Skip Navigation

Críticas de Cine

 
MPAA Rating
r
Género
Drama
Elenco
Jessica Chastain como Elizabeth Sloane; Mark Strong como Rodolfo Schmidt; Alison Pill como Jane Molloy; Gugu Mbatha-Raw como Esme Manucharian; John Lithgow como el Senador Ron M. Sperling; Michael Stuhlbarg como Pat Connors; Jake Lacy como Forde; Sam Waterston como George Dupont; Chuck Shamata como Bob Sanford
Director
John Madden (The Second Best Exotic Marigold Hotel, The Best Exotic Marigold Hotel, The Debt,Proof ,Shakespeare in Love)

En Cines
November 25, 2016
Críitico
Adam R. Holz (translated by María C Chacón León)

Miss Sloane

El Caso Sloane

"Que tus planes sean oscuros e impenetrables como la noche, y cuando te muevas, cae como un rayo".

El estratega militar chino Sun Tzu escribió ese astuto consejo en su tratado The Art of War unos cinco siglos antes del nacimiento de Cristo. Y aunque ella no es técnicamente una comandante militar, la excelente activista Elizabeth Sloane aboga por una filosofía similar

"El activismo es previsión", dice Sloane a su abogado desde el principio. "Es anticiparse a los movimientos de sus oponentes e idear contramedidas. El ganador traza un paso por delante de la oposición y juega su carta de triunfo justo después de jugar la suya ... Hay que asegurarse de sorprenderlos y que no te sorprendan. "

Para Miss Sloane, el activismo es mucho más que lanzar apasionadamente una idea a un posible partidario del Congreso. Es más que tener un trabajo de prestigio o cobrar un sueldo grande. Para Elizabeth Sloane, el activismo por las causas en las que cree lo es todo. Y ganar, según sus términos, a su manera, es lo único que importa.

Por eso nunca pierde. Y es por qué ella no juega por las reglas de nadie más que las suyas.

Cuando su jefe, George Dupont, le pide que trabaje con un importante grupo de defensa de armas de fuego en una campaña diseñada para derrotar un proyecto de ley de control de armas, Sloane se ríe en sus caras. No le interesa la tarea que le han asignado: tratar de convencer a las mujeres de que un control más estricto de las armas les deja más vulnerables a la violencia porque les será más difícil defenderse.

En un abrir y cerrar de ojos, Sloane fue reclutada por los rivales que trabajaban para conseguir que la posible ley, la Ley Heaton-Harris, pasara. La mayoría de su equipo está enamorado de su dramática, impredecible, forma de trabajar. Su nuevo supervisor, Rodolfo Schmidt, admira inicialmente cómo la forma poco ordinaria de Sloane, combinada con su absoluta confianza en sí misma-paga dividendos instantáneos. Un voto tras otro, Sloane tiene una manera de convencer a los políticos de la justicia intachable de su causa.

Pero la rectitud, en realidad, no es algo de lo que Elizabeth Sloane se preocupe. Si tiene que mentir, amenazar, sobornar, atrapar, vigilar, manipular, chantajear o intimidar a los políticos para ver las cosas a su manera, lo hará en un abrir y cerrar de ojos. "Me contrataron para ganar", le dice a una compañera de trabajo que está horrorizada por sus métodos a menudo inmorales. Ella dice que no tiene ningún deber a los sentimientos de nadie ni siquiera a la vida, sólo a la causa. "El final es lo que me importa", le dice a un grupo de compañeros. –Ustedes pueden preocuparse por los medios.

El enfoque de Sloane para actuar trae resultados. Pero también la deja vulnerable a ser quemada por los mismos fuegos que enciende en su búsqueda de la victoria a cualquier precio.

Positive Elements

Elizabeth Sloane es una especie de antihéroe aquí. No es ni buena ni amable. Una de las pocas cosas positivas que se puede decir de ella es que es tenaz más allá de lo que se puede creer, pero tenaz hasta fallar, porque no le importa brincarse muchas líneas éticas o morales. Eventualmente, sin embargo, ella admite a alguien, "Yo no sabía dónde estaba el límite... Nunca sé dónde está el límite." Esa mujer responde: "Lo cruzaste cuando dejaste de tratar a otras personas con respeto".

Para su crédito, la película la rodea con personajes que admiran a Sloane pero que cuestionan cada vez más su falta de moral. Una compañera de trabajo la califica de "totalmente despreciable". Rodolfo dice que es "moralmente reprehensible" y se niega a seguir sus planes de espiar a un senador para que pueda chantajearle. Otro personaje clave, que ha sufrido una tragedia relacionada con armas de fuego, se da cuenta de que su historia es sólo otra herramienta que Sloane puede manipular. En última instancia, Sloane paga un precio legal por sus actividades ilegales y poco éticas.

De una manera amplia, la Srta. Sloane podría ser interpretada como una visión condenatoria ante las corruptas y decadentes consecuencias de nuestro gobierno federal. Ninguno de los políticos aquí se ven bien, ya que varios de ellos son manipulados detrás de las cámaras. Sloane dice durante su testimonio en el Congreso: "Nuestro sistema está podrido, recompensa a las ratas que están dispuestas a vender nuestro país".

La escena final de la película muestra a Sloane hablando con su abogado después de que ha sido condenada por múltiples crímenes y enviada a prisión por cinco años. Él le dice que ella ha cometido "suicidio profesional". Pero ella lo corrige, diciendo que su esclavitud obsesiva y malsana a su trabajo como activista era en realidad "suicidio por profesión". Se supone que estar encarcelada era algo que Sloane había intencionalmente planeado todo el tiempo, la única manera que ella podría obtener la distancia que necesitaba para enfrentarse a su vida.

Spiritual Content

Hay una broma sobre un sacerdote tratando de sacar ventaja sexual de una monja. Otra persona dice: "Dios creó a los humanos, Samuel Colt los hizo iguales". A un grupo de personas se le conoce como el "Escuadrón de Dios". El abogado de Sloane le dice: "Prepárate para ser crucificada". Vemos a Sloane reunirse con un grupo de mujeres en una iglesia. Alguien exclama: "¡Por favor, Dios!" Los activistas conservadores personifican a un hombre heroico como "un regalo de Dios".

Sexual Content

Sloane tiene una cita permanente con un prostituto. En su primer encuentro de negocios, la vemos quitándose su blusa (su sujetador es visible), mientras que él está sin camisa en la cama. Su segundo intento incluye sonidos y movimientos explícitos, aunque la cámara se enfoca muy de cerca en la cara de Sloane. Después de que terminan, Sloane le dice: "Te pago para que pueda imaginar la vida a la que decidí renunciar al seguir mi carrera". Una última ronda de relaciones sexuales se interrumpe cuando Sloane estalla en lágrimas y dice que ella no está emocionalmente preparada para continuar. La vemos pagando a su "escolta" (como el se llama a sí mismo) por cada encuentro. El hombre, Forde, parece interesado en una relación real con Sloane, pero ella se resiste firmemente, diciéndole que si alguna vez se encuentran fuera de su habitación habitual de hotel, "Somos extraños".

Varias conversaciones rudimentarias y en broma hacen referencia a la anatomía masculina y los juguetes sexuales. Sloane se burla de un opositor de los derechos homosexuales que cambió su posición después de que su hermano se declaró homosexual.

Violent Content

Cuando una de los miembros del equipo de Sloane, Esme, es agredida por un hombre que amenaza con dispararle debido a los esfuerzos de Esme para restringir el acceso a las armas, un civil con un permiso legal de portar armas dispara y mata al agresor salvándole la vida. Es aclamado como un héroe (para consternación de la firma de Miss Sloane).

En otra parte, hay una conversación sobre alguien que se escondió en un armario durante un tiroteo en la escuela cuando estaba en el colegio. En un momento de desánimo y rabia, Sloane bota los papeles de una mesa.

Crude or Profane Language

Casi 20 palabras F en Inglés (incluyendo una emparejada con "madre") y 15 palabras mierd-. El nombre de Dios es abusado unas cinco veces (incluyendo dos veces con "maldici - n"), mientras que el nombre de Jesús es mal utilizado aproximadamente media docena de veces. Escuchamos "cul-" y "demoni--" unas cinco veces cada uno. Otras profanidades incluyen "put-", "maldit-" y "p-cha".

Drug and Alcohol Content

Los personajes beben vino, champagne, cerveza, etc., en varias escenas, incluyendo una en una fiesta de Hollywood bastante loca.

Conclusion

Cada película y cada director tiene un punto de vista. Muchos tienen una posición o una agenda que están defendiendo, simpatías que pueden ser sutiles u obvias.

En El Caso Sloane, los prejuicios políticos de los cineastas son como un clarín de trompeta. Son imposibles de pasar por alto. Y en este caso, sospecho que son una prueba decisiva de cómo los espectadores probablemente responderán a este personaje que hará casi cualquier cosa para derribar a los conservadores codiciosos que se oponen a cualquier conversación sobre el control de armas. Alrededor de la mitad de la película, una pareja mayor sentada en mi fila se levantó y se fue. Entiendo por qué.

La cuestión del control de armas de fuego es importante y compleja. Y la película insinúa esa complejidad con algunos de los hechos. Pero la película prescinde de matiz en su representación estereotipada de todos los que cuestionan leyes de control de armas más estrictas aquí. Esos personajes no están representados como individuos de principios que tienen otra opinión, un legítimo interés constitucional. Se representan como personas que están equivocadas. Y en el caso de los activistas conservadores, los políticos y los ejecutivos de la compañía de armas que vemos, son representados como nefastas pandilleros.

Lo cual es irónico, en realidad, dada la casi completa falta de una brújula moral en Sloane. Y a pesar de que la película alaba el hecho de que muchas de las opciones de Sloane son inmorales e ilegales, astutamente nos invita sin embargo a querer a Sloane.

Estamos viviendo en una época de intensa polarización cultural y política. El Caso Sloane lanza con determinación su atractivo (aunque a veces impetuoso y profano)  a un lado de esa división. El resultado es una oportunidad perdida para tratar seriamente dos temas importantes: el control de armas y la corrupción del gobierno.

Más Películas