Skip Navigation

Críticas de Cine

 
MPAA Rating
pg13
Género
Drama
Elenco
Denzel Washington como Roman J. Israel; Colin Farrell como George Pierce; Carmen Ejogo como Maya; Nazneen Contractor como Melina Nassour; Joseph David-Jones como Marcus Jones
Director
Dan Gilroy
Distribuidora
Sony Pictures
En Cines
November 22, 2017
Críitico
l Asay (translated by María C Chacón León)

Roman J. Israel, Esq.

El no es Tom Cruise.

El abogado Roman J. Israel no es un defensor legal heroico como usted ve en las películas de Hollywood. Encorvado y desarreglado, él camina con un torpe paso de oso. Él es instantáneamente reconocible no por su aspecto cinematográfico y su aspecto pulcro, sino por su abrigo deportivo mal ajustado y sus auriculares antiguos. Vive solo, desperdiciando las horas escuchando jazz clásico, comiendo sándwiches de mantequilla de maní y llamando a las oficinas de control de ruido de Los Ángeles. Es incómodo incluso antes de que abra la boca. Y cuando finalmente lo hace sus colaboradores más cercanos desearían que la cerrara nuevamente. Con rapidez.

"Hablar en público suele ser algo que me aliento a evitar", admite.

Él no es Tom Cruise, no Gregory Peck, no Denzel Washington. Pero él es un buen abogado. Y durante décadas ha trabajado en asociación con el conocido abogado de derechos civiles William Henry Jackson, preparando casos para que Jackson pueda presentarse ante los jurados. A Roman no le importa. A el nunca le ha importado. Para él, todo siempre ha sido el trabajo, y qué trabajo tan glorioso y valioso es, ayudar a los pobres y oprimidos a luchar contra un sistema a menudo contra ellos. Su ethos se forjó en la década de 1960 y su conocimiento técnico se detuvo en algún lugar en la década de 1990, pero su sed de justicia es atemporal.

Pero luego, de repente, William sufre un ataque catastrófico y queda en estado vegetativo. Su hija echa un vistazo a los libros contables y ve que la compañía ha estado funcionando con un déficit durante años. Ella tendrá que cerrar el lugar. Y quiere que George Pierce, un abogado famoso, tan hábil como ellos, desde el pelo hasta sus trajes y su encantadora actitud, cierre los casos restantes. Parece que Roman está sin trabajo.

Excepto que.

George evalúa a Roman y ve en segundos lo que otros pueden no ver: Roman posee una mente legal de primera clase. George lo quiere en su equipo.

¿Roman? ¿junto a un tipo como George? Roman no quiere saber nada de un abogado que se preocupa más por sus horas cobrables que por las personas a las que representa. Roman tiene principios. Ética. Él no rueda de esa manera.

Pero unos días más tarde, las facturas comienzan a llegar. A pesar de llamar a todos en los contactos de William, no puede encontrar un trabajo. Está desesperado. Dispuesto, quizás, a hacer solo este pequeño asunto sin ética.

Solo uno.

Positive Elements

Nuestro abogado titular, como ya habrás sospechado, no camina por un buen camino a lo largo de la película. Pero inicialmente, Roman se ve a sí mismo como un cruzado de los derechos civiles, un hombre que, a su manera, ha marcado la diferencia para las personas en toda la ciudad de Los Ángeles. (Su propio nombre insinúa sus tendencias caballerescas; el "Esq.", o “Don” en español, explica pacientemente, es una marca de distinción, para un escudero clasificado apenas un poco más bajo que un caballero).

La gente podría no saber quién es, pero Roman sabe que muchas de las victorias de la corte de William podrían atribuirse al trabajo infatigable de Roman. Es un idealista de la vieja escuela, no está dispuesto a hacer cosas malas y, al parecer, no puede ser agradable con los demás. Y aunque esas características se cortan en ambos sentidos, obviamente, uno no puede dudar de su pasión por las causas que considera valiosas, o de su perseverancia en su búsqueda.

Un ejemplo: Tarde una noche, Roman y Maya, jefe de una organización local de derechos civiles, se encuentran con el cuerpo de un hombre que creen que está muerto. La policía aparece en la escena poco después y pide (nada irrazonable) que Roman y Maya no toquen el cadáver. Roman hace caso omiso de la orden y desliza una de sus cartas en el bolsillo del hombre. ¿Por qué? Roman sabe lo que le sucede a los cadáveres no identificados y no reclamados en la morgue: son incinerados sin pensarlo dos veces. Al dejar su información de contacto en el cuerpo, Roman trata de asegurarse de que este hombre sin nombre sea tratado con una medida de dignidad, y agrega que está dispuesto a pagar por el funeral del extraño. "No voy a permitir que sea absorbido [por el sistema]", dice.

El razonamiento de Roman no detiene a la policía, pero impresiona a Maya. Ella lo ve como una fuente de inspiración muy necesaria: un hombre decidido a luchar por lo que es correcto, sin importar el costo o las presiones sociales. Ella persigue su propio trabajo ingrato con mayor energía: "Me siento bendecida de creer en algo", le dice. "La forma en que lo haces". Y cuando Roman pierde su camino éticamente, su creencia en él lo ayuda a regresar.

George Pierce, también, comienza a ver a Roman como algo más que simplemente un cerebro legal inteligente: Roman se convierte en la conciencia de facto de la empresa de George y, tal vez, del propio George. El abogado abre la puerta a hacer más trabajo pro bono, y exige que los otros abogados de la empresa sigan el ejemplo de Roman y conozcan y cuiden de sus clientes. Incluso eventualmente toma la capa del cruzado de los derechos civiles.

Spiritual Content

Se habla de cómo William, aunque está en estado vegetativo, "nunca nos abandonará". William eventualmente muere y es enterrado en una ceremonia presidida por un pastor cristiano. El pastor describe la visión de William de la moralidad global al decir que "el arco del universo es largo, pero se inclina hacia la justicia". George recuerda una de sus citas favoritas de William Henry Jackson: "Creo debido a mis creencias".

En un esfuerzo por reconciliar algunas de sus acciones recientes, Roman presenta una demanda ficticia contra sí mismo, frente a la "Corte Suprema de la Ley Universal Absoluta". Maya le dice a Roman: "Siento que tenía que conocerte".

Creo que también hay un componente espiritual en el nombre del abogado.

"Roman Israel " nos recuerda a Palestina bajo ocupación romana, una nación de verdaderos creyentes rodeados por un poderoso imperio pagano. Podría argumentar que el abogado que conocemos por primera vez es un verdadero creyente, que defiende valores que la cultura circundante no comprende ni respeta.

Pero la parte romana de su nombre representa la atracción y eventual capitulación de esa cultura, una devolución casi literal al cliché: "Cuando estés en Roma, haz lo que hacen los romanos". Él, como todos nosotros, es atraído por dos fuerzas: los mejores ángeles de nuestra naturaleza (como lo expresó Lincoln) y nuestros deseos más bajos y más bestiales que a veces nos ponen en desacuerdo con nuestros valores.

[Advertencia del Spoiler] El "J." en el nombre obviamente también es intrigante, aunque la hipótesis para esto es un poco más de alcance. Si bien nunca aprendemos lo que representa, en contexto, no me sorprendería si parte de su uso tuviera la intención de guiñar el nombre de Jesús. De hecho, Roman se somete a una especie de historia de redención secular: cae en desgracia, pero en medio de una crisis que finalmente implica un sacrificio, encuentra su camino hacia una metafórica tierra prometida.

Sexual Content

Roman besa a Maya ligeramente en los labios. Cuando habla con una clase de veinteañeros interesados ​​en leyes activistas, se pregunta en voz alta por qué algunas mujeres se ponen de pie mientras los hombres se sientan. Las mujeres de pie llaman a Roman sexista.

Violent Content

Un hombre se acerca a Roman en una oscura acera, pidiendo dinero. Cuando Roman intenta darle pases a la misión local, el hombre lo ataca, golpeando a Roman y empujándolo contra una valla. Las gafas de Roman se rompen en el ataque.

Uno de los clientes de Roman está en la cárcel por su papel (menor) en la muerte de un empleado de la tienda. El cliente es asesinado más tarde en la cárcel. Otro de sus clientes amenaza la vida de Roman.

Alguien es asesinado a tiros. Como se mencionó, Roman y Maya descubren lo que creen que es un cadáver.

Crude or Profane Language

Dos palabras f  en inglés y tres palabras mier-. Se invocan tanto el nombre de Dios como el nombre de Jesús, algunas veces con sinceridad, a veces como un epíteto y, a veces, un poco de ambos. El nombre de Dios está emparejado con "maldici-n" dos veces. También escuchamos "cul--," "put-," "b - tardo,"  "demonios "y" joder ".

Drug and Alcohol Content

Roman y Maya beben vino en un restaurante. Escuchamos sobre tratos de drogas.

Conclusion

No vemos mucha espiritualidad abierta en Roman J. Israel, Esq. Pero cava un poco más profundo, y encontrarás mucha. En esencia, es la historia del pecado, la salvación y el estado del alma de Roman.

Un apartamento lujoso que Roman compra representa su vuelta al lado oscuro, un trato fáustico con la cultura amante del dinero por la que luchó durante tanto tiempo. Le confiesa a Maya que se pregunta si extrañará su antiguo lugar. Cuando Maya sugiere que tal vez se está mudando demasiado pronto, Roman la detiene.

"Firmé un contrato", dijo. "No hay vuelta atrás."

Roman también comienza a discutir por el relativismo moral. Él se preocupa por sus horas facturables. "La pureza no puede sobrevivir en este mundo", le dice a Maya. Y cuando se ensucia, de hecho, Roman prospera. La prosperidad del Evangelio no se predica aquí. Todo lo contrario, de hecho: el "buen" Roman está arrugado, pobre y desempleado; el "mal" Roman lo tiene todo.

Pero no vale la pena.

Tal es la vuelta que da la película. Roman J. Israel Esq. nos dice que no solo la virtud es su propia recompensa, sino que, en última instancia, es la única.

Roman J. Israel Esq. tiene problemas, tanto en contenido como en narrativa. El lenguaje puede ser una carga. La jerga legal que escuchamos puede arrastrar la historia hacia abajo.  Y algunos pueden creer que los ideales de Roman son erróneos o exagerados. Él cree que está luchando contra un sistema injusto, después de todo; para creer en sus ideales, uno debe creer que el sistema es, en cierto nivel, injusto.

Pero impulsado por una actuación notable de Denzel Washington, esta película también tiene mucho que ofrecer. Rara vez vemos tanta claridad moral en el cine moderno.

Más Películas