Skip Navigation

Críticas de Cine

 
MPAA Rating
r
Género
Drama
Elenco
Jessica Chastain como Molly Bloom; Idris Elba como Charlie Jaffey; Kevin Costner como Larry Bloom; Michael Cera como Jugador X; Jeremy Strong como Dean Keith; Chris O'Dowd como Douglas Downey; J. C. MacKenzie como Harrison Wellstone; Brian d'Arcy James como Brad; Bill Camp como Harlan Eustice; Graham Greene como juez Foxman
Director
Aaron Sorkin
Distribuidora
STX Entertainment
En Cines
January 5, 2018
Críitico
Paul Asay (translated by María C Chacón León)

Molly's Game

Escoge una carta, cualquiera.

Solo 52 para elegir, ya sabes. Se mezclan bien, y si nadie las marca, nunca se sabe lo que se podría sacar. ¿Un tres? ¿un rey? ¿As? ¿Quién sabe? Cada juego de cartas es un juego de azar, cuando lo haces bien. No importa si estás jugando solitario u otro juego de cartas. Tu destino gira al sacar una carta.

Por otra parte, la frase "si juegas bien tus cartas" se convirtió en un cliché por algún motivo.

Molly Bloom comenzó con una mano sólida de cartas. Su padre empujó a Molly con fuerza en todo lo que hizo, casi que la empujó, de hecho, a los Juegos Olímpicos como esquiadora de estilo libre. Creció en un hogar relativamente estable sin desventajas obvias. Ella también tiene un par de ases en su mano: su inteligencia obvia y su impulso incansable. El éxito es de ella de seguro.

Pero Molly saca su siguiente carta: una caída aterradora durante las pruebas olímpicas, una que podría haber roto fácilmente su columna vertebral reparada quirúrgicamente. Ella sobrevive. Ella se recupera. Pero sus sueños olímpicos desaparecen.

Ella puede elegir su próxima carta: ¿escuela de derecho? No todavía. "Quería ser joven por un tiempo en un lugar de clima caluroso", dice ella. Entonces ella va a Los Ángeles y toma un trabajo como mesera en un club nocturno en pleno auge, alentando a los clientes a gastar libremente. Ella agarra otro turno como asistente de oficina. Ambos están destinados a pagar las cuentas y esperar su tiempo antes de que se establezca en una carrera de verdad.

Molly saca su comodín siguiente: Dean Keith. Él ve su carisma, su talento, su impulso y le ofrece un trabajo como su asistente personal. Y a pesar de que Dean es un pésimo jefe y una persona terrible, él presenta a Molly en una pequeño negocio: un juego de póquer de alto riesgo en Viper Lounge de Los Ángeles, uno asistido por una legión de empresarios con los bolsillos llenos, figuras del deporte y celebridades. ¿Podría ella ayudarlo a ejecutar el juego, Dean pregunta?

Molly llega con su mejor vestido, lo compró por $ 88 en J.C. Penney, y recauda $ 10,000 de cada jugador de póquer que entra por las puertas. Dean les pide a los jugadores que la den propina al final de la noche y, así de simple, ella se gana $ 3,000 esa noche. (Se lo gasta en un vestido nuevo, sugiere Dean).

Entonces dura semanas y meses.

No duraría, por supuesto. No pudo. A Molly le pagaron por ser encantadoramente eficiente, pero el ego suave como la mantequilla de Dean no permitiría que Molly fuera demasiado cariñosa, demasiado eficiente. Y un día, él hace la llamada que Molly siempre supo que él haría.

"No eres importante", escupió. "Estás despedida."

Una carta difícil, sin duda, pero el juego no ha terminado. Molly todavía tiene una última carta que jugar. Ella tiene los números telefónicos de todos los jugadores regulares de Dean. Ella les envía un texto simple a todos: Hay un nuevo juego en la ciudad. Desean involucrarse? $ 50,000.

Dean trató de cortar a Molly. Molly lo corta en su lugar. Ella dirige el programa: tiene todas las cartas, todas las fichas, todos los jugadores. Es el juego de Molly ahora.

O eso parece. Pero a veces, los éxitos tempranos pueden conducir a grandes fallas a medida que el juego avanza. Lo que parece una mano ganadora podría terminar perdiendo el bote.

Positive Elements

No pretendamos que Molly es un dechado de rectitud moral. Pero en el mundo tenebroso que ella habita, ella tenía estándares. Sus clientes no podían comprar el juego, y no podían comprarla. Sus salones eran lugares donde aún se mantenían las reglas, y sus jugadores adinerados (jugadores que, fuera de esos límites, podían comprar cualquier cosa) lo encontraban refrescante.

Molly se pone una regla: Distribuye las cartas pero no reveles información. Cuando trata de vender un libro sobre su carrera, los editores le dicen que podría ganar un gran adelanto si dice nombres e identifica los movimientos y agitadores que atendió. Ella se niega y acepta un avance mucho menor. Y se mantiene fiel a ese ideal, para bien o para mal, hasta el final.

Molly también trata de ayudar a algunos de sus jugadores. Cuando un jugador pierde el control, ella lo anima a irse a casa. Cuando alguien acumula una deuda que no puede pagar, ella lo sienta y le dice que necesita hablar con su esposa y confesar todo. "Dile lo que pasó", dice ella. "Voy a ayudarte. Vamos a una reunión de Apostadores Anónimos. Averigua qué hacer con el dinero". Ella gentilmente le dice a un jugador rico pero inepto que quizás este no sea su juego.

Aunque Molly y su padre tienen una relación muy difícil, Molly finalmente aprecia su "animo". "¿Sabes cuántas chicas en los Juegos Olímpicos tienen padres exigentes?" ella retóricamente pregunta a su abogado, Charlie. "¿Todos ellos?" él dice. Su padre, Larry, la ama, también. "Soy tu padre", dice. "Tratar de comprender cuánto te amo sería como tratar de visualizar el tamaño del universo".

Spiritual Content

Escuchamos referencias a Las Brujas de Salem, la obra de Arthur Miller sobre los juicios de brujas, que Charlie hace leer a su hija. Molly le dice a la niña que no se quemaron brujas acusadas en la hoguera de Salem: en su lugar, fueron ahorcadas o ahogadas o aplastadas.

Molly se compara con Circe, la diosa de La Odisea de Homero que atrae a los hombres a su isla solo para convertirlos en cerdos. Escuchamos una mención informal de "milagros de Navidad". Cuando ocurre algo inesperadamente positivo, Molly dice: "A veces Dios pasa rápido". En un esfuerzo por atraer a jugadores rusos, Molly se presenta (quizás medio en broma) como una "judía rusa".

Sexual Content

"Nunca cambié el sexo por dinero", le dice Molly a los fiscales federales. "Todavía no estoy segura de si [la conversación está en] el registro, pero si es así, quiero asegurarme de que haya contenido".

Ella dice la verdad, aunque coquetea con algunos clientes. Ella y otras a menudo usan vestidos glamorosos que muestran curvas y escote; en Nueva York contrata a un grupo de mujeres atractivas, descritas como ex Compañeras de Juego de Playboy para que trabajen en la sala de juego con ella.

Molly toma una ducha en la cual la vemos de espalda. En retrospectiva, Molly, de 14 años, dice que cree que el matrimonio es una "trampa". Como adulto, sin embargo, expresa un anhelo de establecerse y tener hijos. Escuchamos indicios de infidelidad entre los jugadores regulares de Molly.

Hay una referencia a una mujer a la que Larry dice "no le gustan los hombres". Molly lo corrige: "A ella no le gustan los penes, papá. Hay una diferencia".

[Advertencia de Spoiler] El padre de Molly fue infiel a su esposa durante todo el matrimonio. Molly lo sabía desde que tenía solo cinco años, cuando (según nos dicen) vio a Larry en un auto con otra mujer pero no entendió lo que vio. Pero ella sabía, Larry insiste. "Sabía que lo sabías". Y parte de su actitud estricta y poco amorosa hacia ella fue "cómo reaccioné ante la vergüenza".

Violent Content

Cuando niña, Molly sufre una enfermedad en la espalda. Vemos las secuelas de la cirugía para corregir la afección, muchas marcas de cicatrices y puntos de sutura en la columna vertebral, y nos enteramos de que los médicos le dijeron que probablemente ya no debería esquiar. Pero ella lo hace. Años más tarde, durante las pruebas olímpicas, tiene un grave accidente: uno de sus esquís se desacopla de alguna manera justo antes de dar un giro y aterriza con fuerza. Vemos su cuerpo rebotar y caer por el suelo y su rostro ensangrentado después.

Cuando la mafia se acerca a Molly para "asociarse" con su operación y proporcionar músculo para cobrar las deudas, Molly se niega. Más tarde es atacada en su edificio de apartamentos: le golpean en la cara, la patean y la golpean contra la pared hasta que queda ensangrentada y magullada. Antes de que el matón de la mafia se vaya, él la obliga a abrir la boca y le clava el cañón de una pistola. La amenaza implícita es clara: si no acepta trabajar con la mafia, será asesinada. Más tarde, Molly deja manchas de sangre roja en las paredes blancas de su apartamento y, cuando toma una ducha, la sangre corre copiosamente por su espina dorsal. Los agentes del FBI también apuntan con sus armas a Molly durante un arresto.

Crude or Profane Language

Casi 30 usos de la palabra f  en inglés y otra docena más o menos de la palabra mierd-. También escuchamos "cul-," "put-," "demonios-" y "negro hijueput-". A veces se dicen palabras groseras para varias partes anatómicas. El nombre de Dios es mal usado cuatro veces, una vez con "maldición".

Drug and Alcohol Content

El juego y las sustancias que alteran la mente a menudo van de la mano aquí. Molly dice que en sus primeros días, ella estaba libre de drogas y tomaba buenas decisiones. Pero a medida que sus juegos se hicieron más populares y agregó más noches de póker a su cronograma, comenzó a tomar drogas para mantenerse despierta y alerta, todo, desde el medicamento recetado Adderall hasta la cocaína. Después empezó a tomar algo más para despabilarse. Hacia el final de su carrera, admite: "Era adicta a las drogas, cualquier cosa que pudiera mantenerme despierta durante unos días y noquearme por unas horas". Cuando se entera de que la policía está atacando sus juegos, arroja apresuradamente bolsas de polvo blanco en el inodoro. Ella admite que ella también es alcohólica.

Sin embargo, Molly se limpia. Y para el momento en que conoce y contrata a Charlie, lleva un par de años libre de alcohol y drogas.

Mucha gente bebe mucho mientras juega al póquer. Uno de los regulares parece perpetuamente ebrio, y en un momento le propone matrimonio a Molly en su embriaguez. La gente fuma mientras juega al póker. Las escenas en los clubes nocturnos están empapadas de bebidas alcohólicas y con juerguistas borrachos. Los abogados que procesan el caso de Molly creen que ella está hasta las rodillas con la mafia rusa.

Escuchamos una referencia a la droga MDMA, a veces llamada por el nombre de calle, Molly.

Conclusion

Al explicar el impulso interno que la llevó a convertirse en el improbable empresario de una operación de juego multimillonaria, Molly tiene una explicación simple: "Fui criada para ser una campeona. Mi objetivo era ganar. ¿A qué y contra quién? Esos fueron solo detalles ".

Pero el diablo está en los detalles, como dicen, y hay un montón de pequeños diablos aquí. Sí, Molly tiene algunos principios fuertes. Pero ella los pisotea en un inframundo que ya está moralmente compuesto. Y a pesar de que ella trata de mejorar ese inframundo de maneras pequeñas, aún se aprovecha de los pecados y las debilidades de sus clientes, mientras desarrolla algunos de los suyos. La comparación de Molly con Circe del mito griego es adecuada: como esa diosa griega, atrajo a sus clientes a lo que parecía ser un paraíso y los vio volverse hacia los cerdos que beben, fuman y leen hasta que sale el sol y se encuentran a sí mismos tal vez cientos de miles de dólares más pobres.

Esto no quiere decir que esta película no tenga mérito. Es fascinante, está bien escrita y actuada. Incluso tiene una especie de moral, así como algunos momentos sorprendentemente reconfortantes. Pero al final, Molly's Game puede dejar a los espectadores con la sensación de tener una mano de cartas perdedoras: cartas que parecen prometedoras, pero que no llegan a nada.

Más Películas