Skip Navigation

Críticas de Cine

 
MPAA Rating
pg13
Género
Drama, Acción/Aventura, Ciencia Ficción/Fantasía, Guerra
Elenco
Daisy Ridley como Rey; Mark Hamill como Luke Skywalker; Adam Driver como Kylo Ren; Carrie Fisher como Leia Organa; Oscar Isaac como Poe Dameron; John Boyega como Finn; Kelly Marie Tran como Rose Tico; Laura Dern como vicealmirante Amilyn Holdo; Domhnall Gleeson como General Hux; Andy Serkis como Líder Supremo Snoke
Director
Rian Johnson (Looper)
Distribuidora
Disney
En Cines
December 15, 2017
Críitico
Paul Asay (translated by María C Chacón León)

Star Wars: The Last Jedi

Star Wars: Los Últimos Jedi

Hace mucho tiempo, Luke Skywalker fue una vez la brillante y nueva esperanza de la galaxia.

"Quiero aprender los caminos de la Fuerza y ​​convertirme en un Jedi como mi padre", le dijo a Obi-Wan Kenobi entonces en Tatooine.

En ese tiempo era joven, lleno de energía y optimismo que le fue muy útil. Se convirtió en ese Jedi y, en luego, en un salvador galáctico. Él explotó una Estrella de la Muerte. Ayudó a derrocar literalmente al Emperador, y al hacerlo trajo a su propio y retorcido padre al lado de la Luz, el lado correcto de la Fuerza.

Pero ninguna victoria es definitiva. No en este universo temporal, de todos modos. La Primera Orden ha recogido los fragmentos del antiguo Imperio y los ha unido para formar un sucesor deformado, y sus líderes están igualmente cicatrizados.  Parece que alguien llevó una cuchilla a la cara del líder supremo, Snoke, pues su rostro está horriblemente desfigurado reflejando la fealdad de su propia alma. Su joven acólito, Kylo Ren, tiene una nueva cicatriz propia, obtenida a manos de la sucesora espiritual de Luke, Rey. Kylo no es Vader. Aún no. Pero a su manera, es más aterrador. Él se enfurece como un incendio forestal, quemando todo a su paso.

Una vez más, el bien de la galaxia es dado a una banda de rebeldes, la Resistencia, empujada al borde de la extinción por la implacable marcha de Snoke y el furioso temperamento de Kylo. Una vez más, algunos aspirantes a héroes se paran en la brecha, con la esperanza de devolver la galaxia a un camino más brillante de posibilidades: Poe, el testarudo piloto X-Wing; Finn, el soldado imperial que se hizo bueno; Rey, la chatarrera que encuentra que la Fuerza es fuerte para ella. Tan fuerte que la asusta.

Pero esta nueva rebelión es lamentablemente pequeña, cada vez más pequeña en cada batalla. Ellos necesitan ayuda.

Ellos, junto con la general Leia Organa, vuelven a mirar a Luke Skywalker, ahora un recluso galáctico. Rey aterriza cerca de su hogar en la isla para implorar a la leyenda galáctica que se una nuevamente a ellos, para reclamar su derecho de nacimiento como su futuro y único héroe. Ayúdanos, Luke, dicen en muchas palabras. Tú eres nuestra única esperanza.

Pero Luke, alguna vez idealista e impetuoso, vacila. Él, al igual que Snoke, que Kylo, ​​como su padre antes que él, ha sufrido sus propias heridas. Él también tiene cicatrices. Él ha visto el Lado Oscuro de la Fuerza ... incluso en la Luz.

"Es hora de que los Jedi terminen", dice.

La "nueva esperanza" de la galaxia ha envejecido y ha perdido la suya. Queda por verse si alguien puede reavivarlo.

Positive Elements

Los Últimos Jedi nos ofrece un montón de mensajes fuertes, incluso si esos mensajes parecen, a veces, ser un poco inconsistentes entre sí.

Por ejemplo: la mayoría de las personas con las que nos encontramos en el "lado bueno" de este conflicto están intrínsecamente listas para sacrificarse por su valiosa causa, y algunas de hecho pagan el precio máximo. Pero cuando un personaje se prepara para hacer lo mismo, atacar una situación que significará una muerte segura, otro personaje entra para evitar ese sacrificio, diciéndole que de eso se trata este conflicto: "Salvar lo que amamos".

Nuestros héroes se enfocan en las necesidades de los oprimidos y abusados ​​(deshaciendo el funcionamiento de un elegante casino mientras juegan). Se mantienen fieles a sus valores, incluso cuando algunos personajes más pragmáticos pesan conscientemente las probabilidades. Intentan hacer lo correcto, incluso cuando a veces tienen ideas muy diferentes sobre lo que es correcto. Nos recuerdan que incluso las acciones más heroicas no siempre son las mejores, que a menudo es una estrategia sobria la que es exitosa. Nos dicen algo bastante importante para todas nuestras vidas: el fracaso a veces es nuestro mejor maestro.

Y aunque la posibilidad de la redención se extiende incluso al peor de los malvados, también hay una lección: somos el producto de las decisiones que tomamos, y en última instancia son nuestra responsabilidad. No es que alguien le haya fallado a nuestros malhechores, sino que ellos mismos se han fallado.

Spiritual Content

Hemos llegado a nuestra disección de la Fuerza: el marco espiritual en el que se construye cada película de La Guerra de la Galaxias.

Hemos hablado del concepto anteriormente, por supuesto, pero un repaso: la Fuerza es, en el universo de La Guerra de la Galaxias, una energía que une a toda la creación. Es una fuerza mística (ejem) que une y anima casi todo. La Fuerza también se basa en el concepto de dualismo (que también defienden el taoísmo y otras religiones orientales), que el universo se encuentra en un estado de equilibrio perpetuo entre "Luz" y "Oscuridad". De hecho, una pequeña piscina en la isla de Luke, construida aparentemente por antiguos Jedi, tiene un patrón un poco reminiscente del símbolo yin-yang  del Taoísmo.

La Fuerza toma quizás un papel aún más prominente en Los Últimos Jedi de lo que hemos visto en un tiempo: Luke se refiere a ella explícitamente como una "religión", y vemos a algunos antiguos textos "sagrados" asociados con el sistema de creencias. Luke explica minuciosamente el funcionamiento de la Fuerza a Rey, al igual que Yoda lo hizo con el hace mucho tiempo. Las personas usan la Fuerza para comunicarse a través de largas distancias, levantar rocas y sumergirse en curiosos estados soñolientos en la búsqueda de respuestas. Pero como se señala en la introducción, Luke se ha desilusionado con esta religión suya: acusa a su propia orden Jedi de ser culpable de orgullo e hipocresía; parece poco dispuesto a aprovechar la Fuerza mucho en estos días. Y en verdad, él no es el único que parece listo para desechar el dogma galáctico que ha enmarcado a la Fuerza por tanto tiempo. Para cambiar las cosas momentáneamente a un contexto más cristiano, parece que algunos están listos para desechar sus odres viejos para obtener vino nuevo. "Decir que cuándo muere el Jedi, la Luz muere es vanidad", dice Luke.

Sexual Content

Maz Kanata (la gran propietaria de ojos grandes de un abrevadero remoto de El Despertar de la Fuerza) detalla las hazañas de un hombre en particular. Finn dice que parece que el tipo puede hacer todo. "Oh, sí que puede", dice Maz en un tono de conocimiento, sugiriendo que los dos una vez tuvieron algún tipo de relación romántica.

Cuando Rey ve a un hombre sin camisa, ella se pone nerviosa momentáneamente y le pregunta si podría ponerse una camiseta o algo así. Escuchamos una broma sobre alguien que está "desnudo", aunque ese personaje, de hecho, está casi completamente cubierto. Aparentemente, un alienígena en un casino parece lucir varios pechos, aumentados por su vestido escotado.

Violent Content

Lo mejor es no enredarse con la gente en esta galaxia desgarrada por la guerra. Cada película de La Guerra de las Galaxias ha insinuado la muerte de miles, si no miles de millones, con todas las naves, estaciones espaciales y planetas destruidos en el mismo. Los Últimos Jedi no es la excepción.

La mayoría de las muertes son, por supuesto, invisibles y, por lo tanto, sin sangre. Las naves espaciales masivas se despedazan y / o explotan, pero nuestras atenciones están obviamente clavadas en los efectos especiales, no en el horrible número potencial de cuerpos. En otros momentos, sin embargo, la historia empareja caras con víctimas: varias personas pilotean naves a su perdición. (Y a veces los vemos en sus últimos momentos antes de la muerte, antes de que una explosión realmente los envuelva). Otros mueren a través de batallas o luchas con sables láser. Una nave espacial más pequeña, de un solo hombre, es atacada a balazos, atravesada por un cañón en las paredes planetarias o explotada de otra manera. Ninguna de estas muertes es particularmente inesperada, dado el contexto de la película, pero aún está allí.

Hay algunos otros elementos notables a tener en cuenta. Una persona es cortada en dos: vemos el cuerpo sin vida de dos partes en el suelo. Varias criaturas parecidas a caballos tienen heridas por su maltrato. Los vemos a ellos y a sus manipuladores amenazados y golpeados con látigos eléctricos. Un casino y algunas calles cercanas de la ciudad son seriamente dañadas por los animales salvajes. La gente es arrastrada por explosiones. Un pez masivo es atrapado (fuera de la cámara) para comerse.

Vemos rocas caer sobre alguien. Un trozo de roca se corta en otro lugar. Alguien se sorprende con un dispositivo similar a choque eléctrico. Un personaje es torturado por alguien con la Fuerza.

Crude or Profane Language

Dos usos de "maldición" y "demonios", y uno de "b - tardo" y la blasfemia británica "bloody". Además, cuando R2-D2 hace un poco de alboroto, Luke le advierte al droide que "cuide su lenguaje".

Drug and Alcohol Content

El licor fluye libremente en un lujoso casino, donde las personas beben lo que parece ser champán y otras bebidas supuestamente alcohólicas.

Conclusion

Vamos a ver los hechos: la mayoría de nosotros le damos a las películas de Star Wars una larga correa, suspendiendo nuestra incredulidad por años luz, si es necesario. Incluso en los días oscuros de las precuelas muy denigradas, los críticos se quejaban de las líneas torpes y los personajes poco convincentes, pero nunca pestañearon con el hecho de que una nave, sin importar cuán gravemente dañada, nunca, jamás, perdería su campo de gravedad. Estas películas tienen éxito o fracasan sobre la base de dos elementos: el espectáculo y el corazón.

No debe sorprendernos que no todo en Los Últimos Jedi se mantiene unido. (A diferencia, por ejemplo, del Halcón Milenario). La película tiene tantas partes móviles que, a veces, puede perder el equilibrio. Y, naturalmente, tiene los mismos problemas de contenido que tienen casi todas las películas de la serie: su espiritualidad fangosa; sus problemas de lenguaje raros, pero que aún existen; su gran cantidad de muertes.

Pero para los fanáticos de la franquicia, esta película da en el blanco donde más importa.

Los Últimos Jedi está lleno de todos los espectáculos de efectos especiales que han formado parte de esta franquicia desde el principio: imágenes y momentos deslumbrantes incluso para los estándares modernos de efectos especiales por computadora. Pero, lo que es más importante, Los Últimos Jedi tiene alma.

Se siente ligera y divertida a veces, que es parte de esa alma. Pero tiene un golpe emocional del tamaño de una bantha cuando es necesario. Cuando era un niño y entré en una pequeña sala de cine para ver Star Wars por primera vez en 1977, no sabía muy bien en qué me estaba metiendo. Para aquellos criados en este mundo moderno de la magia del cine, es difícil describir cómo fue La Guerra de las Galaxias original, pero salí cambiado por la experiencia. Nunca había visto algo tan emocionante, tan inspirador en mi vida. (recuerden, tenía 7 años).

Soy mayor ahora. Tal vez más sabio. Ciertamente más cínico. Tal vez un poco como Luke Skywalker. Reviso las películas para ganarme la vida. Estas pueden ser buenas o malas. Pueden ser arte, incluso. Pero ¿magia? Rara vez siento eso.

Pero hubo momentos aquí-donde pude sentir que volvía a tener 7 años: el rugido del Halcón Milenario corriendo a través de otro laberinto. Una emocionante pelea de sables. La belleza simple de una puesta de sol en un planeta muy, muy lejano.

Los Últimos Jedi no es perfecto, moralmente, espiritualmente o estéticamente. Pero creo que es la mejor película de La Guerra de las Galaxias desde el trío original, superando ampliamente a las anteriores y mejorando a sus cintas más recientes, también. Este capítulo de la saga redescubre algo que, si se me permite decir, le da una nueva esperanza a un viejo crítico.

Más Películas