, pegando su rostro a través del lienzo. Y le entregará el segundo papel protagonista a su mejor amigo, Greg.

Sí, pronto el mundo verá el genio de Tommy exactamente como es.

Exactamente.

Positive Elements

Entertainment Weekly una vez llamó a The Room -una película real hecha por el verdadero Tommy Wiseau- el "Ciudadano Kane de malas películas". Si uno caracterizaría esta película como el "bebé" de Tommy, sería similar al tipo de niño que podríamos ver en La Profecía.

Pero a pesar de todas las horribles deficiencias de The Room, tienes que darle a Tommy crédito por el valor que muestra al hacerla. Él puede mentir sobre su edad. Él puede ser muy cauteloso acerca de dónde vino su fortuna. Sin dudas, su pasión no tiene nada que ver con algo que se asemeje a una autorreflexión sobria o al sentido común. Pero aún así, creo que algunos de los más cautelosos entre nosotros (incluido yo) podrían, como Greg, obtener un poco de inspiración del exuberante deseo y la confianza en sí mismo de Tommy.

Tommy aparece como un tornado egoísta, pero uno se identifica mas con Greg. Está agradecido con su extraño amigo por facilitar el traslado a Los Ángeles. Él quiere ayudar a Tommy a perseguir su visión, a pesar de que entiende que esa visión es bastante extraña y profundamente defectuosa. Durante la mayor parte de la película, vemos a Greg tratar de equilibrar su deseo de ayudar a Tommy con su propio juicio.

A medida que la producción de The Room se alarga y Tommy se vuelve cada vez más exigente y acosador, Greg hace lo que puede para proteger al elenco del tratamiento a veces cruel de Tommy. Pero incluso entonces, él todavía está del lado de Tommy, y el actor en conflicto sacrifica mucho en el camino para ayudar a Tommy a perseguir su sueño.

Spiritual Content

Como se mencionó, Tommy juega con la idea de hacer del personaje principal de The Room, Johnny, un vampiro.

Sexual Content

The Room contiene una escena explícita que muestra repetidamente el trasero desnudo de Tommy mientras finge hacer el amor con su interés amoroso cinematográfico, cuyos hombros desnudos son lo único visible. (Antes de que comience el rodaje, también vemos a Tommy desnudo desde el frente, con solo un brazalete cubriendo sus genitales). El equipo se pregunta por qué los movimientos de Tommy parecen apuntar más al ombligo de la mujer que a su entrepierna.

Más tarde, la escena resultante se reproduce durante una proyección de The Room: Otra vez, el trasero desnudo de Tommy está completamente expuesto, y la mayoría de la audiencia reacciona con abyecto horror y disgusto.

El interés ficticio amoroso de Tommy en The Room se describe repetidamente como "sexy" y "caliente". Hay una escena en la cinta donde Johnny, Lisa y su vecino adolescente se divierten juguetonamente y luchan en una cama, con el chico diciendo que le gustaría quedarse y ver lo que espera que suceda después. Ellos lo espantan antes de (presumiblemente) tener sexo. Durante la película terminada, vemos esta escena repetida, junto con algunos otros destellos de Johnny y Lisa en la cama (con algo crítico oscurecido). En la película ficticia, se supone que Mark (el personaje de Greg) y Lisa tienen una aventura, de lo que nos enteramos. También vemos escenas en las que ella lo trata de seducir.

Tommy bromea sobre compartir una cama con Greg. (Él dice que fue solo una broma.) Cuando Greg comienza a salir con una joven llamada Amber, Tommy está celoso de ella y de su influencia sobre Greg. Y cuando Greg y Amber anuncian que se mudarán juntos, Tommy se excusa para ir a patear varios puestos de periódicos y gritar (lejos de la audiencia de Greg y Amber) sobre lo traicionado que se siente.

Greg y Amber pasan tiempo en una piscina en trajes de baño. Tommy a veces anda sin camisa, admirando su propio físico. Cuando está a punto de filmar una escena, la mujer a cargo del vestuario sugiere que pierda uno de sus cinturones, preferiblemente el que cuelga debajo de su entrepierna. Él se niega, diciendo que el cinturón hace que su trasero se vea "sexy". Escuchamos una referencia en The Room para alguien que tenía "una docena de hombres".

Violent Content

Cuando Tommy patea los puestos de periódicos, se lastima el pie. Tommy y Greg entran en una pelea y terminan luchando en un parque.

The Room concluye con el suicidio de Johnny. Angustiado por las trampas de Lisa, se pone una pistola en la boca y aprieta el gatillo. Durante el rodaje, en realidad se "dispara" a sí mismo dos veces, por alguna razón, con el primer disparo seguido de una gran convulsión, después del cual decide pegarse un tiro nuevamente. (En realidad, nada pasa con el arma en ninguna ocasión, excepto tal vez solo un "clic" audible). Durante una proyección de la película, el suicidio de Johnny va precedido de gritos de la audiencia para que "lo haga". Vemos el cuerpo sin vida de Johnny sobre una almohada empapada de sangre.

En otra parte de The Room, un traficante de drogas amenaza y golpea a un niño. Alguien se cae mientras juega al fútbol con un esmoquin. Lisa acusa a Johnny de golpearla, y escuchamos otras conversaciones que hacen mención de asalto físico.

Crude or Profane Language

Alrededor de 65 palabras f en inglés, 17 palabras mierd- y varias otras vulgaridades incluyendo "cul-," "put-," "demoni-s" y "panoch-". Hay un uso de un término de lenguaje fuerte para el sexo oral. El nombre de Dios es mal usado unas 15 veces. El nombre de Jesús es abusado dos veces.

Drug and Alcohol Content

Los personajes beben cerveza y champán. Una escena tiene lugar en un bar. Tommy fuma cigarrillos, al igual que el agente de Greg. The Room incluye un personaje que es traficante de drogas.

Conclusion

Tommy tuvo un sueño. Resulta que fue un sueño terrible.

The Room se ha convertido en una de las piezas más famosas de anti-arte en la historia cinematográfica, además de un fracaso. El verdadero Tommy Wiseau supuestamente gastó alrededor de $ 6 millones de su propio dinero misterioso para hacer la cinta: Según una diapositiva de cierre, ganó $ 1,800 durante su carrera teatral inicial, a pesar de que Wiseau pagó para mantenerla en los cines durante varias semanas con la esperanza de calificar para los Oscar.

Pero a la vida le encantan sus pequeñas ironías: al mantenerse fiel a su retorcido ethos cinemático y al crear un desastre absoluto de película, Wiseau se ha convertido en un ícono accidental. Su película ha encontrado una nueva vida en las proyecciones de películas de medianoche y en DVD, y desde entonces ha obtenido ganancias. Como dice el actor cómico Adam Scott en el período previo a la película, más personas están viendo y hablando sobre The Room, los recientes ganadores del Oscar a la Mejor Película.

Tommy Wiseau quería ser una estrella. Y así es, incluso si tuviera que aceptar sus propias fallas cinemáticas (o explicarlas, alegando que tenía la intención de hacer una comedia todo el tiempo). Y su experiencia ofrece una lección, ya sea una extraña esperanza o una advertencia, de que a veces incluso cuando nuestros sueños se hacen realidad, no se ven del todo como esperábamos.

The Disaster Artist está lejos del desastre que fue The Room, al menos asintéticamente. Esta película, dirigida y protagonizada por James Franco, tiene sus momentos. Y, teniendo en cuenta las otras películas que presentan a los amigos en pantalla Franco y Seth Rogen (que interpreta el gestor de guiones de The Room), es quizás un poco menos cargado de contenido de lo que cabría esperar.

Pero esa advertencia es un poco como decir que Tommy es relativamente normal en comparación con, digamos, Jeffrey Dahmer. Es cierto, pero eso no lo hace normal. El contenido explícito convierte a The Disaster Artist en una mala película sobre una mala película. Y en este caso, dos errores no hacen un bien.

Más Películas