Skip Navigation

Críticas de Cine

 
MPAA Rating
pg13
Género
Drama, Acción/Aventura
Elenco
Philip Ng como Bruce Lee; Yu Xia como Wong Jack Man; Billy Magnussen como Steve McKee; Jingjing Qu como Xiulan Quan; Simon Yin como Vinnie Wei; Xing Jin como la Tía Blossom; Darren E. Scott como Vince Miller
Director
George Nolfi
Distribuidora
BH Tilt, WWE Studios
En Cines
August 25, 2017
Críitico
Adam R. Holz (translated by María C Chacón León)

Birth of the Dragon

El famoso icono del Kung Fu, Bruce Lee, puede no ser técnicamente un superhéroe. Pero su historia es tan dramática que varias películas se han dedicado a su ahora-legendaria "historia de origen" -como Batman, Spider-Man y Superman.

Birth of the Dragon imagina los meses previos a la pelea en San Francisco de Bruce Lee con el gran maestro de kung fu, Wong Jack Man en el otoño de 1964. Tanto la justificación como el resultado del combate permanecen envueltos en intriga y en argumentos.

Es probable que la película invente lo que realmente ocurrió durante la pelea más famosa de Lee ... aun cuando se paga un homenaje burlón e indulgente al hombre que moriría trágicamente de complicaciones de drogas en 1973.

A medida que el telón se levanta en Birth of the Dragon, Bruce Lee se dedica a dos actividades. Entrena a los aspirantes a profesionales del kung fu, en su mayoría americanos blancos, en su destartalado estudio , y les da la oportunidad de poner sus nuevas habilidades en la pantalla de haciendo papel de malos en las películas de kung fu que el mismo dirige y donde el es la estrellas.

Pero no todo el mundo está contento por el intento "evangélico" de Bruce de revelar los secretos del kung fu a los de afuera.

Wong Jack Man, el legendario gran maestro de kung fu, misteriosamente aparece en San Francisco, trabajando en un restaurante lavando platos. Bruce está convencido de que ha sido enviado por los superiores para disciplinarlo por enseñar a tipos como Steve McKee los secretos del kung fu. Bruce descaradamente discipula a su creciente multitud de devotos en la forma de "dar una paliza" - una frase que le gusta mucho, en cualquier situación concebible.

Sin embargo, Wong tiene una postura filosófica diferente. "El fung fu es autodisciplina y auto-descubrimiento", dice Wong a Steve, quien buscó al gran maestro en cuanto llegó a San Francisco. "El kung fu no reside en el puño, sino reside en el alma".

Bruce pronto emplea a Steve como un intermediario con Wong. Él lanza el guante, diciéndole a Wong que luchará en cualquier lugar, en cualquier momento. Wong insiste en que no tiene ganas de pelear, que sólo está en Estados Unidos en una peregrinación de penitencia para purgar los pecados cometidos en China.

Pero hay otras fuerzas buscando una lucha entre los dos también, a saber, el sindicato chino del crimen conocido como las Tríadas. Y cuando Steve se enamora de una camarera china esclavizada por la matriarca de la Triada, la Tía Blossom, la única manera de asegurar la liberación de la joven es que Bruce y Wong luchen, una pelea marcial que seguramente atraerá a millones de apuestas ilícitas administradas por las Tríadas.

Y así el escenario está puesto: Ingresa el dragón (joven).

[Nota: Hay Spoilers en las siguientes secciones.]

Positive Elements

Uno pensaría que una película que rinde homenaje a la grandeza de Bruce Lee lo convertiría en el héroe de la historia, y que Wong Jack Man sería el impostor malvado que viene a darle una lección al principiante.

No sucede de esa manera.

Bruce no ocupa las sutilezas filosóficas y espirituales de la disciplina que enseña. Para Bruce, el kung fu tiene que ver con ganar la pelea lo más rápido posible cuando salta en un callejón trasero.

Wong es el polo opuesto de Bruce. El kung fu sólo debe ser empleado, Wong le dice a Steve (que está cada vez más atraído por la sabiduría de Wong) cuando estás dispuesto a morir por lo que estás luchando. Wong modela la humildad, la moderación y la autodisciplina, en marcado contraste con la flagrante auto-promoción de Bruce y, a veces, con el mal trato de sus seguidores. El contraste entre estos dos maestros de kung fu es, por tanto, fuerte. Bruce a veces se siente casi como un villano arrogante, mientras que Wong se representa como un héroe sabio y pacifista.

Wong dice que el kung fu puede ser destilado en dos principios simples: Conoce a tu oponente y conócete a tí mismo. Él también dice: "La técnica es una prisión, el estilo es una trampa", demostrando la importancia de superar las superficialidades cuando se trata de comprender la importancia de una disciplina.

Eventualmente, los verdaderos villanos-las tríadas, dirigidas por la Tía Blossom- aparecen. En ese momento, Bruce y Wong ponen sus diferencias a un lado para ayudar a Steve a rescatar a la mujer que ha llegado a amar, Xiulan Quan.

Spiritual Content

La manera en que Bruce Lee ve el kung fu podría describirse como "secular", en el sentido de que no tiene ningún interés en practicarlo como parte de una forma de vida espiritual más amplia. Le dice a sus seguidores: "El kung fu no es un juego, caballeros, no es una religión, es sobre quién vive y quién muere".

Wong, en contraste, ve al kung fu desde una mentalidad holística y espiritual. Para él, el kung fu es un camino hacia la iluminación personal. Y el usarlo sólo para luchar, dice, casi completamente pierde el punto. "El kung fu no es sólo una forma de pelear", le dice a Steve. "Es un modo de vida." El kung fu fluye del chi de una persona, dice, "una fuerza vital que es más fuerte que la muerte". Escuchamos otras referencias al chi en la película más tarde.

En su primera conversación, Wong elogia la capacidad técnica de Bruce después de verlo en un duelo de alto perfil con un campeón de karate. "Tu técnica es impresionante", elogia Wong. "Casi perfecta, sólo hay una limitación: tú. Luchas por ambición y el orgullo, pero no peleas desde el alma".

Esa palabra, alma, es una que Wong usa una y otra vez. Y resulta que su presencia en Estados Unidos es principalmente por el bien de su alma, según el. Wong dice que está haciendo penitencia por perder la paciencia en un partido de exhibición en China y desatar una patada prohibida que casi mató a su oponente. "Vine a lavar platos", dice. Entonces confiesa: "En verdad, me avergüenzo, permití que mi orgullo invadiera mi disciplina, mal herí a alguien, es un gran pecado, ahora debo hacer penitencia, debo humillarme para restablecer el equilibrio en mi alma".

Más tarde, Wong dice que cada plato que él lava le recuerda su pecado y su necesidad de tratar de purificarse. Cuando Steve le pregunta cuántos platos es suficiente, Wong sugiere que ninguna cantidad de platos limpiarán su alma de la manera que anhela. Steve finalmente le pide a Wong que pelee con Bruce para liberar a Xiulan, y Wong -al menos parcialmente- parece ver ese sacrificio como suficiente para limpiar los pecados que lo han perseguido. Le da las gracias a Steve por haberle dado un camino hacia la limpieza. De lo contrario, bromea, todavía estaría lavando platos.

Wong inicialmente se niega a pelear con Bruce porque cree que su motivación para hacerlo no sería la correcta. "Vine aquí para someter mi orgullo", dice. -No para complacerlo.

Steve se encuentra con Xiulan en un santuario donde está encendiendo velas votivas. -¿Así que es aquí donde rezas? Steve pregunta.

"Sí", responde Xiulan. "Rezo por mi familia y por mis antepasados, para que estén a salvo. ¿Tu rezas?

"No", dice Steve.

En otra parte, hay referencias pasadas a otro arte marcial chino, tai chi. Wong se pregunta si tal vez Bruce está "esperando  renacer".

Sexual Content

Xiulan usa un camisón que revela escote.

Tía Blossom, que ha pagado por el pasaje de Xiulan a Estados Unidos (junto con muchas otras jóvenes como ella) esencialmente trata a la joven como esclava, obligándola a trabajar en un restaurante. Tía Blossom amenaza repetidamente a Xiulan, diciéndole que se mantenga alejada de Steve. Si  desobedece, la venderá a una de las "casas". Cuando ella dice: "Tu cuerpo pertenecerá a otros", la implicación sexual de su amenaza es clara.

Steve está tratando de enseñar a Xiulan cómo jugar béisbol, y ella inadvertidamente le da con una pelota en su entrepierna. Al doblarse del dolor (y sentarse), ella pone su mano en su muslo en un "punto de presión" que le ayuda con su dolor. En otra escena, hay una broma sobre alguien con "pich- minúscula." Bruce generalmente se quita su camisa para luchar.

Violent Content

Birth of the Dragon es, obviamente, una película de artes marciales. Y vemos mucho en acción.

La batalla épica de Bruce y Wong come una buena parte del último tercio de la película. Emplean un aluvión de patadas voladoras, golpes, esquivas, giros, saltos y otras maniobras. Ocasionalmente, se las arreglan para darle un golpe al otro, aunque gran parte de su combate implica una evasión elaboradamente ingeniosa. (Hay algunos golpes feroces y una escena de asfixia aquí, sin embargo.)

Bruce toma solo a cuatro malos de la tríada. Algunos de los mismos individuos dan una paliza desagradable a uno de los individuos de Bruce, Vinnie, que debe una deuda de juego. Los hombres también destrozan el negocio de la madre de Vinnie. Vinnie termina hospitalizado con un aparato cervical, y se dice que estuvo a punto de morir, pero no antes de atravesar la cabeza  de un matón  por ventana de una lavadora.

Los mismos matones hacen un número en Steve que lo deja más o menos incapacitado y acostado en el cemento. Ahí es cuando Wong y Bruce se presentan para asegurarse de que Xiulan es puesta en libertad. Otra real batalla de kung fu sigue, con los asesinos de los dos hombres que se lanzan a través de una ventana, se estrellan contra una mesa y son generalmente golpeados hasta la inconsciencia. Un hombre está a punto de disparar un arma cuando alguien le golpea en la cabeza con una botella, noqueándolo. Un hombre golpea a Bruce con nudillos de bronce con puntas afiladas, dejando tres heridas en el vientre de Bruce.

Varios ataques incluyen golpes o patadas a la ingle que dejan a los hombres rodando y retorciéndose de dolor. Oímos hablar de cómo Bruce quebró la pierna de un asaltante cuando todavía era un adolescente.

Crude or Profane Language

La palabra "cul-" (generalmente en conjunción con "malo" o "patada" (kick  as- or bad as- en inglés) se usa alrededor de 15 veces. El nombre de Dios es mal utilizado una vez. Del mismo modo, escuchamos un uso de "pich-", "maldici - n" y tal vez una palabra "mierd-" amortiguada. Subtítulos en un poco de diálogo chino incluyen la palabra "idiota".

Drug and Alcohol Content

Steve fuma un cigarrillo en una escena.

Conclusion

Birth of the Dragon no ganará ninguna nominación a la temporada de premios. Este homenaje de artes marciales está ganando exactamente el tipo de publicidad que usted esperaría de las pocas personas que lo han visto en este momento, la mayoría de los cuales lo han desechado como "chistosa" y nostálgica baratija.

De alguna manera, puede ser exactamente eso. Y podría argumentarse que la sensación anticuada de la película no fue accidental en absoluto, pero que intencionalmente se apodera a la vibración de las películas de artes marciales tempranas de los 70. En ese sentido, es poco más que una plataforma para poner de relieve las habilidades considerables de kung fu de Philip Ng (Bruce Lee) y Yu Xia (Wong Jack Man). Sin embargo, toda la furia de los combates que se exhiben aquí, el derramamiento de sangre y la muerte (así como otro contenido innecesario) es sorprendentemente restringido para una película de acción de clasificación menores de 13 años de 2017.

De otra manera, sin embargo, esta cinta sorprende. La peregrinación espiritual de Wong Jack Man es algo más que un punto de trama. Sus monólogos sobre el pecado y la penitencia son sorprendentes en su claridad. Wong anhela una conciencia limpia. Y aunque se humilla simbólicamente para intentar llegar a ese lugar, no está funcionando. Sólo su voluntad de sacrificarse por una gran causa es suficientemente significativo como para llevarlo a la clase de pureza de alma que anhela.

Obviamente, la espiritualidad del kung fu que se articula aquí está muy lejos de un entendimiento cristiano. Dicho esto, Wong se enfrenta a algunos conceptos espirituales importantes, a saber, el pecado, la vergüenza y la necesidad de redención. Incluso entiende lo difícil que es ganar su camino en un estado de gracia a fuerza de su propio esfuerzo por sí solo. Al final, sólo un gran sacrificio puede lograr ese objetivo.

Sabemos que Cristo proveyó exactamente ese tipo de sacrificio a nuestro favor, para que no tengamos que pasar nuestras vidas lavando platos sucios metafóricos para limpiar nuestras almas.

Wong no llega a darse cuenta de eso, por supuesto. Pero él entiende que nuestras almas importan, que nuestras decisiones importan, y que a veces debemos humillarnos a nosotros mismos -en vez de exaltarnos a nosotros mismos, como lo hace Bruce Lee en general- para alcanzar la madurez espiritual.

Así, Birth of the Dragon inesperadamente ilustra algunas verdades espirituales importantes en una historia que se da muy rápido sobre la verdadera batalla entre Bruce Lee y Wong Jack Man.

Más Películas