Skip Navigation

Críticas de Cine

 
MPAA Rating
r
Género
Drama, Horror
Elenco
John Gallagher Jr. como Mike Milch; Tony Goldwyn como Barry Norris; Adria Arjona como Leandra; John C. McGinley como Wendell Dukes ; Melonie Díaz como Dany Wilkins; Owain Yeoman como Terry Winter; Sean Gunn como Marty; Brent Sexton como Vince Agostino
Director
Greg McLean (Wolf Creek)
En Cines
March 17, 2017
Críitico
Paul Asay (translated by María C Chacón León)

The Belko Experiment

El Experimento Belko

Industrias Belko está a punto de sufrir una reducción grave. Y aunque la reducción de personal nunca es fácil, los recortes de Belko serán especialmente dolorosos.

Nadie en Belko, al menos ninguno de los que se presentaron para el trabajo ese día sospechaba que el hacha caería tan fuertemente. Por supuesto, la seguridad estaba más estricta al entrar. Pero eso es de esperar cuando la oficina de uno está inexplicablemente ubicada en las afueras de Bogotá, Colombia. No es necesariamente la región más hospitalaria para la mayoría de trabajadores estadounidenses, y hacer frente a las amenazas de seguridad es parte del costo de hacer negocios.

Belko obviamente se prepara para lo peor. El edificio en sí es una fortaleza con sus verdaderas ventanas equipadas con persianas metálicas de la mejor tecnología, sus gruesos muros de hormigón armados con el mismo metal. Si el apocalipsis zombi derrocara al resto de la civilización, las oficinas de Belko podrían mantenerse operando por algún tiempo. No es un lugar fácil de ingresar. (O de salir ). Y con el fin de mantener a sus empleados seguros del secuestro colombiano ocasional,

Belko ha instalado cuidadosamente dispositivos de seguimiento en los cuellos de sus empleados. "[Con] esa cosa, se puede localizar a quien sea en cualquier lugar, o en cualquier momento," el representante de Recursos Humanos le dice a un nuevo empleado. Así que nadie se preocupó demasiado cuando una voz por el intercomunicador de la empresa anunció que con el fin de seguir trabajando, se necesitarían matar a dos de sus compañeros de trabajo en los próximos 30 minutos. Una mala broma, obviamente. Y- Cuando la voz les dijo que de no cumplir se tendrían que atener a graves consecuencias, los empleados simplemente redoblaron sus esfuerzos para detener al bromista y llamaron a la policía.

Y allí fue cuando las cabezas empezaron a explotar.

Positive Elements

Los dispositivos de seguimiento sirven también como pequeñas mini-bombas, y los empleados de Belko son conejillos de indias involuntarios en un gran experimento mortal.

Es obvio que nadie quiere tomar parte en este juego horrible (aunque algunos participan con demasiado entusiasmo) pero otros se niegan a jugar en absoluto.

Mike Milch sirve como el héroe pacifista por un tiempo, argumentando en contra de probabilidades de que uno simplemente no puede andar por ahí matando gente, sin importar lo que diga la voz en el intercomunicador . "No tenemos derecho de quitar la vida humana!" Insiste, y no está solo.

Por desgracia, este tipo de la moralidad no se sostiene muy bien en Belko hoy.

Spiritual Content

Barry Norris, el Jefe de Operaciones de Belko, toma un una postura más "pragmática" que Mike. Él entiende la autoridad, y él cree que no tiene más remedio que obedecer. Y- Cuando él y otros encuentran un escondite de armas, Barry le dice a sus colaboradores, "El debe de haberlas puesto aquí."

¿Y quién es "él?"

"Nuestro nuevo dios", dice Barry.

Cuando la voz suena por primera vez en el intercomunicador, alguien bromea, "¡Hey, es Jesús!" Vemos a una mujer con un pañuelo en la cabeza, lo que sugiere que es musulmana. Una muñeca de mazorca de maíz se ve como un amuleto de buena suerte. Alguien le recuerda a Mike que él cree que "la vida es sagrada."

Sexual Content

Mike está teniendo un romance con la joven ejecutiva Leandra. Antes de que comience el experimento, vemos a los dos en su oficina: Mike cierra las persianas de la habitación y comienza a besarla y abrazarla antes de que Barry entre. Se besan en otras escenas, también. Leandra le dice a Mike que a ella le gustaría llevar las cosas más lento: ya estuvo casada una vez, y quiere asegurarse de que ellos son el uno para el otro antes de hacer algo estúpido.

Pero Leandra atrae el interés de otros sectores también. El ejecutivo Wendell Dukes mira con lascivia a Leandra a través de ventanas de la oficina. Cuando los dos tienen una conversación privada, Wendell sugiere que ella se siente atraída por él, también. No es cierto, pero ella no detiene a Wendell de hacer avances más incómodos hacia ella.

Hay una referencia sobre los hábitos sexuales de un compañero de trabajo muerto. Alguien habla de los fluidos para hacer un bebé. La habitante de cubículo que tiene una granja de hormigas discute en broma la vida amorosa de una de sus hormigas; un amigo le dice en broma que después de unas cuantas citas malas, ella misma podría empezar a salir con los insectos.

Antes de que comience el experimento, Barry pasa cerca de una compañera de trabajo. Su expresión facial sugiere que la encuentra deseable; la mueca de los ojos de ella nos dice, en términos inciertos, que ella no está interesada en él en lo absoluto. Una vez que el juego comienza y Barry encuentra un arma, sin embargo, la compañera de trabajo viene a él. "Yo sé lo que quieres", dice ella, abriendo su blusa. Vemos el sujetador debajo. Barry se acerca a ella, y ...

Violent Content

... le quiebra el cuello, murmurando bajo su aliento que necesitaba salvar la bala. La cabeza se tuerce grotescamente hacia atrás antes de que la mujer se desplome en el suelo.

Y eso es sólo el principio. Alrededor de 90 personas mueren durante El Experimento Belko. Casi una muerte por cada minuto de tiempo de la película, a menudo de maneras muy sangrientas, muy dolorosas. La mayoría de las víctimas de Belko se dan con bastante rapidez por la explosión que el rastreador hace en las cabezas. Estas explosiones van siempre acompañadas por aspersión de sangre: El público ve sangre, materia cerebral y, a veces trozos de cráneo. Barry hurga en el cráneo de una de las víctimas, levantando lonjas de piel y pinchando materia adentro, para determinar que la persona fue de hecho matada desde dentro de su propia cabeza.

Mike trata de eliminar su propio rastreador con un cortador de cajas, dicho sea de paso, cortando en la parte posterior de su cuello y tanteando alrededor de la herida sangrante buscando el dispositivo, sin éxito. La voz le dice que activará el rastreador a menos que Mike deje de tratar de sacarlo. Alguien le cose la herida.

Esos momentos son obviamente horripilantes. Pero es aún más horrible cuando los empleados de Belko comienzan a matarse entre ellos.

Algunos son esencialmente ejecutados: de rodillas, con las manos detrás de sus cabezas, son despachados con una sola bala, lo que resulta en un chorro de sangre. Otros son asesinadas de forma más sangrienta. Un hombre golpea a otro en el cráneo con una llave, dejando un gran corte y una abolladura grotesca. Alguien es apuñalado en el intestino y se desangra. Luego el asesino se mete en unos trozos afilados de metal y muere, sangre saliendo de su boca.

Un empleado da un hachazo a otro de la cabeza (vemos varios golpes). Un ascensor aplasta a un hombre. Varios trabajadores de Belko golpean a un hombre hasta matarlo. Un aspirante a asesino desarrolla una afinidad por los cócteles molotov, y mata al menos una persona con sus dispositivos incendiarios. Varias víctimas son asesinadas mientras corren. A otras se les dispara cuando no están corriendo, a veces con una vertiginosa serie de balas. A alguien le golpean con un extintor de incendios. Las personas sufren lesiones por explosivos. Un hombre es asesinado a golpes con un dispensador de cinta.

Los guardias apostados fuera no son de ayuda. Uno le dispara a un trabajador en la mano. Cuerpos ensangrentados son arrastrados lejos, dejando tras de sí rastros color carmesí. Las paredes están cubiertas de sangre y carne. Una de las escenas ofrece los cráneos en el momento en que estallan justo fuera de la vista de la cámara (vemos aerosoles de sangre, pero no las cabezas mismas). Esto parece diseñado para ser horriblemente cómico.

Crude or Profane Language

Cerca de 65 veces la palabra F en inglés, con otros 10 veces la palabra mierd- arrojada a la mezcla. El nombre de Dios es mal utilizado unas 15 veces, por lo menos seis con la palabra "mald - n". El nombre de Jesús se abusa cinco veces. También oímos "cul-", "put-", "diablo- ", "demonio-", y la profanidad británica "bloddy", junto con algunos términos del argot para partes del cuerpo femenino y masculino- y una frase muy vulgar para el sexo oral.

Drug and Alcohol Content

Al menos un empleado de Belko, Marty, se escapa a fumar marihuana. Lo vemos solo en el baño, de pie en el inodoro y soplando el humo en el tubo de purificación de la ventilación. Más tarde, se le une otro empleado en el techo para fumar. Cuando otro compañero de trabajo advierte a Marty que Belko hace tests de marihuana, el afirma no estar preocupado: la que está fumando es bastante débil. Cuando comienza el experimento, Marty se asusta (presumiblemente a causa de su estado bajo el efecto). Él comienza a vaciar todos los enfriadores de agua de Belko, declarando que la empresa puso algo en el agua para que todos se volvieran locos.

Conclusion

El Experimento Belko no tiene relevancia social, ofreciendo un débil comentario sangriento sobre el figurativo ambiente de trabajo de perro-come-perro de hoy. Los altos ejecutivos de Belko parecen ser los primeros en tomar las armas de fuego. Y cuando deciden que no tienen más remedio que eliminar algunos de sus empleados, la escena adquiere el ambiente inquietante de una realmente terrible ronda de despidos: los empleados mayores de 60 son los primeros en irse, seguido de ... bueno, quienquiera que no parezca prescindible para el Director de Operaciones. Y también se sugiere que somos sólo un gran experimento para salvar nuestros propios pellejos.

Pero ¿a quién estamos engañando? Esta película se preocupa mucho más por la cantidad de sangre que se derrame en 90 minutos que por dar alguna lección. El contenido que vemos prácticamente define la palabra innecesario. La película-al igual que la mayoría de los pobres empleados de Belko -es absolutamente, dolorosamente innecesaria.

El verdadero experimento de Belko puede estar con los espectadores: ¿Cuánta muerte sin sentido podemos soportar? ¿Cuánta sangre derramada debemos resistir?

Más Películas