Skip Navigation

Críticas de Cine

ESTA PELÍCULA CONTIENE CONTENIDO SEXUAL LASCIVO. ESTA CRÍTICA HACE REFERENCIAS A ESTE CONTENIDO Y NO ES APROPIADA PARA NIÑOS.

 
MPAA Rating
r
Género
Drama
Elenco
Alex Hibbert como Pequeño; Ashton Sanders como Chiron; Trevante Rhodes como Black; Mahershala Ali como Juan; Janelle Monáe como Teresa; Naomie Harris como Paula; André Holland como Kevin; Jharrel Jerome como Kevin de 16 años de edad; Jaden Piner como Kevin de 9 años de edad
Director
Barry Jenkins

En Cines
October 21, 2016
Críitico
Paul Asay (translated by María C Chacón León)

Moonlight

¿En qué nos convertimos?

¿Seremos rompecabezas? ¿Tenemos una imagen de quién somos desde el nacimiento, una imagen que se revela un poco más día a día, pieza por pieza?

¿Seremos arcilla? ¿Somos moldeados y moldeados y moldeados por la edad y la experiencia, hasta que nos convertimos en algo que nunca habríamos adivinado?

¿Seremos las dos cosas?

Chiron nació en las calles de Miami. Su madre es una drogadicta. Su padre está ausente. Lo llaman Pequeño, y él lo es. Es un chico callado en un mundo bullicioso. Es suave en un lugar duro. Es diferente: todo el mundo lo ve.

Pequeño es un blanco fácil. Así que es mejor correr. Sus pies golpean el asfalto tan caliente que casi se puede ver el vapor. Él corre a través de malezas, brinca neumáticos y cajas con sus perseguidores cerca tras él.

Se sumerge en un edificio de apartamentos abandonados, tratando de abrir puerta tras puerta hasta que una se abre. Él entra, y cierra la puerta. Los otros golpean tras el, martillando dura y furiosamente. Y luego se detiene. Por un momento, Pequeño tiene la oportunidad de analizar la ruina desierta en la que se encuentra, la basura, el polvo, los frascos que alguna vez contenían drogas prometiendo alejarte de la realidad durante una hora hasta que te robaron para siempre.

Y luego, un golpe. Manos en la madera de la ventana, derribándola.

Un hombre pasa a través de su cabeza, con diamantes en los orejas. Un hombre duro. Pero tranquilo, también.

"Estoy a punto de comer algo", le dice a Pequeño. "Puedes ir conmigo si quieres."

Pequeño no habla, pero se va con el hombre. El hombre come su comida en silencio. Pequeño cena, también, inhalando la comida en la casa de la novia del hombre. Pequeño comienza a hablar. Pero no dice dónde vive. No lo dice hasta la mañana siguiente.

El hombre lleva al niño a casa. La madre de Pequeño, sospechosa, mira al hombre arriba y abajo. -¿Y quién es usted? Dice, envolviendo a su hijo en sus brazos.

"Nadie", dice. Un don nadie narcotraficante al que nadie confiaría sus hijos.

Pero Pequeño vuelve a la casa del hombre una y otra vez. El hombre lo alimenta. Habla con él. Le enseña a nadar.

Luego, una noche, mientras el hombre habla con uno de sus distribuidores, ve a una pareja en un coche a media manzana de distancia, usando su producto. Eso es publicidad que no necesita, por lo que se acerca al coche para detenerlos.

Es la madre de Pequeño. Se horroriza de que sea adicta. Avergonzado de que él es una razón de ello le dice que se vaya a casa.

"¿Entonces vas a criar a mi hijo ahora?" Ella se enoja. "¿Vas a decirle por qué los chicos le patean el ... todo el tiempo?"-

¿Qué somos? ¿Somos rompecabezas o arcilla? Ambos, me imagino. Pero a veces parece que estamos hechos de heridas, que se filtran, se tiñen con cicatrices, mientras buscamos maneras de hacer que el dolor desaparezca.

[Nota: Spoilers se encuentran en las siguientes secciones.]

Positive Elements

Los elementos positivos de Moonlight son difíciles de abordar debido al complejo contexto de esta película. Aquí no hay verdaderos héroes; Sólo vidas imperfectas.

Pero en algunas de esas vidas imperfectas, vislumbramos momentos de gracia, bondad e incluso redención. El hombre narcotraficante del inicio(cuyo nombre es José, aunque le dicen Blue) realmente se preocupa por el bienestar de Pequeño, y sirve por un tiempo como una figura paterna muy necesaria. La novia de Jose, Teresa, demuestra ser una mejor ayuda. A medida que Pequeño se convierte en el adolescente Chiron (la película se divide en capítulos titulados por cualquier nombre que Chiron tenga en el momento), Teresa le permite dormir en su casa cuando el no puede dormir en la suya propia. El único amigo real de Chiron, Kevin, le da el apoyo que necesita para sobrevivir el día en la escuela. Y el propio Chiron demuestra a veces amabilidad a su madre, una mujer que, francamente, no la merece.

Ella finalmente entiende que ella no era la madre que Chiron necesitaba. Cuando Chiron se convierte en el adulto Black, ella vive en una clínica de rehabilitación de drogas, manteniéndose lejos de problemas y ayudando a otros a mantenerse limpios. Se disculpa con Black por la forma en que lo crió. -No tienes que amarme -le dice. Pero tienes que saber que te quiero.

Spiritual Content

José, que lleva una cruz alrededor del cuello, le dice a uno de sus traficantes que estará orando por la abuela del hombre.

Sexual Content

Cuando Pequeño le pregunta a José si él (Pequeño) puede ser gay, José le dice: "No tienes que saberlo ahora mismo. Pero incluso antes de la pubertad todos a su alrededor parecen sospecharlo. Su madre asombrada se burla de él por como camina. Se sugiere que se le llama una variedad de insultos en la escuela. Parece más feliz en la clase de baile.

La burla no se detiene cuando Chiron se convierte en un adolescente. Los torturadores se burlan de él en la clase por la necesidad de un "tampón", se ríen de sus pantalones demasiado ajustados (que son sólo apretados en comparación con los pantalones holgados de la moda del día ) y abiertamente lo llaman "gay". El amigo de Chiron, Kevin, no parece oírlo ni preocuparse, y habla abiertamente y de forma grosera sobre sus propias experiencias sexuales con las chicas de la escuela. Chiron sueña con ver a Kevin involucrado en sexo con una chica en una escena con movimientos y sonidos explícitos. (Vemos la ropa interior de Kevin por detrás.)

Kevin y Chiron terminan sentados cerca del océano una mañana temprano. Se besan, y el público ve a Kevin desabrochar el cinturón de Chiron. La cámara se mueve para ver a la pareja desde atrás. No vemos nada explícito, pero está claro que Kevin estimula manualmente a Chiron. (Escuchamos su jadeo.)

Una década más tarde, Chiron -que ahora se llama Black- regresa a Miami para visitar a Kevin. La tensión sexual, transmitida en miradas y toques ocasionales, se nota la mayor parte de la visita. Black admite que Kevin fue el único hombre que lo "tocó" de esa manera, y sugiere que nunca ha estado con nadie, ni con hombres ni con mujeres, desde ese encuentro. No se besan, pero Black descansa la cabeza sobre el pecho y el hombro de Kevin.

Como niños, Pequeño, Kevin y algunos otros niños comparan los tamaños de sus penes. (Nada se muestra.) Pequeño y Kevin luchan.

La madre de Chiron a veces le dice que necesita que salga del apartamento porque planea tener compañía. Uno de los "empleados" de Black habla de sus escapadas sexuales y le pregunta a Black dónde puede recoger a mujeres (usando una terminología muy grosera). Vemos hombres sin camisas y mujeres vistiendo blusas reveladoras. Kevin, se casa y luego se divorcia, pero ama al hijo que vino de la unión.

Violent Content

Cuando adolescente, Chiron es maltrado por bullies. El líder matón fuerza a Kevin (que es particularmente hábil para derribar a otros) a vencer a Chiron: Kevin golpea a Chiron varias veces en la cara y le suplica que se de por vencido. Chiron sigue luchando sin embargo. La sangre sale de su boca. Eventualmente otros niños se involucran, pateando a Chiron  sin piedad. Chiron , en la oficina del director, está todo cortado y empapado de sangre. Tiene un vendaje sobre un corte severo en su frente. Posteriormente hunde su cara sangrante en un fregadero lleno de agua helada.

Al día siguiente, Chiron llega tarde a clase, coge una silla y la rompe sobre la cabeza del matón. Golpea al muchacho aturdido varias veces más antes de que finalmente se aleje.

Cuando adolescente, Chiron es quizás suicida. José y Black andan armas.

Crude or Profane Language

Aproximadamente 25 palabras F en Ingles y otras 30 palabras mierd-. Escuchamos la palabra "negro hijueput-" casi 40 veces, incluyendo en canciones tocadas en el fondo. Los personajes también dicen "cu--", "put-", "mald---n", "demoni --" y "playo".

Drug and Alcohol Content

Tanto José como Black (20 años después) venden drogas.  Parece que no las  usan. Para ambos, es un negocio. Pero entienden que es un negocio terrible. En una de las escenas más poderosas de la película, Pequeño le pregunta a José si le vende drogas a su madre: Cuando José admite que lo ha hecho, Pequeño sale silenciosamente de la habitación, dejando a José llorando solo.

Vemos que el trágico uso de drogas le cobra la cuenta a la madre de Chiron. Cuando la conocemos por primera vez, parece más madre que adicta, alentando a su hijo a leer ya mantenerse alejado de las malas influencias como José. Pero la próxima vez que Jose le trae a Pequeño, ella se apura a quitar todas las cosas de drogas de una mesa, luego se droga en la calle. Para cuando Chiron es un adolescente, mamá está exigiendo dinero de su hijo para drogas. "No me siento bien", dice. Necesito algo para ayudarme. Ella comienza a gritarle, estirándole los bolsillos hasta encontrar el dinero que está buscando. Cuando Chiron viene a casa después, su madre se ha desmayado en el sofá, en parte despertando cuando Chiron pone una manta sobre ella.

José bebe una cerveza. Teresa jactanciosamente le ofrece a Chiron un vaso de ginebra. Kevin le ofrece a Chiron un puro de mariguana, que fuma. Cerca de 10 años más tarde, Kevin insiste en que Black (Chiron adulto) beba vino con él, a pesar de que Black proclama que no bebe. Sin embargo, cuando se sirve el vino, Black lo baja en un trago. Kevin bromea más tarde que se bebieron tres botellas de vino.

Conclusion

Creo que hay una base para  hacer una película en todas nuestras vidas. Momentos en nuestra infancia que nos impactaron profundamente, que nos hicieron, para bien o para mal, quienes somos hoy. Y la primera parte de la historia de Pequeño se siente- para bien o para mal-familiar.

Yo no era un niño particularmente atlético. Me encantaba leer. Yo era bastante suave al hablar. Y durante un par de años de primaria, algunos compañeros se burlaron de mí por ser "gay" (usando otros insultos que no puedo repetir aquí). Recuerdo correr de los matones. Me metía en las tiendas y me escondía.

No quiero ser demasiado dramático: Mi infancia no estaba llena del tipo de tormento constante que Pequeño experimentó aquí. Pero tenía sus momentos. Y todavía recuerdo el miedo, la vergüenza y el desconcierto que sentí. La ira que sentía hacia mí, porque yo era "diferente" de alguna manera que no sabía y no podía parecer hacer nada. Yo no era gay, pero había algo en mí que publicaba eso. Era como si la normalidad fuera un club secreto y yo no conocía la contraseña, y habría hecho casi cualquier cosa por ser normal.

Moonlight es una película bien hecha con una agenda obvia. Chiron, sugiere la película, sufrió mucho debido a sus inclinaciones sexuales. Así, dice la película, la vida de Chiron habría sido mucho mejor si su mundo hubiera sido más aceptable.

Los cristianos que mantienen la Biblia como la Palabra de Dios, por supuesto, no pueden ir a donde la película quiere empujarnos. No podemos aplaudir al ver donde Chiron va. La vida de un cristiano es una paradoja, llena de plenitud y vitalidad, pero llena de sacrificio y de negación: aceptamos limitaciones. Retrasamos o rechazamos nuestros propios caprichos y deseos. Cuando reflejamos a Cristo en nuestro mejor momento, estamos viviendo para otros, no para nosotros mismos. Y a veces eso es difícil. Como tal, Moonlight, esta una película muy hipnotizante pues no sólo está llena de contenido problemático sino nos da un mensaje en contra de lo que creemos que Dios nos dice.

Pero en la historia de Chiron, hay una lección para nosotros, también. Cuando hablamos de homosexualidad, no estamos hablando sólo de la cuestión. Estamos hablando de personas con sus propias historias, sus propias fuentes de esperanza y dolor. Y al tratar de lidiar con la complejidad de la sexualidad humana, me pregunto si a veces nos olvidamos de la humanidad intrínseca en juego. Si, como Pequeño y mis torturadores, a veces tratamos de avergonzar a la gente. Si los hacemos sentir mal, cambiarán.

No pretendo ser un experto en sexualidad humana, y no conozco la manera más eficaz para que la Iglesia se ocupe de ella. Pero estoy bastante seguro de que no es a través de la vergüenza.

Pero yo creo en esto: Dios creó a cada uno de nosotros por una razón. En algún lugar de nosotros, hay una imagen de lo que podríamos ser, y de lo que Dios quiere que seamos. Estamos en forma, día a día, por nuestras experiencias y nuestras decisiones. Estamos distorsionados por nuestras cicatrices. Y como cristianos, creo que idealmente deberíamos mirar para sanar esas cicatrices -con iguales medidas de amor y verdad- y no innecesariamente creando otras nuevas.

Más Películas