Skip Navigation

Críticas de Cine

 
MPAA Rating
pg13
Género
Drama, Romance, Horror
Elenco
Vicky Krieps como Alma; Daniel Day-Lewis como Reynolds Woodcock; Lesley Manville como Cyril
Director
Paul Thomas Anderson
Distribuidora
Focus Features
En Cines
December 25, 2017
Críitico
Paul Asay (translated by María C Chacón León)

Phantom Thread

El Hilo Invisible

"La ropa hace al hombre", nos dice Shakespeare. ¿Podríamos objetar esta verdad en la declaración de Shakespeare? Quizás. Pero una cosa es cierta: la ropa ciertamente hizo a Reynolds Woodcock.

El tiempo: la década de 1950. El lugar: el glamoroso Londres, donde se hacen los mejores vestidos de la ciudad en los apartamentos palaciegos de Reynolds. Es el modista favorito de la alta sociedad, que atiende a las damas más exquisitas, más elegantes y más adineradas de Europa. No es un simple diseñador: es un artista, no trabaja en mármol o aceite, sino en seda y gasa. Cada arco o volante se adapta a cada forma, cada pliegue y puntada dibuja una hermosa pincelada para revestir su lienzo humano.

Aquellos que no pueden pagar un vestido de Woodcock sueñan con usar uno; aquellos que pueden a veces se sonrojan cuando lo hacen, sintiéndose indignos de ello. Una mujer, espiando a Reynolds en un restaurante, viene a presentar sus respetos. Ella le dice que su mayor deseo es ser enterrada en una de sus obras maestras. Reynolds sonríe cortésmente, acepta el cumplido y la alienta gentilmente en su camino. Después de todo, ella no dice nada que lo sorprenda. Sus vestidos son increíbles, él lo sabe. Y así es él.

Todo artista necesita una musa, y Reynolds ha tenido suficientes. Vienen y se quedan por un tiempo, compartiendo su extensa casa en Londres con él y su hermana, Cyril, a quien Reynolds llama "mi vieja tal y cual". Estas mujeres sirven de inspiración, tal vez incluso amantes por un tiempo. Pero, inevitablemente, las compañeras de Reynolds se vuelven aburridas para él. Tal vez comienzan a suplicar demasiada atención, o se engordan un poco, o beben su té demasiado fuerte, o dejan caer migas en el plato de mantequilla. Su encanto, como la moda en sí, es fugaz. Pronto, Reynolds y Cyril le desean lo mejor a la musa gastada, y la despiden para que siga su camino, solo para reemplazarla por otra.

Alma es la siguiente en la fila.

Reynolds descubre a Alma mientras conduce a su casa de campo, a unos kilómetros del bullicio de Londres. Ella le sirve el desayuno en una pequeña posada junto a la carretera, escribiendo en la cuenta, "Para mi niño hambriento". Él la lleva a cenar, luego a su casa de campo, pidiéndole que se desnude hasta quedar en ropa interior para que el pueda vestirla. Darle una imagen más agradable ... para él.

Pronto, el mundo de Alma es engullido por su niño hambriento. Él la pone a la moda, bella, y, a cambio, ella le da lo que ella dice que más deseaba: "Cada pedazo de mí".

Pero Alma no es como las otras musas de Reynolds, para ser quitada y colgada como un vestido desechado. Los afectos de Reynolds pueden volverse fríos y llegar a la indiferencia; Los ojos serenos de Cyril pueden convertirse en hielo; pero Alma no renunciará a su lugar en la casa de Woodcock sin luchar.

Positive Elements

No encontramos héroes en El Hilo Invisible. Pero podemos encontrar un puñado de cualidades que vale la pena mencionar aquí, incluso si esas cualidades a menudo se mezclan con situaciones negativas.

Tomemos, por ejemplo, el compromiso de Reynolds para hacer vestidos de calidad. Sí, su perfeccionismo y su inclinación artística lo convierten en una persona difícil de soportar, a veces extraordinariamente. Lo que lo hace un gran modista también lo convierte en un mal ser humano. Pero podemos, al menos, elogiar su compromiso con su oficio y su determinación de dar a su clientela adinerada el valor de su dinero. De hecho, lo mejor que el dinero puede comprar.

El afecto de Alma por Reynolds también nos lleva por caminos oscuros, pero su afecto es real; ella quiere cuidar de él todo lo que puede y se le permite.

Quizás el personaje más atractivo aquí es la enigmática "tal y cual" de Reynolds, Cyril. Ella es una mujer fuerte, tanto que incluso en ocasiones se enfrenta al gran Reynolds Woodcock. Pero también es ferozmente leal a su hermano y a su negocio compartido. Si bien en ciertos momentos sus ojos sugieren que Cyril puede estar celosa de las musas de Reynolds, ella, sin embargo, le sirve desinteresadamente y a las necesidades de su operación.

Spiritual Content

Reynolds dice que hizo el vestido de novia de su madre en gran medida solo, en parte debido a una vieja superstición que sugiere que las mujeres solteras que tocan un vestido de novia nunca se unirán a nadie. (Cyril eventualmente ayuda a su hermano a hacer el vestido, y ella nunca se casa.) Escuchamos acerca de cómo Reynolds hizo un vestido de confirmación para una princesa europea. Vemos, brevemente, el interior de una iglesia.

Sexual Content

La vida de Reynolds está casi literalmente envuelta alrededor de la figura femenina: Naturalmente, vemos mucha de esa figura.

Cuando Reynolds lleva por primera vez a Alma a su casa rural, él la hace quitarse la ropa y quedar en ropa interior. Él minuciosa y clínicamente observa su figura. Cuando Cyril  llega inesperadamente, el la hace anotar las medidas que toma de ella de inmediato, con la cinta métrica que a veces abarca áreas íntimas. No se espera que sea una escena especialmente romántica o incluso sexual. Por el contrario, contrasta la sensualidad y vulnerabilidad de Alma mientras Reynolds trabaja con ella, casi como si ella fuera simplemente una losa de carne que necesitara algunos ingredientes más finos. Más tarde, cuando vuelve a trabajar con ella para diseñar un vestido, menciona casualmente, "No tienes senos". Cuando ella se disculpa, él agrega, "[Es] mi trabajo darte un poco ... si así lo deseo".

El concepto del pecho adquiere un significado múltiple aquí, sirviendo no solo como un símbolo sexual sino como símbolo de la maternidad. En la mente de Reynolds, tal vez, hay algo de confusión entre los dos. Claramente echa de menos a su madre y parece anhelar la maternidad tanto como lo hace por el vínculo romántico: en una especie de visión, vemos a la madre de Reynolds con el vestido de novia que ha hecho para ella, y sus pechos son parcialmente visibles a través de su diáfano material. El pecho de Alma también es semi-visible a través del tejido a veces también.

Reynolds puede no ser el único que alberga un cierto afecto incestuoso. Los aparentes celos de Cyril por las "musas" de Reynolds insinúan que, tal vez, su hermana anhela ser la única mujer real en la vida de Reynolds ... aunque las implicaciones de este anhelo permanecen veladas. Cualquier sugerencia de que ella pueda tener inclinaciones románticas hacia su hermano sigue siendo eso, una sugerencia.

Reynolds y Alma, por su parte, definitivamente tienen una relación íntima, aunque esa intimidad ocurre a puertas cerradas aquí. Se besan y se abrazan, y cada uno puede sentir celos del otro.

Vemos a Alma y a otras mujeres con vestidos que revelan los hombros. Un par de ellas se ven en ropa interior mientras se cambian (para un desfile de modas) o se desnudan, a veces a la fuerza. (Más sobre eso a continuación).

Violent Content

Reynolds diseña un vestido para un cliente muy rico, luego se ve obligado a asistir a la gala de compromiso donde lo usa. La mujer se emborracha mucho, tanto, que tiene que ser llevada a su habitación de hotel. Alma, mirando, está furiosa: "No puede actuar así y vestirse con las ropas Woodcock", le dice a Reynolds. Así inspirados, los dos irrumpen en su habitación y desnudan físicamente a la mujer inconsciente quitándole  su hermoso vestido.

Reynolds agarra a Alma ferozmente a veces. Las personas son empujadas durante una fiesta de fin de año.

Crude or Profane Language

Escuchamos once palabras F en inglés, aproximadamente media docena de usos de "demonios" y tres usos de la blasfemia británica "Bloody".

Drug and Alcohol Content

Los personajes beben vino en la cena. Una mujer, como se mencionó anteriormente, bebe hasta el exceso. Se beben Martinis. Los vasos de champán son vaciados. Alma asiste a una escandalosa fiesta de Fin de Año donde, al parecer, mucha gente se ha emborrachado bastante. Escuchamos una referencia al "jugo de cereza y limón". Cyril fuma, al igual que un medico.

Conclusion

El trabajo del director Paul Thomas Anderson es ser franco, un gusto adquirido. Aunque el director es incuestionablemente talentoso, las películas más recientes de Anderson suelen ser frías, profanas y problemáticas. Desde el apocalíptico Western There Will Be Blood hasta la inquietante revelación de The Master, temática de culto, Anderson no busca ganar los afectos de su audiencia tanto como intrigarla  y asustarla vagamente, incluso mientras teje una cautivadora historia que es casi imposible de callar o apagar.

El Hilo Invisible, según los informes, la última película del ganador del Oscar Daniel Day-Lewis, es la película más completa de Paul Thomas Anderson que haya visto en mi vida. Al igual que los vestidos de Reynolds, este drama está meticulosamente diseñado, cubriendo y revelando verdades vulnerables debajo. Pero es inquietante, también. Incluso nauseabundo.

Ambientado en la década de 1950 más elegante y refinada, El Hilo Invisible evita la vulgar y manifiesta carnalidad del siglo XXI por una clase de depravación más sutil y refinada provista a puertas cerradas; deseos ilícitos camuflados pero obvios; los anhelos raros y extraños del alma caída. Sus elementos problemáticos no rugen como un monstruo, sino más bien sisean.

De nuevo, esto no pretende minimizar la película como película. El Hilo Invisible está diseñado para hacernos sentir incómodos. No busca redimir lo que vemos aquí, ni condenarlo. Solo nos obliga a mirarlo, un ojo colectivo mirando voyeurísticamente a través de un ojo de la cerradura cinematográfico.

Más Películas